En abril de 2015 entró en vigencia la Ley de 5434, que crea el fuero penal de Violencia Familiar de Género, sin embargo, y por diferentes motivos, la Corte de Justicia de Catamarca nunca lo implementó. La necesidad de que funcione la señalan las propias estadísticas locales, que revelan que los delitos por razones de género o violencias contra las mujeres conforman el 40% del total de las denuncias penales de la provincia. A seis años de sancionada la norma, finalmente el Poder Judicial decidió convocar y crear los cargos necesarios para comenzar a dar respuestas.

Catamarca/12 dialogó con Silvia Fullana, vicepresidenta del Colegio de Abogados de la provincia y representante de esta entidad en la Comisión Evaluadora de los funcionarios judiciales que integrarán el fuero de Violencia de Género en la provincia. La abogada confirmó que en mayo se iniciaron los concursos para la designación de jueces de violencia y defensor penal de la primera circunscripción judicial (Catamarca está dividida en seis circunscripciones).

“Hasta el momento se realizaron dos concursos que siguen en proceso. Es decir que los postulantes ya realizaron el examen escrito y el oral, pero aún les queda la instancia de psicodiagnóstico, la entrevista con la Comisión Evaluadora y los antecedentes. Posteriormente se realiza el orden de mérito que se envía al gobernador de la provincia y desde ahí pasa al Senado, en la Legislatura, para que aprueben o rechacen”, explicó.

Según se comunicó desde la Corte de Justicia, serán 28 los cargos que se crearán para el funcionamiento de este fuero especial en toda la provincia. Para esta primera etapa, son 8 los cargos a crear, incluyen dos jueces, dos defensores penales, dos defensores civiles y dos fiscales penales. En este marco, ya se abrió la convocatoria para fiscales y defensores civiles, que fueron convocados a los exámenes escritos el 2 y 9 de agosto.

Fullana explicó que esta selección es la primera concretada en el marco del decreto provincial 1306 que crea la Comisión Evaluadora. Hasta mediados del año pasado, cuando la Legislatura derogó la ley 5012 que creaba el Consejo de la Magistratura, este organismo era el responsable de elegir a los funcionarios judiciales.

La nueva comisión está conformada por un representante de la Universidad Nacional de Catamarca, uno del Colegio de Abogados de la provincia, el presidente de la Asociación de Magistrados local y un representante de la asesoría general de gobierno o de la Fiscalía de Estado.

En este contexto, la abogada destacó que “En lo que hace a perspectiva de género, es algo fundamental y que está incluido dentro de nuestro reglamento. Es algo en lo que trabajamos en todos los concursos, independientemente del fuero de violencia y es una temática que se evalúa de acuerdo a determinados ítems en la etapa de la entrevista”.

“Siempre fue un reclamo del Colegio de Abogados y Abogadas la implementación de este fuero por lo que nos alegra que finalmente estemos en esta instancia de concurso para seleccionar los y las funcionarias y funcionarios más competentes para ocupar estos cargos cuya función en la sociedad va a ser de suma relevancia”, concluyó Fullana.

Espera

Si bien el juez de Corte Hernán Martel prometió que en agosto el Fuero de Violencia ya estaría en funcionamiento, esto aún no puede concretarse. El magistrado hizo el anuncio en marzo de este año y aseguró que “el Ejecutivo garantizó las partidas para la creación del fuero especializado”. No obstante, dijo que hasta que se ponga en pleno funcionamiento el fuero especializado, se crearían secretarías de género en cada circunscripción judicial. Consultado por este medio, el ministro confirmó que las mismas fueron creadas y están funcionando en los juzgados de familia de las 6 circunscripciones judiciales de la provincia.

Más allá de trabajo que realiza la Comisión Evaluadora en la selección de los integrantes para el nuevo fuero, aún resta determinar el espacio físico en el que funcionará y la cantidad de empleados administrativos para su real puesta en marcha. 

Defensorías para las víctimas 

En su artículo 18, la ley 5434 establece: “Créanse Juzgados de Primera Instancia de Violencia Familiar y de Género, que funcionarán dentro del ámbito de la Provincia, en la cantidad y jurisdicción que la Corte de Justicia establezca en la reglamentación”.

Además, señala que los Juzgados de Primera Instancia de Violencia Familiar y de Género serán unipersonales y estarán a cargo de jueces letrados, los que deberán reunir las condiciones exigidas por la Constitución de la provincia y la Ley Orgánica del Poder Judicial para los jueces de primera instancia, y deberá además cumplir con el requisito de la especialidad.

Asimismo, marca la necesidad de crear “Defensorías Oficiales en lo Penal para las Víctimas de Violencia Familiar y de Género, las que tienen como función ejercer la defensa jurídica y gratuita en sede penal”. Esta figura es una de las más importantes teniendo en cuenta que en la mayoría de los procesos penales abiertos las sobrevivientes no cuentan con dinero para pagar abogados y por lo tanto su participación en el proceso es casi nula.