Ya habían detectado problemas de higiene en la sandwichería
Con dos intimaciones previas
En 2015 y 2017, Nahuel Pan, con cuyos sandwiches se intoxicaron al menos 80 personas en el último diciembre, había recibido intimaciones de mejora por “falta de cursos sobre manipulación de alimentos” y “temas de higiene”.
Nahuel Pan, en Moreno 1119, aparece en varias guías turísticas.Nahuel Pan, en Moreno 1119, aparece en varias guías turísticas.Nahuel Pan, en Moreno 1119, aparece en varias guías turísticas.Nahuel Pan, en Moreno 1119, aparece en varias guías turísticas.Nahuel Pan, en Moreno 1119, aparece en varias guías turísticas.
Nahuel Pan, en Moreno 1119, aparece en varias guías turísticas. 
Imagen: Télam

La sandwichería ubicada en el centro porteño en la que se intoxicaron al menos 80 personas había recibido intimaciones por irregularidades en 2015 y en 2017, informaron ayer desde la Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria (Dghsa) de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) de la Ciudad de Buenos Aires.

“Estuvimos verificando los registro de 2015 hacia aquí y encontramos que en las inspecciones que se realizan de rutina el comercio había tenido intimaciones de mejora por irregularidades que no llegaban a justificar una clausura”, contó Tomas Schonamsgruber, responsable de la Dghsa. Desde ese organismo precisaron que las irregularidades fueron “falta de cursos sobre manipulación de alimentos” y “temas de higiene al momento de la inspección”. 

Con respecto al episodio que salió a la luz en las últimas horas, el funcionario detalló que entre el 5 y el 6 de diciembre recibieron unas 24 denuncias por intoxicación tras haber consumido sandwiches de la casa Nahuel Pan, ubicada en Moreno 1119, en el centro porteño. “Las personas habían consumido productos entre el 27 y el 30 de noviembre. Nos acercamos al lugar, tomamos muestras y lo clausuramos por falta de higiene. Los dueños realizaron los trámites correspondientes, subsanaron las faltas y reabrieron hasta que recibimos los resultados del laboratorio y nos acercamos de nuevo a clausurar”, indicó Schonamsgruber.

En la inspección del 11 de diciembre, la Dghsa realizó hisopados de las superficies, de las mayonesas y de tres tipos de sandwiches diferentes. “El análisis de laboratorio arrojó la bacteria de la salmonella en los sandwiches. Puede ser que se trate de la misma que causó la intoxicación de las personas, aunque no hemos cotejado los resultados de los laboratorios de los intoxicados con nuestras muestras”, señaló el funcionario.

Según pudo reconstruir el sector de Epidemiología de la Dghsa, en esos días de fines de noviembre al menos 80 personas sufrieron intoxicaciones, muchos con internaciones breves.

La salmonella es una bacteria que puede ser portada por seres humanos y transmitida a los alimentos y también puede estar presente en huevos, y otros alimentos crudos, por eso es recomendable la correcta cocción.

Alimentos preparados como un sandwich o una tarta que se exhiben a temperatura ambiente no son recomendables para consumir, en especial en verano, debido a que el calor provoca un aumento en la proliferación de virus y bacterias. “Hay productos como sandwich o tartas que tienen quesos, los que durante el verano requieren refrigeración porque a determinadas temperaturas se generan ambientes propicios para la proliferación de virus y bacterias y uno desconoce el tiempo que el producto se encuentra exhibido en un local”, dijo la licenciada Micaela Cusato, del Departamento de Alimentación y Dietética del Hospital de Clínicas.

Cusato recomendó que a la hora de comprar alimentos “es importante verificar que el local se encuentre debidamente habilitado, que quien expende o manipula el alimento cuente con los elementos correspondientes (guantes, cofia), y que la misma persona que sirve la comida no maneje el dinero”.