El macrista volvió a descalificar a la funcionaria

Fernando Iglesias reivindicó su machismo con un nuevo comentario sobre Victoria Tolosa Paz

Imagen: NA

La repercusión por el comentario machista que lanzó el diputado de Juntos por el Cambio (JxC) Fernando Iglesias contra la presidenta del Consejo Nacional de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz, no alcanzó para generar un pedido de disculpas o al menos un llamado a la reflexión. Lejos de eso, el diputado redobló esta madrugada su postura misógina.

“(Tolosa Paz) está muy ofendida porque le dije que era más difícil debatir con ella porque era mujer. Imaginate si le hubiera dicho que era más fácil…” tuiteó Iglesias, con su cinismo de siempre.

A días de conmemorarse el Día Internacional de la Mujer, fecha en el que los colectivos de mujeres realizan un paro para exigir mayor equidad en todos los ámbitos de la vida, el diputado por JxC aprovechó su cuenta de Twitter para reivindicar su machismo.

“Es muy difícil debatir ideas con alguien que subestima a las mujeres y sólo destila odio y antiperonismo, de hecho me llamó mucho la atención su silencio cuando en el debate en TN lo invité a repudiar juntos las bolsas mortuorias en la Plaza de Mayo e Iglesias se negó”, le dijo Tolosa Paz a Página/12, consultada por el nuevo comentario de Iglesias. 

El miércoles por la noche, en el programa A dos veces, estaban conversando sobre la reforma de la justicia cuando Iglesias se quejó de que la política platense no lo dejaba hablar. Cuando Tolosa Paz le dijo “debatámoslo”, el diputado se dirigió al conductor del programa, Marcelo Bonelli: “¿Artemio no vino? Lo hubieras traído a Artemio. Es más difícil discutir (con ella) porque es mujer y es bonita. Me traías a Artemio y, por lo menos, me dejaba hablar un poco más”.

El diputado recibió una catarata de repudio por descalificar a la funcionaria por ser “mujer y bonita”, un claro ejemplo de cosificación que sufren las mujeres cuando se desempeñan en cargos públicos o políticos.  

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ