Vecinos y ONG se unen para proteger el espacio verde de la intervención del gobierno
En defensa del parque Las Heras
El proyecto de “puesta en valor” del Gobierno de la Ciudad encendió todas las alarmas de los defensores del patrimonio. Hubo un abrazo al parque, una denuncia penal y se prepara un amparo para evitar que lo llenen de cemento.
Más de cien personas empezaron la lucha para evitar que arruinen el parque Las Heras.Más de cien personas empezaron la lucha para evitar que arruinen el parque Las Heras.Más de cien personas empezaron la lucha para evitar que arruinen el parque Las Heras.Más de cien personas empezaron la lucha para evitar que arruinen el parque Las Heras.Más de cien personas empezaron la lucha para evitar que arruinen el parque Las Heras.
Más de cien personas empezaron la lucha para evitar que arruinen el parque Las Heras. 
Imagen: Verónica Martínez

Ayer a la tarde, un frente de ONG y vecinos hicieron un abrazo al parque Las Heras, cuyo arbolado está en peligro ante el proyecto de “puesta en valor” del Gobierno de la Ciudad. Participaron Agenda Urbana, Basta de Demoler, Manzana 66 Verde y Pública, Queremos Buenos Aires, Basta de mutilar nuestros árboles, Observatorio del derecho a la Ciudad, Observatorio de patrimonio y políticas urbanas, entre otras ONG. 

María Carmen Usandivaras, presidenta de Basta de Demoler, contó: “Esta es la primera de una serie de actividades legales y sociales para defender el parque. Participamos más de cien personas, entre miembros de ONG, legisladores, ex legisladores, candidatos y vecinos”.

“Hoy (por ayer) ya se interpuso una acción penal porque en violación a la cautelar, ya hubo gente trabajando en algunos árboles”, contó. Se refería a la orden del juez Guillermo Schleiber de que no se toque un solo árbol sin su venia. El fallo del juzgado porteño 13 fue a raíz de un amparo por la poda asesina, sin la menor catadura técnica, que comete el macrismo en las calles porteñas. Tanto el amparo como la orden del juez se refieren al arbolado porteño en general, por lo cual el arbolado del parque Las Heras está cubierto. “Pero están trabajando igual. No se sabe qué están haciendo. La orden del juez es que no se toque ningún árbol si él no lo autoriza. Un técnico tiene que avalar la intervención en cada árbol. Entonces un grupo de vecinos está preparando un amparo específico para este parque”, continuó. 

Usandivaras explicó cuál es la excusa para este atropello: “Este parque se construyó en los terrenos donde estaba la penitenciaría. Era, por lo tanto, un espacio yermo. Entonces, a lo largo de los años, los vecinos fueron plantando árboles y armando el parque. El gobierno porteño dice que como los plantaron los vecinos, estos árboles no tienen ningún valor y que no hay que protegerlos”. Los funcionarios también dijeron que ésas eran “especies no aptas” para parques, argumento que no se sostiene, ya que no hay nada que califique a una especie como “apta” o “no apta” para parques y plazas. Sí hay especies aptas para veredas (las que no tienen raíces que las rompan, las que no tienen ramas que se cortan en las tormentas...).

“Los funcionarios no les contaron a los vecinos en qué consiste el proyecto. Dijeron muy poco, y todo lo que dijeron es altamente preocupante. Quieren hacer en este parque lo que hicieron en la plaza Mitre, de Pueyrredón y Las Heras. Hablaron de sacar setenta árboles. Si uno se fija bien, en el parque Las Heras no hay muchos árboles. Sacar setenta es sacarlos todos o casi todos. Y así se va haciendo una ciudad cada vez más hostil (ya es bastante mala para los que tenemos más de veinte...) Y si siguen sacando espacios verdes y árboles, se agudiza el problema de las inundaciones, porque el cemento no absorbe. Se profundiza además la contaminación visual y auditiva en una ciudad ya muy contaminada”, fue desgranando Usandivaras.

Y finalmente expresó: “Todas las intervenciones de este gobierno en las plazas y espacios verdes son con cemento y mal gusto. Para algunos funcionarios, un árbol es un estorbo, porque ocupa un espacio donde no hay ninguna construcción. Y hay además una actitud de volver a la carga por si los vecinos se distraen o se olvidan. No es el primer intento de ocupar plazas con bares y construcciones horribles. Hay funcionarios que detestan los espacios vacíos y todo lo ocupan con canteros, maceteros, cosas horribles de cemento. Y ahora estamos temiendo que lo que está en peligro es todo el arbolado sobre las veredas de Las Heras hasta el zoológico. No nos lo dijeron explícitamente, pero hubo comentarios que nos llevan a pensarlo. Pero los vecinos no nos distraemos, no nos olvidamos. Y defendemos nuestros árboles, nuestros espacios verdes, para nosotros y para los que vengan después”.