La fiscala penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Orán, Claudia Carreras, imputó ayer en forma provisional a Oscar Alberto Alejandro "Cabezón" Díaz, de 29 años de edad, como autor del delito de homicidio calificado criminis causa en perjuicio de Marcelino Valdez Cari, cometido en junio de 2020 en la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán. 

Díaz fue detenido por personal del Centro Especial de Investigación Policial de Bolivia el 25 de mayo en la ciudad de Tarija, a 238 kilómetros de su ciudad natal y a 200 de la frontera con Argentina

La novedad fue anunciada por el ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo del Castillo, quien lo describió como el sicario más peligroso de Salta, que cobraba entre 80 mil y 100 mil dólares para matar por encargo. En Argentina está involucrado en causas federales en las que se lo investiga por narcotráfico y en la justicia provincial se le atribuye el homicidio de Valdez Cari. Por esta acusación fue imputado ayer y se abstuvo de declarar. La fiscala "solicitó su traslado inmediato a la ciudad de Salta por razones de seguridad", informó el Ministerio Público Fiscal de Salta.

Sobre Díaz pesaba un pedido de captura nacional e internacional. Por trascendidos se sabe que se movía en la zona cercana a la frontera, tanto de Argentina como de Bolivia. Al parecer, luego de que se difundiera que seguía ofreciendo sus "servicios", y de que el Ministerio Público Fiscal de Salta anunciara que se había intensificado su búsqueda, el joven tuvo mayores dificultades para continuar prófugo y terminó detenido por las autoridades bolivianas que lo entregaron a la justicia argentina. 

La detención reactualizó la trama de sicariato y narcotráfico que se cobró varias vidas en Orán, ciudad ubicada a menos de 50 kilómetros de la frontera con Bolivia, por Aguas Blancas, pueblo argentino separado sólo por el río Bermejo de la ciudad boliviana homónima. 

Aunque ya se le conocían otras acciones criminales, Díaz saltó al conocimiento fuera de Orán en septiembre de 2019, cuando junto a otros hombres persiguió a tiros a cuatro gendarmes que fueron auxiliados por policías de la provincia. 

Luego se lo vinculó con otros crímenes que tienen como factor común el tráfico de drogas ilegales. 

Pero recién debió huir de esta ciudad tras la muerte de Valdez Cari, asesinado de un disparo en la vía pública, en Orán. Tres hombres que andaban en una camioneta intentaron subirlo, él se resistió, recibió un culatazo en la sien y, ya caído, un disparo que le provocó la muerte. Los asesinos fueron identificados merced a que un testigo pudo tomar la patente del vehículo y lo acercó a la Policía. 

Díaz fue identificado como uno de los atacantes, y también fueron señalados Cristian Fernando Parada, que tenía cédula azul para manejar la camioneta en la que se movilizaron, y Manuel Ramón Porcel. 

En 2014 Valdez Cari fue detenido con 61 kilos de cocaína. El ex juez federal Raúl Reynoso le dictó la falta de mérito y le dio la libertad pero en 2017 fue condenado a 7 años de prisión por este hecho. 

Las conexiones 

Oscar Díaz es familiar de un conocido narcotraficante y asesino, Ricardo Raúl "Coya" Rojas, condenado, junto a José Martín "Pájaro" Castillo, a prisión perpetua en julio de 2020 por el homicidio de Raúl Fernando Martínez y el intento de homicidio de Ricardo Ariel Gerónimo. Estos hechos se cometieron en mayo de 2017, en Orán. 

Por lo que se pudo establecer en la investigación, estos crímenes se cometieron en el marco de una trama de contrabando de ropa desde Bolivia, narcotráfico, robos y relaciones personales.

Rojas, Castillo, Gerónimo y Martínez tenían en común sus trabajos en la frontera con Bolivia. Todos pasaban ropa y otras cosas. Para cuando atacaron a Martínez y Gerónimo Rojas estaba detenido por narcotráfico en el Complejo Penitenciario Federal II, ubicado en la ciudad de General Güemes, desde donde organizó los atentados, al parecer, en venganza porque consideraba que le habían robado una carga de droga. Oscar Díaz ha sido señalado como uno de los hombres que colaboró con el crimen de Martínez. 

Por otra parte, Cristian Parada fue visto en el tiroteo a gendarmes en 2019. A su vez, su primo, Diego Alfredo Parada, fue asesinado por sicarios en octubre de 2019, por el hecho fueron acusados los ciudadanos colombianos Juan Ricardo Acosta Martínez y Braian Andrés Beltrán Morales, además de Eric de la Cruz Olivera y Jorge Bernardo Alexis Romero

Además de atribuírsele otros delitos, Porcel estuvo acusado por el asesinato de Ezequiel Garzón, cometido en 2012, en la misma Orán.  

Hay más conexiones, en la investigación de los ataques a Martínez y Gerónimo, apareció el nombre de Cristian Gabriel "Gringo" Palavecino, que al parecer era socio u hombre de confianza de Rojas, que también fue señalado en su momento como un cuarto hombre en el homicidio de Valdez Cari.