Cautela de Europa

Alemania dijo ayer que las elecciones del jueves en el Reino Unido demostraron el deseo de los británicos de que se reflexione si es bueno para el país salir de la Unión Europea (UE). Mientras que Francia advirtió que el tono de las negociaciones del Brexit podría verse afectado por el resultado de los comicios. 

Si bien las autoridades de la UE ratificaron que están listas a iniciar las negociaciones con Londres por el Brexit en la fecha prevista de mediados del corriente mes, mostraron su preocupación de que haya retrasos en el difícil proceso, de dos años de duración, si los británicos no logran formar gobierno rápidamente. “Los ciudadanos británicos han mostrado que no quieren que se juegue con ellos”, manifestó el ministro de Relaciones de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, al ser consultado sobre el resultado de las elecciones en el Reino Unido durante una rueda de prensa en Berlín.

El jefe de la diplomacia de la canciller Angela Merkel confió en que ahora se forme pronto un gobierno con el que se puedan entablar negociaciones serias y que permitan mantener al Reino Unido tan cerca como sea posible de la Unión Europea. “Creo que el mensaje de las elecciones es ‘mantengan unas negociaciones justas con la UE y reflexionen de nuevo’ si es bueno para el Reino Unido separarse de esa manera”, resumió el ministro alemán.

Por su parte, el primer ministro francés, Edouard Philippe, dijo no creer que los votantes británicos hayan cambiado de opinión sobre irse de la UE, luego de que la mayoría de ellos optara por el Brexit en el referéndum de junio del 2016 sobre la relación del Reino Unido con el bloque comunitario. Pero sí dijo, en declaraciones a la radio Europe 1, que el tono de las negociaciones puede verse afectado. “Estas son discusiones que serán largas y complejas. Así que no nos engañemos. No estoy seguro de que debamos leer los resultados de la votación como que la decisión soberana de los británicos sobre el Brexit ha sido puesta en duda de algún modo”, señaló.

A su vez, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, confió ayer en que las elecciones británicas no tengan un gran impacto en las negociaciones sobre el Brexit, en el sentido de que no haya demoras en el comienzo del proceso. “Nosotros podemos abrir las negociaciones mañana a las 9.30 de la mañana. Esperamos una visita de Londres, esperamos no experimentar retrasos adicionales en la conclusión de las negociaciones”, dijo el jefe del Ejecutivo comunitario en declaraciones a la prensa durante una visita a Praga, República Checa.

May activó el pasado 29 de marzo el periodo oficial de dos años en el que Londres y Bruselas deben negociar las condiciones de salida de la UE, por lo que el proceso concluirá, previsiblemente, en marzo del 2019. El jefe del Ejecutivo comunitario no se mostró receptivo a una posible extensión de ese plazo para negociar el Brexit y las futuras relaciones entre la UE y el Reino Unido. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, se manifestó en una línea similar. “No sabemos cuándo empezarán las conversaciones sobre el Brexit. Sabemos cuando deben terminar. Hagan lo mejor para evitar una situación en la que no se alcance un acuerdo como resultado de la ausencia de negociaciones”, escribió el político polaco en su perfil de la red social Twitter.