Debate electoral de los candidatos a diputados nacionales por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Entre chicanas, ironías y pocas propuestas
Carrió, Filmus, Lousteau, Tombolini y Ramal mantuvieron varios cruces. La postulante oficialista planteó que Maldonado podría estar escondido en Chile, mientras que el kirchnerismo insistió en la necesidad de “ponerle un freno al ajuste” de Macri.
Elisa Carrió (Vamos Juntos), Marcelo Ramal (FIT), Daniel Filmus (Unidad Ciudadana), Martín Lousteau (ECO) y Matías Tombolini (1País).Elisa Carrió (Vamos Juntos), Marcelo Ramal (FIT), Daniel Filmus (Unidad Ciudadana), Martín Lousteau (ECO) y Matías Tombolini (1País).Elisa Carrió (Vamos Juntos), Marcelo Ramal (FIT), Daniel Filmus (Unidad Ciudadana), Martín Lousteau (ECO) y Matías Tombolini (1País).Elisa Carrió (Vamos Juntos), Marcelo Ramal (FIT), Daniel Filmus (Unidad Ciudadana), Martín Lousteau (ECO) y Matías Tombolini (1País).Elisa Carrió (Vamos Juntos), Marcelo Ramal (FIT), Daniel Filmus (Unidad Ciudadana), Martín Lousteau (ECO) y Matías Tombolini (1País).
Elisa Carrió (Vamos Juntos), Marcelo Ramal (FIT), Daniel Filmus (Unidad Ciudadana), Martín Lousteau (ECO) y Matías Tombolini (1País). 
Imagen: Leandro Teysseire

Los candidatos a diputados nacionales por la Capital Federal protagonizaron ayer un picante debate en un canal de televisión, en el que compartieron ironías, acusaciones cruzadas y pocas propuestas. El momento más crítico fue cuando Elisa Carrió sugirió que Santiago Maldonado podría encontrarse escondido en Chile. “Hay un 20 por ciento de probabilidades de que este chico Maldonado esté en Chile con la RIM (SIC). Acá hay algunos quieren muertos y nosotros queremos vida”, dijo la chaqueña, que en líneas generales tuvo una performance por debajo de sus habituales apariciones mediáticas. Si bien todos tuvieron el mismo tiempo para exponer y preguntar, la atención estuvo mayormente concentrada en la líder de la boleta oficialista y en el candidato Daniel Filmus, quienes representan la polarización nacional entre Cambiemos y Unidad Ciudadana. Los atriles restantes se completaron con las figuras de Martín Lousteau (ECO), Matías Tombolini (1País) y Marcelo Ramal (FIT). A diferencia de otras oportunidades, el debate incluyó un espacio de preguntas y repreguntas entre los participantes, lo que si bien le aportó chispazos, sumó una dosis de confusión en torno a las reglas.

Los candidatos llegaron a los estudios de la señal Todo Noticias (del Grupo Clarín) pasadas las 16 y estuvieron acompañados por los principales dirigentes de cada espacio. Además de un segmento de presentación y uno de conclusión, el programa se dividió en tres grandes ejes temáticos: Educación y Desarrollo Humano; Economía y Relaciones Internacionales y Justicia y Seguridad. Además de contar con un minuto y medio para exponer en cada bloque, los postulantes contaron con 30 segundos para hacerle una pregunta a alguno de sus contrincantes, quien tenía un minuto para responder. Posteriormente había una posibilidad de repregunta y otra vez un minuto para la devolución. 

Fue durante esos intercambios cuando se produjeron los momentos más tensos. “No escuchamos una sola palabra suya sobre la desaparición forzada de Santiago Maldonado, no la vi pedir explicaciones a su Gobierno”, le remarcó Ramal a Carrió, que al igual que Filmus concentró parte de sus críticas en la pérdida de libertades civiles y políticas durante la presidencia de Mauricio Macri. “Yo quiero la aparición con vida, estoy investigando. No sé si está en Chile. Cuando sepa que no está en Chile voy a hablar”, respondió la líder de Vamos Juntos, sin acompañar ningún elemento para sostener esa hipótesis. Aseguró, además, que “el gobierno no tiene nada que ver” con el hecho. “Si existió responsabilidad por parte de alguien de la Gendarmería tiene que ir preso y el resto por encubrimiento”, insistió Carrió, en sintonía con la última línea discursiva trazada por el macrismo. En el mismo momento, la chaqueña contraatacó: “Ustedes los de la izquierda son divinos pero no sirven para nada. Poner el cuerpo no es ir a una marcha. Ustedes nunca hicieron una denuncia por corrupción. Si yo fuera de derecha sería de Altamira”, remató.

Otro cruce fuerte fue el de Tombolini con Lousteau. El economista massista preguntó por la “coherencia política” del ex ministro de Economía, al que le recordó su paso por el gabinete kirchnerista, su banca como diputado por el frente Unen (integrado por la Coalición Cívica, la UCR, el GEN y Proyecto Sur), la embajada de Estados Unidos en representación de Cambiemos y, ahora, aspirante a Diputado por ECO. “Siempre defendí las mismas cosas, las tengo escritas”, respondió Lousteau. En la repregunta, Tombolini volvió sobre el tema: “Ahora te presentás para un cargo al que renunciaste para ser embajador. ¿Si sos diputado vas a terminar tu mandato o te vas a presentar a otra cosa en 2019?”, disparó. “Me extraña que hagas esa pregunta porque fue Sergio Massa el que hizo candidaturas testimoniales. Yo siempre me fui cuando no compartía algo”, se defendió el candidato apoyado por la UCR Capital.

Carrió y Filmus también se batieron a duelo. La chaqueña lo responsabilizó de la “desctrucción de la educación pública” por haber sido secretario de Educación durante la gestión de Susana Decibe, durante el menemismo, quien aplicó la Ley Federal de Educación. “Es falso. Fui secretario de Educación de la ciudad, que no aplicó esa ley, que no eliminó las escuelas técnicas (en el distrito), aunque el gobierno de la Alianza nos quería obligar y nos sacó todos los fondos”, retrucó Filmus, quien recordó que Carrió acompañó aquel gobierno de Fernando De la Rúa y que, ella como diputada nacional estuvo ausente en los debates de las leyes más importantes en materia educativa como la Ley de Educación Sexual y la ley de Financiamiento Educativo. “No sirvió para nada”, acotó Carrió fuera de micrófono, a lo que Filmus le recordó que fue aprobada por unanimidad y que la norma sigue aún vigente.

Cuando le tocó preguntar a Filmus, uno de sus blancos fue también la chaqueña. Exhibió dos carteles con frases de Carrió sobre Mauricio Macri de años anteriores a la creación de Cambiemos: “Que haya sido derrotado Macri, la verdad, era como un parto. Yo no sabía cómo le iba a poder explicar a mis hijos que empresario ligados al robo del país pudieron ganar”. “¿Cómo le explicó a sus hijos?”, le preguntó Filmus y luego mostró otra frase, más actual, de 2012: “Esta claro que Macri tiene una incompetencia feroz. Alguien le tiene que decir: You are stupid”.

La respuesta de Carrió no fue del todo clara. “No me arrepiento. Fue sobreseido. Creo en Dios y creo en la redención. Yo creo que él quiere cambiar y yo quiero ayudarle a que cambie”, dijo y le retrucó: “la pregunta para vos, Filmus, es cómo te juntás con todos los delincuentes que saquearon al país”.

Durante todo el debate, Ramal trató de diferenciarse destacando que su fuerza política no había tenido ninguna responsabilidad de gobierno, ni durante el kirchnerismo ni con el PRO. Con ese argumento rechazó la propuesta de Filmus de hacer un acuerdo por escrito en contra de las reformas laborales y previsionales que el macrismo está preparando. “No es creíble, es una maniobra. Nosotros vamos a votar contra las reformas. Ustedes hagan lo que quieran porque nuestro voto en contra del paquete macrista no está en duda. El de ustedes, sí”, sentenció Ramal, que además mostró una carpeta caratulada “Pacto PRO-K”.

Pese a no haber tenido responsabilidades de Gobierno, el FIT también fue blanco de críticas. Tombolini lo arrinconó con el tema de la paridad de género. El dirigente del PO aseguró que está en contra porque “enmascara” a otras fuerzas políticas que no apoyan la agenda feminista como el derecho al aborto libre y gratuito. El candidato de 1País también le recriminó no haber acompañado el pedido de desafuero de Julio De Vido, a lo que Ramal retrucó que no se trataba de defender al ex ministro de Planificación sino que la votación podía implicar un peligro para las libertades políticas.

Más allá de las acusaciones y las chicanas, el debate terminó como empezó, con los candidatos saludándose y posando frente a los fotógrafos y camarógrafos. Luis Zamora, postulante de Autodeterminación y Libertad, decidió no participar por diferencias con las reglas del debate.