Yo quiero crecer y no volver más

“¿Por qué todo debería cambiar?” En el episodio 4 de Freaks and Geeks, la serie que decretó el acta de nacimiento de la Nueva Comedia Norteamericana, el personaje de Seth Rogen deslizó conceptos con más de tatuaje permanente que de pavada adolescente: “¿Quién dijo que era inevitable que, volviéndote viejo, tuvieras que convertirte obligatoriamente en ellos: tontos, feos y deprimidos? Quiero seguir siendo como soy y para siempre, no tiene nada que ver con la edad”. Ahora, Bafici rinde tributo a “películas sobre crecer”, empachándose de acné, polvos y transpiración con Hacerse grande, la sección que hace foco en el coming-of-age.

All This Panic muestra un pasaje de la niñez a la adolescencia en una Brookyln introspectiva. Con alerta de drogas, sexo y angustia, El Corral pone a dos adolescentes frente a un espiral de violencia escolar. Fala Conmigo juguetea con el amor prohibido de un menor y una mayor. Park revela el estado de una villa olímpica derruida mediante una pandilla de deportistas salvajes. La Guerra dei Cafoni (si la dejan, un poco El señor de las moscas) relata una historia de amor de pibe rico y piba pobre. The Edge of Seventeen crea a una heroína del cine de high school, de ésas que no entienden nada pero igual son lo más. Two Worlds erige a una nena de 12 años cuyos padres son sordos. Y Win by Fall se hace paso en la Alemania del Este para mostrar a dos pequeñitas que quieren ser grandes… ¡luchadoras grecorromanas!

Y esta selección festivalera no hace más que ampliar los territorios conocidos del cuerpo ingrato de Lena Dunham en Girls, de los huevones post-adolescentes del mundillo de Judd Apatow, de las problemáticas estereotipadas del Crismorenaverse, de todo lo que dio, tocó y embelleció John Hughes desde El Club de los Cinco hasta La Chica de Rosa, del franceleano Matthew Broderick de Un experto en diversión, siguiendo por la angustia de Nicolás Mateo en Nadar solo y llegando al gesto que zumba, incomoda y dice: crecer, duele. Y que juventud, divino tesoro.