Entrevista al embajador argentino después del anuncio de Bolsonaro

Daniel Scioli: "Las exportaciones de trigo a Brasil están garantizadas"

Desde Brasilia

El embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, visitará este lunes las instalaciones de la empresa que producirá la vacuna Sputnik V en Brasilia. “Hablé con el presidente de Unión Química, Fernando Marques, para marcar la ida al laboratorio. En el momento de la llamada, él estaba en Estados Unidos embarcando rumbo a Moscú” para cerrar las negociaciones sobre la vacuna, cuenta Scioli. En esta entrevista con PáginaI12, el embajador habla sobre el estado de las relaciones entre Brasil y Argentina después del sobresalto que generó el anuncio de una medida que afectaría la exportación de trigo argentino, beneficiando a los agricultores norteamericanos.

-- ¿El problema fue resuelto?

-- El presidente Bolsonaro tuvo un gran gesto al recibirme por mi cumpleaños (13 enero) mientras estaba reunido con su secretario de Asuntos Estratégicos, el almirante Viana Rocha. Aproveché la oportunidad para preguntarle sobre las exportaciones de trigo y me aseguró que están garantizadas. Además me dijo que Argentina y Brasil son hermanos y que hay que seguir profundizando la relación.

La respuesta de Scioli indica que fue zanjado un desacuerdo que, de haberse profundizado, pudo desatar una crisis entre dos gobiernos con posiciones no siempre coincidentes, por decir lo menos, en temas como el Mercosur, la integración política regional e, incluso, frente a la pandemia del coronavirus.

El embajador y exvicepresidente argentino degusta parsimoniosamente un cigarro de hoja mientras realiza un balance de sus primeros cinco meses de labor junto a una amplia mesa de trabajo, llena de informes, donde el distanciamiento social es respetado con creces. Destaca como su principal logro diplomático la videoconferencia entre los presidentes Alberto Fernández y Jair Bolsonaro. Ese encuentro virtual celebrado el 30 de noviembre puso fin a una fase "tóxica" de la relación asegura en el primer piso de la embajada, una de las más modernas Brasilia. Durante más de una hora de conversación Scioli repasó su intensa agenda comercial y no descartó un viaje de Fernández a Brasil en fecha a definir. Su apuesta de mediano plazo es avanzar en un proyecto para exportar gas de Vaca Muerta. El diálogo se interrumpió durante unos minutos debido a una llamada telefónica del ministro de Salud, Ginés González García.

-- ¿Habló de la vacuna con el Ministro?

-- Sí, por supuesto, Argentina ya tiene un programa de vacunación en marcha, va a recibir la vacuna de AstraZeneca, ya recibe la Sputnik y eventualmente recibirá la Coronavac (china) que se produce en San Pablo. Yo estoy a disposición de lo que mi gobierno necesite en el campo de la salud.

-- ¿Qué información tiene sobre la producción de Sputnik?

-- Este lunes (18 de enero) la firma brasileña Unión Química empieza a producir con una prueba piloto. En los tres primeros meses estiman que van a producir 4 millones de dosis y después van a ir aumentando. La van a producir en Brasilia y el fraccionamiento lo harán en San Pablo. Pero aún no tienen la autorización de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) para vacunar.

-- ¿Se puede exportar a la Argentina antes de tener el aval para vacunar en Brasil?

-- Me parece que primero la van a aplicar en Brasil y después, eventualmente, van a exportarla, pero para ese entonces Argentina ya habrá recibido millones y millones de vacunas. Argentina está a la vanguardia en este tema.

-- ¿Qué novedades hay sobre la vacuna china desarrollada en San Pablo?

-- Tenemos un convenio firmado con San Pablo pero todavía no hay novedades concretas, yo lo voy a ver al gobernador Joao Doria el 26 de enero en el Palacio de los Bandeirantes (sede de la gobernación), y allí veremos si hay algún avance. Hay que ver que pasa, porque Coronavac todavía no tiene a autorización de Anvisa.

De la tensión a Maradona

El 10 de diciembre de 2019 Jair Bolsonaro estuvo ausente en la toma de posesión de Alberto Fernández, luego de haber hecho campaña por la reelección de Mauricio Macri. Nunca, desde la restauración democrática un presidente electo argentino había recibido una señal tan poco amistosa desde Brasilia. Un panorama político y diplomático nada sencillo para Scioli.

-- ¿Con que perspectivas desembarcó en Brasilia?

-- Yo vine con una instrucción y un mandato muy claro del presidente Alberto Fernández, de trabajar junto a Brasil, que Brasil vuelva a ser nuestro primer socio comercial, trabajar en el diálogo entre los ministros de ambos gobiernos. A partir de ese claro respaldo del Presidente empezamos a trabajar rápidamente para dejar atrás una agenda tóxica de desencuentros y pasar a tener una agenda positiva porque juntos vamos a superar más rápido las consecuencias de la pandemia.

-- ¿Cómo fue su primer encuentro con Bolsonaro?

-- Fue muy pintoresco, fue en ocasión de la entrega de las cartas credenciales, en agosto, le dije: mire, yo conozco Brasil desde chiquito, la gente es maravillosa... ya fui gobernador de la provincia de Buenos Aires, fui vicepresidente, perdí las elecciones por un punto con su amigo Macri. Le dije que vine a trabajar. Y le pregunté, ¿usted me va a ayudar? Y él me respondió: 'Daniel, decime lo que necesitás', y a partir de allí hubo una serie de encuentros con todas las áreas del gobierno.

-- ¿Así pavimentó el camino hasta la videoconferencia Fernández - Bolsonaro?

-- En esa primera conversación le dije a Bolsonaro que mi objetivo era que haya un encuentro con el presidente Fernández el 30 de noviembre, una fecha histórica, cuando se celebra el Día de la Amistad entre Argentina y Brasil. Y él me dijo que estaba dispuesto a participar. Finalmente la videoconferencia fue muy agradable, muy amena, iba a durar 15 o 20 minutos y duró más de una hora. La sensación que me dio es que ambos actuaron como hombres de Estado priorizando los intereses de sus países en este contexto internacional marcado por la pandemia. En el medio de la charla apareció el expresidente Sarney, fue una feliz idea su participación.

-- ¿Es verdad que en la videoconferencia Bolsonaro habló de Maradona como gesto para romper el hielo?

-- Sí, hubo una referencia a Maradona, y pocos días más tarde Bolsonaro envió sus condolencias por el fallecimiento.

-- ¿Cuál es su próximo objetivo?

-- Realizar una megacumbre empresarial en la Federación de Industrias de San Pablo, con los más grandes empresarios de los dos países, junto a las PYMES de ambos países , y que puedan estar los presidente. Esto sería en la primera semana de marzo. Claro que nadie puede predecir lo que va a pasar el mes que viene cuando estamos hablando de la segunda ola del virus. No puede asegurar nada sobre la presencia de los presidentes, pero la voluntad está.

Mercosur

A poco de ser confirmada la victoria de Bolsonaro en 2018, su futuro ministro de Economía, Paulo Guedes, anunció que el Mercosur iba a dejar de ser prioridad. Una vez iniciada la gestión, Bolsonaro demostró su poco interés en el bloque. Los desacuerdos permearon las reuniones del grupo lanzado en marzo de 1991 y se hicieron nítidos con las posiciones disímiles adoptadas por Buenos Aires y Brasilia frente al golpe de Estado en Bolivia. En lo económico, la propuesta neoliberal de Bolsonaro-Guedes es acabar con la Tarifa Externa Común, requisito indispensable para garantizar el mercado entre los miembros del grupo. Alberto Fernández asumió el mes pasado la presidencia pro témpore con la promesa de reavivar a un bloque poco menos que anémico.

-- No parece sencillo dar un nuevo empuje al Mercosur.

-- Con la presidencia de Alberto y con el espíritu que han mostrado todos los presidentes del Mercosur, yo veo una etapa de resurgimiento, de renacimiento con una renovada agenda que tiene que ver con la integración de la agricultura, de la energía, financiera, de defensa. Acá estuvo el ministro (Defensa) Agustín Rossi que tuvo un encuentro con su colega Fernando Azevedo e Silva. fue importante.

Tengo la expectativa de que al conmemorarse los 30 años del Mercosur ( primer semestre 2021) bajo la presidencia de Alberto se genere un renovado compromiso de los países miembro. Al asumir la presidencia rotativa él dejó bien claro que la reconstruido de la relación con Brasil es algo que irradia un impacto positivo hacia los demás socios.

-- ¿Estamos ante un Mercosur más centrado en lo económico?

-- Existe un consenso respecto de un Mercosur más vigoroso, en ampliar el acuerdo con Israel, es un tema que tiene un gran consenso. Un tema que yo hablé con el embajador de Israel en Brasil, Yossi Shelley , lo hablé con nuestra Cancillería y con Itamaraty. Creo que hay que ir avanzando en los temas que no son conflictivos. Hay que recordar la visita de Alberto a Israel, además el vínculo del gobierno brasileño con Israel es muy importante.

-- La Unión Europea dio a entender que no ratificará el acuerdo con el Mercosur debido a la política ambiental de Bolsonaro.

-- Yo no quiero realizar ninguna intervención en la política interna de Brasil ni en cuestiones que exceden mi agenda como embajador en Brasil defendiendo los intereses argentinos, mi andarivel es ése.

-- ¿Cuál es la situción del comercio entre  Argentina y Brasil ?

-- En octubre Brasil volvió a ser nuestro primer socio comercial, superando a China, y ese fue uno de nuestros grandes objetivos. La impronta que le he dado a la Embajada, más allá de los diplomático, es que sea ejecutiva y comercial. Hablo con los ministros de acá y de allá, los gobernadores de acá y de allá, el presidente de acá y de allá. Ya visité ocho estados pero este es un país enorme, todavía me quedan miles y miles de kilómetros por recorrer, ahora es el momento de ir al interior profundo.

-- ¿Hay proyectos de infraestructura?

-- La complementación energética con gasoductos, termoeléctricas, eso va a ser un salto cualitativo, la agenda del futuro es energética. Creo que Vaca Muerte es un círculo virtuoso, lo hablaba la semana pasada en Buenos Aires con el ministro de Energía, Darío Martínez, se evaluó que haga una visita acá para reunirse con productores de gas, yo estoy impulsando reuniones presenciales, no hay nada mejor que lo presencial. Se está estudiando la viabilidad de construir un gasoducto de Vaca Muerta a Uruguayana y de allí a Porto Alegre. Sabemos que la demanda existe, si tuviéramos el gas en la frontera Brasil lo comprarían mañana, pero todavía no está. Esas son las grandes cosas que estamos pensando, lo hablé con el ministro de Energía, almirante Bento Albuquerque, lo hablé con los inversores, lo hablé con los compradores de gas, inclusive participaría Uruguay.

Escriben hoy:
Escriben hoy:
Suplementos
Suplementos
Escriben hoy:
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ