Muestra fotográfica sobre la obra de Pier Paolo Pasolini
Memoria visual de un espíritu sensible
La exposición Pier Paolo Pasolini-Io So..., curada por el escenógrafo y realizador italiano Enzo De Camillis, aborda diez de sus películas más emblemáticas, con el agregado de imágenes que aportan contexto histórico.
La muestra curada por De Camillis se inaugura hoy a las 19 en el Centro Cultural Borges.La muestra curada por De Camillis se inaugura hoy a las 19 en el Centro Cultural Borges.La muestra curada por De Camillis se inaugura hoy a las 19 en el Centro Cultural Borges.La muestra curada por De Camillis se inaugura hoy a las 19 en el Centro Cultural Borges.La muestra curada por De Camillis se inaugura hoy a las 19 en el Centro Cultural Borges.
La muestra curada por De Camillis se inaugura hoy a las 19 en el Centro Cultural Borges. 
Imagen: Guadalupe Lombardo

Uno de los grandes directores de la historia del cine, Pier Paolo Pasolini, de quien en 2017 se cumplen 95 años de su nacimiento y en 2015 se habían cumplido los cuarenta de su asesinato, es motivo de una muestra de fotografías de sus películas emblemáticas, curada por el escenógrafo y realizador italiano Enzo De Camillis. Este es el director del documental Un intellettuale in borgata (Un intelectual en el suburbio) y autor del libro Pier Paolo Pasolini-Io So..., que, además, es el título de la exposición que inaugura hoy a las 19 en el Centro Cultural Borges (Viamonte 525). Previamente, a las 17, se proyectará el documental de De Camillis que narra la vida y el pensamiento de Pasolini desde 1954 a 1975. Io So... podrá visitarse de lunes a sábados de 10 a 21, y los domingos de 12 a 21 hasta el 20 de enero de 2018. 

“El título de la muestra surge de una entrevista que le hicieron a Pasolini, en la que dijo: ‘Yo soy’, porque Pasolini ya luchaba en esa época contra el ostracismo y como un profeta que estaba anunciando lo que significaban los medios concentrados de comunicación. ‘Yo soy’ es como decir: ‘Yo me hago cargo’”, cuenta a PáginaI12 De Camillis, que vivió en el barrio romano Monteverde, donde también lo había hecho Pasolini. La muestra aborda al director y su obra cinematográfica, espaciándola en el difícil contexto social del año en que llegó a Roma con su madre. Y fueron su propia cotidianidad y la durísimas condiciones de vida en esa comunidad las que sensibilizaron al poeta: un observador social a través del cual se manifestaron los primeros pasos de aquella experiencia humana que describió en sus obras. Así como también reflejaba la denuncia de un mundo económico que anunciaba la globalización actual, en su trágico epílogo de Petrolio. 

La muestra se compone de imágenes del archivo fotográfico del Centro Sperimentale di Cinematografia Cineteca Nazionale, que   incluye las fotos del set de Ro.Go.Pa.G y de El Decameron. Además de la galería de imágenes tomadas durante la realización de diez películas del cineasta, presentará fotografías de los más importantes acontecimientos que marcaron la historia italiana e internacional del período histórico en el que vivió el escritor y director. Incluye también tomas de los eventos que muchos artistas contemporáneos, en especial de la última generación, han trabajado de diversos modos sobre la figura y sobre la obra de uno de los más importantes intelectuales italianos de la posguerra. 

De Camillis eligió diez films de Pasolini, de los cuales se verán las fotos mencionadas anteriormente y debajo de cada panel los dibujos que dan cuenta de lo que acontecía en el mundo en cada año de estreno. “Cada registro es sensible a cada momento que vivía la sociedad mundial en esos momentos. Un artista es sensible a los problemas de la sociedad”, cuenta De Camillis. “Tomé los diez largometrajes más emblemáticos de Pasolini porque es una manera de contar lo que pasaba en el mundo de acuerdo a su sensibilidad”, agrega el curador.

Entre la selección de películas figuran las fotos de Accattone, la ópera prima del cineasta, que se estrenó en 1961, y que es un drama donde ya aparece el personalísimo mundo de la Roma marginal de Pasolini. Otra serie fotográfica es de Mamma Roma, de 1962. Anna Magnani encarna a una prostituta romana que sueña con un bienestar pequeño-burgués.  

En 1963 Pasolini estrenó La Ricotta, que transcurre en una zona pobre, donde se está filmando una película extravagante sobre la vida de Jesucristo y la gente empobrecida se somete a distintas humillaciones con tal de obtener un poco de comida. 1964 fue el año de estreno de El Evangelio según San Mateo. Protagonizado por Enrique Irazoqui, el largometraje retrata la vida de Jesucristo desde su nacimiento hasta su resurrección tal como es narrada en el Evangelio de San Mateo.  

Otra de las películas seleccionadas para la muestra data de 1966: Pajaritos y pajarracos. Protagonizada por Totò y Ninetto Davoli en los papeles principales, aborda la historia de un agricultor de profesión y su hijo Ninetto que se instalan en los alrededores de Roma para pedir una moratoria que les permita solventar una deuda que pesa sobre su finca. Durante el camino, los dos hablan de la vida y de la muerte con un insólito personaje: un cuervo que habla. En 1967 se estrenó Capriccio all’italiana, una película con seis historias dirigidas por Mauro Bolognini, Mario Monicelli, Steno, Pino Zac, Franco Rossi y Pasolini. El film Edipo Rey data de 1968, basado en la tragedia homónima escrita por Sófocles, fue interpretado por Silvana Mangano y Franco Citti. En 1969, Pasolini estrenó Medea, película basada en la tragedia homónima de Eurípides, que marcó la única incursión en el cine de la gran diva de ópera Maria Callas, que se hallaba retirada del mundo lírico. La octava película que eligió De Camillis es El Decamerón, de 1971, basada en algunas historias del libro homónimo escrito por Giovanni Boccaccio. Es la primera parte de su Trilogía de la vida, que completan Los cuentos de Canterbury y Las mil y una noches.  Finalmente, la décima película elegida para la selección es Saló o los 120 días de Sodoma, que iba a ser la primera película de la Trilogía de la Muerte, pero no pudieron realizarse las dos partes restantes tras el asesinato de Pasolini en extrañas circunstancias.