Nueva sede, siempre en Villa Crespo 

Una buena para el teatro: la reapertura de la sala Moscú

Teatro, escuela y compañía, desde ahora funciona en Juan Ramírez de Velasco 535. "Si nos ponemos fríos y racionales es un delirio. Es un arrebato. Un arrojo", define Francisco Lumerman, uno de los responsables junto a Lisandro Penelas. 
Francisco Lumerman y Lisandro Penelas. Francisco Lumerman y Lisandro Penelas. Francisco Lumerman y Lisandro Penelas. Francisco Lumerman y Lisandro Penelas. Francisco Lumerman y Lisandro Penelas. 
Francisco Lumerman y Lisandro Penelas.  
Imagen: Kala Moreno Parra

A contramano de lo que está sucediendo en el plano de la actividad teatral, Lisandro Penelas y Francisco Lumerman -directores, dramaturgos, docentes- tienen una buena noticia: la apertura de la nueva sede de su sala Moscú. Durante seis años gestionaron un pequeño teatro en Villa Crespo, en el que cabían no más de 40 espectadores. A comienzos de este año se instalaron en uno mucho más amplio, en el mismo barrio. Llegó la pandemia y postergó la inauguración, que se concretó el viernes pasado. "Es una alegría enorme. Hay algo ligado a la ilusión, lo vital, que es muy importante. Si nos ponemos fríos y racionales es un delirio. Es un arrebato. Un arrojo", define Lumerman en diálogo con Página/12.

Se conocieron estudiando teatro a los 13 años. A los 20 comenzaron a dar clases juntos. Tenían sus cursos "dispersos por toda la ciudad de Buenos Aires"; por eso decidieron fundar su propia escuela. Moscú funcionó hasta diciembre de 2019 en la calle Camargo, y fue mucho más que un espacio para clases. Cuando lo abrieron, Lumerman estaba ensayando un clásico del off, El amor es un bien -en cartelera en el Metropolitan Sura-, y Penelas, El amante de los caballos. "Se convirtió en sala. Después nos fuimos dando cuenta de que nos iba quedando chica. Todo estaba muy apretado. Subalquilábamos salas para clases o para guardar escenografía", cuenta Penelas. "Los espectáculos comenzaron a funcionar, a perpetuarse en el tiempo. Además queríamos generar proyectos con nuestros alumnos. Así fue como 'oficializamos' el espacio como sala", añade Lumerman.

Escuela, teatro, compañía: todo eso es Moscú. La sede de Camargo tenía tan sólo 70 metros cuadrados, lo que la dotaba de cierta mística, pero también generaba limitaciones: entraban como máximo 40 espectadores y había un único baño que compartían elencos y público, por ejemplo. "Todo esto nos impedía proyectar su apertura a la comunidad teatral, es decir, recibir proyectos de otros", dice Lumerman. Tenían la idea de la mudanza en la cabeza desde hacía tiempo. No la materializaban porque "implicaba un movimiento grande, en todo sentido, entre ellos, económico", explica Penelas.

A fines de 2019 un aumento "desproporcionado, de más del 100 por ciento" del costo del alquiler les dio el empujón. Fue un "shock fuerte": supieron del incremento en octubre; tenían que irse en diciembre. "Empezamos a buscar lugares por la zona. Nos gusta el barrio. Nos sentimos identificados y la gente que iba a talleres y funciones ya tiene la referencia. Rápidamente dimos con este lugar: tiene muchas posibilidades de cosas que buscábamos tener, ya más con la cabeza puesta no sólo en la escuela sino también en la sala", relata el autor de El amante de los caballos, la primera obra programada. 

El nuevo Moscú será reflejo material de la expansión de los creadores y el grupo que lo rodea. Funcionará a tres cuadras de la antigua sede, en Juan Ramírez de Velasco 535. Otrora, en ese edificio -con galpón y local- había una fábrica de carteras. Lo último que hubo fue un depósito de plásticos. La remodelación fue importante. Cuenta con dos salas: una para 40 espectadores y otra para más de 110. Por protocolo por el momento abrirá solamente esta última, con su capacidad reducida al 30 por ciento. El espacio, además, tiene una recepción con bar. "Por suerte contamos con una ventilación natural excelente; fue gran parte de la suerte que tuvimos. En Camargo no hubiéramos podido abrir", señala Penelas. 

Se instalaron allí en enero de 2020. En marzo ya estaban dando talleres y preparando todo para la apertura con El río en mí, obra de Lumerman. Pero se decretó la cuarentena y el sueño quedó en el aire. "Fue difícil en todo sentido. Lo económico siempre es de las cosas principales. De pronto, toda nuestra tarea y ocupación pasó a ser cómo sostener el lugar y a sus trabajadores. Pero también estaba lo emocional: fue el corte de un proyecto que venía en expansión, del salto que estábamos buscando", expresa Penelas. Las clases se mudaron a la virtualidad, pero muchos alumnos abandonaban. Crearon una membresía de 1200 pesos a la que accedieron más espectadores de los que esperaban. Se volcaron también a vivos de Instagram.

Los artistas destacan la "ayuda y el acompañamiento" de amigos, familiares, artistas, colectivos de trabajo, asociaciones y espectadores en todo este año en que pudieron sostener "milagrosamente" la sala. Contaron con apoyo del Estado -mecenazgo de Cultura de la Ciudad y un subsidio de habilitación del Instituto Nacional del Teatro-, aunque mínimo en proporción a lo que necesitaban. La apertura ocurre en un contexto en que al menos una veintena de teatros y centros culturales cerró sus puertas. "La pandemia expuso la precariedad en que se encuentra la cultura. Lo que antes era malo de repente es catastrófico", opina Penelas. "La ayuda del Estado es bienvenida, pero hay un tema pendiente, que es que la gente se entere de que el teatro volvió y que es una actividad segura. Es algo que podría hacerse en conjunto", agrega el autor de El río en mí

En medio de estos tiempos caóticos tuvieron idas y vueltas. Incluso pensaron en dejar el proyecto atrás. "Uno siempre abre con alguna expectativa, pero internamente tenemos la sensación de que vamos a ir a pérdida, y lo que estamos deseando es no perder plata. Si no perdemos, ganamos. Hay que abrir la actividad. Personalmente me resulta chocante que los teatros oficiales, que tienen presupuesto y personal a cargo pago, no sean la punta de lanza", sostiene Penelas. Para él, las salas del ámbito independiente que abren sus puertas en medio de la pandemia -Timbre 4, Espacio Callejón, Andamio 90- "lo hacen por el gesto de abrir, para poner en movimiento la rueda, desmitificar la idea de que el teatro es peligroso y que te vas a contagiar de coronavirus si vas".

La programación

Moscú reabre con obras y otras actividades. La vuelta de los talleres se proyecta para marzo. Las inscripciones ya están abiertas. Varios de los espectáculos que se verán próximamente son reposiciones. La lista la integran, además de El amante... y El río..., Una semana más, de Penelas, con dirección de Ana Scannapieco; Captura de aves silvestres, del grupo Basamenta (integrado por exalumnes de les directores de Moscú); El viaje, de Natalia Villar, sobre textos de Sandra Siemens; y Laberinto, de Julieta Timossi. El "Festival Lazos" es un encuentro de lectura de obras de autores de Suiza, España, Perú, Croacia y Argentina, y refleja los vínculos de la sala con el exterior. Además, habrá tres masterclass (gestión y producción, dramaturgia y clown) y un ciclo de reflexiones colectivas públicas (acerca del público, la dirección y la actuación). Los días y horarios se pueden consultar en la web del teatro: www.moscuteatro.com.ar.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ