Detuvieron en la ruta a un chofer de la tragedia de San Rafael
Dos veces las mismas faltas
Iba al volante de un vehículo no habilitado y con papeles apócrifos a bordo del cual transportaba a 32 personas. Lo detuvieron en Santa Fe, luego de que ofreciera coimas en un control vial. Su hijo había sido una de las víctimas del vuelco en Mendoza.
El siniestro de junio ocurrió en la ruta 144.El siniestro de junio ocurrió en la ruta 144.El siniestro de junio ocurrió en la ruta 144.El siniestro de junio ocurrió en la ruta 144.El siniestro de junio ocurrió en la ruta 144.
El siniestro de junio ocurrió en la ruta 144. 

Jorge Pinelli, el chofer que en junio sobrevivió al vuelco de un micro en San Rafael, en el que murieron 15 chicos de una escuela de danzas, fue detenido el sábado en Santa Fe cuando presentó documentación apócrifa de otro ómnibus sin habilitación que conducía e intentó sobornar a un gendarme encargado de controles en la ruta. Fuentes judiciales informaron que Pinelli fue detenido en la ruta 34, cerca de la ciudad de Ceres, por donde manejaba un vehículo con 32 personas –seis de ellos menores de edad– a bordo que habían salido de José C. Paz rumbo al Club Sportivo Los Juríes, en Santiago del Estero. En el control tras el que quedó detenido el chofer, se corroboró, entre otras irregularidades, que el micro no tenía habilitación técnica ni seguro, y que las escotillas estaban clausuradas.

De acuerdo con voceros del ministerio de Seguridad, cuando los gendarmes a cargo del control le pidieron a Pinelli la documentación del vehículo, el chofer “exhibió un folio con papeles y dinero en efectivo, solicitándole a un gendarme que lo dejara pasar”. Luego, quedó corroborado que el chofer “carecía de los permisos y seguros necesarios” para conducir el ómnibus y que el certificado para servicios especiales de la Dirección Provincial del Transporte de la provincia de Buenos Aires que exhibió era falso. Además, el micro no estaba vinculado a una libreta de trabajo. Las actuaciones recayeron en el Juzgado Federal de Rafaela, que abrió una causa penal en contra Pinelli por “cohecho en grado de tentativa y presunta falsificación de documento público”.

Al momento de requisar el vehículo, personal de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte constató que en el vehículo de la razón social de “Damián Turismo”, propiedad de Pinelli, viajaban 32 personas, 26 de ellas adultas y las demás, niños. Los pasajeros viajaban para participar de un torneo deportivo en Santiago del Estero.

Pinelli era uno de los dos choferes a cargo del micro que el 25 de junio volcó en la ruta 144 a la altura de Cuesta de los Terneros, 30 kilómetros al sur de San Rafael, un siniestro por el que murieron 15 personas. La mayoría de las víctimas fueron niños y adolescentes alumnos de la escuela de danzas Soul Dance Studio que, como tales, habían participado de un torneo en el cine teatro Roma, de San Rafael, y regresaban a Malvinas Argentinas, en la provincia de Buenos Aires. Entre los fallecidos estaba, también, Jorge Damián Pinelli, hijo del chofer detenido en Santa Fe, y que al momento del vuelco estaba al volante.

Ese micro no estaba habilitado y su documentación había sido adulterada, según informó en su momento la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT). El vehículo “había sido dado de baja el 12 de diciembre de 2016”, informó el organismo en un comunicado en el que, además, detalló que Pinelli padre –en ese momento internado a causa de las heridas sufridas en el vuelco– y su hijo –ya fallecido– contaban “con licencia nacional (de conducir) habilitante vigentes, con fecha de vencimiento al 16/9/2017 y 23/9/2018 respectivamente”. En el mismo sentido, el ministro de Transporte Guillermo Dietrich había confirmado que el colectivo “no tenía habilitación para hacer viajes de turismo nacional”. 

Aquel vehículo había sido parado por el puesto de Gendarmería ubicado antes del complejo Las Leñas, aseguró entonces el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, quien había advertido que había habido una “falla en los controles del Estado”. De acuerdo con una investigación del ministerio de Transporte, el chofer había tomado rutas alternativas para evadir controles.