Las opciones gratuitas para estas vacaciones de invierno
Cuando el bolsillo aprieta, algunas tablas de salvación
Corren tiempos en los que conformar el apetito de los niños por el entretenimiento del receso invernal se vuelve una tarea por demás difícil. Aquí se ofrece un pormenorizado recorrido por múltiples actividades a las que se puede acceder en la ciudad.
El C. C. Haroldo Conti, otra de las opciones que resiste.El C. C. Haroldo Conti, otra de las opciones que resiste.El C. C. Haroldo Conti, otra de las opciones que resiste.El C. C. Haroldo Conti, otra de las opciones que resiste.El C. C. Haroldo Conti, otra de las opciones que resiste.
El C. C. Haroldo Conti, otra de las opciones que resiste. 

Comenzaron las vacaciones de invierno, aunque los adultos recién tomarán plena conciencia de ello mañana, cuando comprueben que tal invento se aplica sólo a una parte de la población... ¡que ahora se queda en casa hinchando! No hay que abundar en el tema, ya se sabe que la herencia sigue pesada y que a los argentinos les hicieron creer que podían pagar una entrada de teatro. Así que la sección Chicos se arremanga junto a esos papis y mamis tan mal acostumbrados, que siguen teniendo aspiraciones de cultura y entretenimiento para sus familias. Y busca en esta completa guía opciones de espectáculos gratuitos y a la gorra de todo tipo. ¡Hay que pasar las vacaciones!

Rumbo a los museos

Para gran parte de la sociedad, los museos son lugares que se visitan cuando pasa algo extraordinario, como estar de vacaciones o recibir algún pariente “de afuera” y tener que sacarlo a pasear. Una vez allí, el visitante se pregunta: ¿y por qué no vengo más seguido, si está buenísimo, lo tengo cerca, y encima a veces es gratis? Y así pasa la vida, hasta la siguiente situación extraordinaria, que bien puede ser la de este receso escolar invernal. Al Museo Nacional de Bellas Artes, por ejemplo, todavía no lo arancelaron, aunque una reciente y confusa publicación en el Boletín Oficial y otros anuncios del Ministerio de Cultura dejaron abierta la puerta para “autofinanciamientos” y participaciones de fundaciones varias.

Mientras esto se cocina, aún se puede disfrutar de una programación tan buena como gratuita y de acceso irrestricto. El museo inauguró hace poco la muestra Luis Felipe Noé. Mirada prospectiva, que reúne unas cien obras, entre pinturas, dibujos e instalaciones y libros, realizadas por el gran artista argentino a lo largo de sesenta años, y pone el acento en la “estética del caos” de Noé. Además de recorrer esa muestra como cualquier mortal, los chicos pueden asistir a un taller “para pintar a la manera de Luis Felipe Noé”, o hacer la visita guiada participativa Descubriendo a Noé. 

Hay otros talleres para armar y experimentar con formas y colores; uno que se llama Querido Van Gogh, y que invita a escribir y dibujar una carta para el pintor holandés; otro que propone crear cortos en stop motion basados en obras de la colección. Además hay propuestas participativas en Lengua de Señas Argentina (LSA) para familias de la comunidad sorda. El Museo de Bellas Artes está en Av. del Libertador 1473, y abre de martes a viernes de 11 a 20 y los sábados y domingos de 10 a 20. Como los talleres tienen cupo, se recomienda consultar horarios y modos de inscripción en www.bellasartes.gob.ar.

Espacio Memoria y Derechos Humanos

En este espacio que se sostiene en la ex Esma (Av. del Libertador 8151), las familias pueden completar un circuito que abarca al Centro Cultural Conti, el Espacio Cultural Nuestros Hijos y el Museo Malvinas, todos dentro del mismo predio y con ofertas de calidad, gratuitas o con contribución voluntaria. En el Conti la programación es bien nutrida y abarca música, títeres, cine, teatro, talleres y narraciones. Hay propuestas de martes a domingo, y sobresalen Vuelta Canela (el viernes 21), el Dúo Karma (jueves 27), los títeres de Nazario, el gurí del monte (domingo 30), o los de Príncipes, otra historia de amor, que cuenta la historia de amor que viven dos príncipes. 

En el Ecunhi los sábados continúa el ciclo que este espacio cultural de Madres de Plaza de Mayo realiza junto al Momusi, el Movimiento de Música para Chicos. Hay muchos buenos grupos (Copla Colores, Señales de Agua, Pichiculumndios, La Perinola, La Banda de las Corbatas), y también talleres y feria de libros, discos y juguetes alrededor de cada espectáculo. El Museo Malvinas tiene desarmados varios de los valiosos espacios permanentes para chicos que tenía hasta 2015, pero para estas vacaciones incorporó espacios de talleres y va a inaugurar su biblioteca infanto juvenil, con narraciones y lecturas. Hay además música el sábado 22 con Rayos y Centellas, y el 29 con la banda Koufequín.  

Usina del Arte y CCK

Todos los días, de 12 a 18, el espacio de La Usina del Arte en La Boca (Caffarena 1) tendrá actividades permanentes muy originales. Por ejemplo, un sector con juegos a gran escala: jengas gigantes, hamacas en altura, carreras de bici, batalla naval, Simon, ludo, Scrabble y Cerebro Mágico, entre otros. En “El laberinto en blanco”, se propone una sala en blanco para pintar colectivamente obras que se irán construyendo cuadrito por cuadrito. También habrá escenarios con muy buenos shows, de Los Cazurros, Koufequin, Mariana Baraj, Capitán Sanata, Babel Orkesta y La Pipetua, entre otros, y Volverte a Encontrar, con las canciones de Hugo Midón y Carlos Gianni. 

En el Centro Cultural Kirchner (Sarmiento 151), el espacio para chicos se abrió este año a nuevas propuestas y conformó una oferta más variada. En vacaciones estará abierto de miércoles a domingos de 14 a 19, con actividades que incluyen talleres de arte, muestras, juegos didácticos y conciertos, y en particular varias vinculadas a la ilustración, la animación y el dibujo. Así, se puede visitar la muestra interactiva Petit, el monstruo, basada en el libro de Isol, la de El universo de Monstriña, que ofrece talleres de máscaras y de monstruos, y la de El hombre más chiquito del mundo, la serie animada que estrenó este año el canal Pakapaka. 

Además, el Teatrino de la Academia de Bellas Artes de Venecia estrena en este espacio dos espectáculos con sus marionetas gigantes: El guardián del agua y Me lo dijo el río. Y al final de la última función de cada jornada, el público podrá participar de un taller de marionetas. La programación musical suma esta vez a Mariana Cincunegui, Vuelta Canela, Magdalena Fleitas, el Dúo Karma, Hugo Figueras, Naranja Dulce, Koufequin y Laura Migliorisi, entre otros. Y el mismo espacio del CCK ofrece un plus nada menor: allí se desarrolla, en la planta baja, la Feria del Libro Infantil y Juvenil. Como es habitual, el atractivo de esta feria no es sólo el tener tantos libros a mano, junto a sus autores e ilustradores firmando ejemplares. Además, esta feria suma su propia programación de actividades, con narraciones, encuentros, talleres, música y teatro, y funciona de lunes a viernes de 11 a 20, y los fines de semana el horario de apertura será de 13 a 20. Así planteado, todo este espacio parece invitar a “perderse” (o a ganarse) un largo día entre sus propuestas. Y a volver más de una vez. 

 

Y más...

En la ciudad de Buenos Aires, el Festival Raíces para los Niños propone todos los días, hasta el 23, un intercambio artístico–cultural entre Argentina y México, presentando espectáculos de ambos países con entrada a la gorra. Hoy se presenta la obra Hilos Tornasol, a partir de leyendas tradicionales de las culturas wixárika y nahua, y de un cuento  mixteco. La puesta es una suma de teatro, música en vivo con instrumentos tradicionales, narración y objetos artesanales. Va a las 17 en el Centro Cultural Raíces (Agrelo 3045). En Avellaneda, hay una programación gratuita de vacaciones en el Teatro Roma (Sarmiento 109), que suma teatro, circo y música, con funciones todos los días a las 15 y a las 17. Hoy se presenta Mucho ruido y pocas gotas, de los Payasos del Centro Cultural Matute, y mañana Pegamundos, de la Compañía Ligeros de Equipaje.

Ayer inauguró la edición 2017 de Tecnópolis, en Villa Martelli (Gral. Paz y Constituyentes). Seguirá abierto de 12 a 20 en vacaciones, y luego hasta el 16 de octubre. Se sigue planteando como una “mega muestra de ciencia, arte y tecnología”, y sigue teniendo una grilla muy nutrida de actividades. Aunque hay algunos cambios. Ya no está el parque de juegos de Zamba, aquel personaje de Pakapaka. Y en el microestadio, un espacio con capacidad para 4 mil personas, tampoco están los espectáculos que contaban la historia argentina con los personajes de la serie y gran despliegue de producción. Ahora se estrena El Libertador, “un musical histórico con la participación especial de Sandra Mihanovich y el Ballet Salta”.