La caída en el consumo se reflejó en las menores ventas en supermercados y shoppings en marzo
Quince meses consecutivos de caída
Es lo que marca la venta de los supermercados, descontada la inflación, de enero de 2016 a marzo de este año, en la comparación de cada mes con las ventas de un año antes. En shoppings la tendencia es similar, con un solo mes de excepción.
Ya no van de compras, pero tampoco de paseo. Los shoppings muestran una inusual falta de concurrencia.Ya no van de compras, pero tampoco de paseo. Los shoppings muestran una inusual falta de concurrencia.Ya no van de compras, pero tampoco de paseo. Los shoppings muestran una inusual falta de concurrencia.Ya no van de compras, pero tampoco de paseo. Los shoppings muestran una inusual falta de concurrencia.Ya no van de compras, pero tampoco de paseo. Los shoppings muestran una inusual falta de concurrencia.
Ya no van de compras, pero tampoco de paseo. Los shoppings muestran una inusual falta de concurrencia. 
Imagen: DyN

La facturación en supermercados y shoppings centers en marzo continuó en baja y volvió a registrar pérdidas frente a la inflación interanual. Según informó ayer el Indec, las ventas en marzo de los supermercados ascendieron a 26.318,2 millones de pesos, que representó un aumento nominal de 18,2 por ciento respecto de igual mes del año pasado. En tanto, en los grandes centros de compras (shoppings) el nivel de facturación alcanzó los 4189,1 millones de pesos, que significa un aumento de 10,6 por ciento interanual. En términos reales, la variación anual del consumo en los supermercados arroja una caída del 6,9 por ciento, y en los shopping centers del 12,9 por ciento. En el caso de los supermercados, marzo constituye la décimoquinta caída consecutiva de ventas reales en la comparación interanual. En el caso de los shoppings, apenas un sólo mes (abril de 2016) interrumpe la serie de caídas mensuales consecutivas desde enero de 2016 hasta marzo de este año. 

 Pese a que la comparación está hecha respecto de un período ya impactado por la caída del consumo, como fue marzo de 2016, las variaciones negativas resultaron significativas. El primer trimestre del año pasado recibió el impacto de la megadevaluación dispuesta por el gobierno de Cambiemos en su mes de debut (diciembre de 2015), lo cual retrajo el consumo, pero la inflación registrada entre marzo de 2016 y el mismo mes de este año ascendió al 35 por ciento, según la medición de la Dirección de Estadísticas porteña. La pérdida también refleja menores ventas en cantidades debido a las marchas y contramarchas con el programa Precios Transparentes. 

El freno que significó para la venta a crédito el fracaso de los cambios en Precios Cuidados, al quitar las cuotas sin interés y la pérdida de poder adquisitivo frente a la inflación, fue clave para explicar el menor nivel de ventas en estos centros comerciales. Las cámaras comerciales denunciaron que la venta financiada se retrajo en un 30 por ciento con la eliminación de las cuotas sin interés.

De acuerdo con las cifras del Indec, las ventas en supermercados crecieron 18,2 por ciento respecto al mismo mes del año anterior. Según un informe de la consultora PxQ, que dirige el ex viceministro de economía Emmanuel Alvarez Agis, en términos reales representó una caída en las ventas de 6,9 por ciento, si se toma en cuenta la inflación medida por IPC de la Ciudad de Buenos Aires. Las ventas acumuladas en los primeros tres meses ascendieron a 77.132,7 millones de pesos, lo que representa un aumento respecto al mismo período del año anterior de 18,6 por ciento. De acuerdo con la misma consultora, la caída real en el consumo, comparando los primeros trimestres, fue aun mayor, ya que en enero la variación negativa estuvo en el orden del 7 por ciento y en febrero, en un 10. 

Ni siquiera en las jurisdicciones donde se registraron las mayores subas de facturación en marzo, como Neuquén (23,8) y Córdoba (23.0), lograron alcanzar la variación promedio de precios, con lo cual también reflejaron caídas de ventas en términos reales. 

En los shopping centers la caída fue todavía más abrupta, lo cual reflejó la menor demanda de productos que no son de primera necesidad, aunque en general se trata de un público con un mayor poder adquisitivo promedio que el que concurre a supermercados. La facturación de este segmento creció 10,6 por ciento en marzo en términos interanuales. De acuerdo con el relevamiento de PxQ, implicó frente la inflación del período una caída real del 12,8 por ciento. En el acumulado de los tres primeros meses del año, las ventas nominales registraron un total de 11.725,7 millones de pesos, alcanzando una variación porcentual respecto al mismo período del año anterior de 15,4 por ciento. La caída en términos reales en enero había sido del orden del seis por ciento, y en febrero cercana al 12 por ciento, siempre en términos interanuales y en comparación al mismo mes de 2016.