TNT Sports y Fox Sports Premium presentaron sus equipos periodísticos y las programaciones
Los dueños de la pelota televisada
A la cita acudieron dirigentes, futbolistas, árbitros y ejecutivos de la industria de la televisión. La gratuidad se mantendrá sólo hasta la quinta fecha, después para ver los partidos habrá tener cable y, además, pagar 300 pesos para el "pack fútbol".
Claudio "Chiqui" Tapia y Marcelo Elizondo, CEO de la Superliga, en el centro de la escena.Claudio "Chiqui" Tapia y Marcelo Elizondo, CEO de la Superliga, en el centro de la escena.Claudio "Chiqui" Tapia y Marcelo Elizondo, CEO de la Superliga, en el centro de la escena.Claudio "Chiqui" Tapia y Marcelo Elizondo, CEO de la Superliga, en el centro de la escena.Claudio "Chiqui" Tapia y Marcelo Elizondo, CEO de la Superliga, en el centro de la escena.
Claudio "Chiqui" Tapia y Marcelo Elizondo, CEO de la Superliga, en el centro de la escena. 

La Superliga Argentina de Fútbol dio el puntapié inicial a la nueva era en la que habrá que pagar para ver los partidos de Primera División. En un evento al que acudieron dirigentes, futbolistas, árbitros, periodistas y ejecutivos de la industria televisiva, TNT Sports y Fox Sports Premium presentaron sus equipos periodísticos y las programaciones que tendrán las dos señales premium, a las que sólo podrán acceder los abonados a algún sistema de TV paga que desembolsen 300 pesos mensuales. Más allá de las cuestiones artísticas, Página/12 pudo saber extraoficialmente que aquellos que no paguen el "Pack fútbol" sólo podrán tener acceso a todos los partidos en calidad estándar hasta la quinta fecha del torneo. A partir de la sexta jornada, la única manera de ver los partidos en vivo y en directo será en Alta Definición (HD) y pagando 300 pesos por mes.

La intención del gobierno nacional de amortiguar el "costo político" del levantamiento del programa "Fútbol para todos" está chocando de frente con el "costo económico" que demanda satisfacer esa necesidad para las dos compañías dueñas de los derechos de televisación. La idea original de garantizar que la mayor parte de los argentinos no sientan el impacto económico de tener que pagar para ver el fútbol, "pateando" esa decisión para después de las elecciones generales de octubre, parece tener cada vez  menos posibilidades de concretarse. Según supo Página/12, ni Fox ni Turner están hoy dispuestos a ceder la televisión en calidad estándar más allá del 31 de septiembre. Pese al pedido del gobierno nacional para que los partidos se transmitan sin costo extra al abono de cable básico hasta noviembre, las compañías acordaron que esa posibilidad sólo durará durante el mes de septiembre. A partir de octubre, no habrá otra forma de ver los cotejos que no sea estando suscripto al "Pack Fútbol", que tiene un costo de 300 pesos mensuales, a los que habrá que sumar otros 200 pesos por mes que cuesta el mantenimiento de los decodificadores HD y el valor del abono básico, que fluctúa entre los 750 y los 1000 pesos, según el sistema de TV paga que se tenga.

"En nuestro modelo de negocio está previsto que únicamente el primer mes sea bonificado con la retransmisión de los partidos en directo y en formato estándar. Hemos invertido mucho dinero y necesitamos empezar a recuperarlo para poder llevar a cabo este relanzamiento del fútbol argentino, más allá de las necesidades políticas", le explicó a Página/12 un alto ejecutivo de una de las dos compañías, que prefirió mantenerse en estricto off the record. "Adquirimos los derechos para revalorizar al fútbol argentino pero también para hacer un negocio, de otra manera se hubiera mantenido el esquema anterior", subrayó, con elocuente lógica empresarial.

El modelo de negocio que contempla la nueva era paga de las transmisiones no sólo es de Turner y Fox, sino también de los operadores de TV paga. En un momento en el que el mundo experimenta el fenómeno de los "cord-cutting", donde muchos ciudadanos se desuscriben de la TV paga para abonarse únicamente a alguna plataforma on line (más económicas), los cableoperadores apuntan al "producto fútbol" para mantener cautivos a sus clientes y, en lo posible, sumar a otros. Por el momento, en Argentina el "cord-cutting" todavía es marginal en comparación con otros países, pero en la industria todos son conscientes de que se trata de una ola que tarde o temprano puede desembarcar en el país. La exclusividad de los derechos de transmisión del fútbol, consideran en la industria, es un activo lo suficientemente fuerte para "aguantar" la embestida de los nuevos hábitos de consumo y sumar nuevos ingresos en un mercado que con cerca del 80 por ciento de penetración en los hogares está saturado.

Aún sabiendo de la atracción que el fútbol tiene en la sociedad argentina, tanto los cableoperadores como las compañías dueñas de los derechos tienen expectativas moderadas sobre la suscripción. La actual situación económica, sumada a cierta resistencia inicial a pagar para ver los partidos que una parte de la sociedad tendrá sobre una programación que en los últimos ocho años disfrutó a través de la TV abierta, son dos factores que le ponen un manto de incertidumbre a la cantidad de abonados que proyectan. Según puso saber Página/12, hasta el momento en Cablevisión sólo se suscribieron al "Pack fútbol" casi 60 mil abonados de los 3,2 millones de abonados con los que cuenta la compañía del Grupo Clarín. En sus cálculos más optimistas, esperan llegar a los 200 mil suscriptores hacia fin de año.

Un aspecto que hay que tener en cuenta es la atipicidad del calendario de la Superliga, un torneo de 27 fechas que por eliminatorias mundialistas, receso de verano y la preparación para el Mundial de Rusia 2018, habrá varios meses sin fútbol de primera división. A priori, por lo menos no habrá Superliga desde mediados de diciembre hasta febrero, y tampoco durante mayo y junio del año próximo. Pese a esa carencia, los operadores seguirán cobrando el "Pack fútbol" como si durante esos meses hubiera partidos cada fin de semana. Obviamente, el cliente tiene la opción de desuscribirse y volverse a abonar cuando lo desee, explican desde los operadores. Para evitar la baja masiva, desde la Superliga están pensando en organizar torneos amistosos entre los equipos argentinos durante esos meses sin torneo, con transmisión exclusiva de Fox Sports Premium y TNT Sports.

Aquellos abonados al "Pack fútbol" no sólo podrán ver en directo y en HD los 14 encuentros por fecha de la Superliga, a razón de siete por cada pantalla, sino también la programación las 24 horas de ambos canales. En TNT Sports, la dupla central de relator y comentarista está conformada por Pablo Giralt y Matías Martin, a la vez que Hernán Feler contará con los comentarios de Hernán Castillo y de Fernando Pacini. Juan Pablo Varsky estará al frente de TNT Gol, un envío semanal con lo mejor de la fecha, los domingos a las 22.30; mientras que Diego Della Sala conducirá un "noticiero de autor" a las 23 de cada día. Además del fútbol, la grilla contempla programas de deportes en general, como TNT Data Sports, con Feler y Román Iucht, diariamente a las 14.30. También contempla ciclos de entretenimientos como Club Atlético TNT, conducido por Mariano Peluffo (diariamente a las 17.30), y La comedia no se mancha, con Luis Rubio (jueves a las 21). Por su parte, Fox Sports Premium tendrá una programación basada en el equipo deportivo que integran Sebastián Vignolo, Diego Latorre, Gustavo López y Diego Chavo Fucks, entre otros.

  

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ