Tiempo de encuentro
Guadalupe Vázquez Luna, Concejala tsotsil.Guadalupe Vázquez Luna, Concejala tsotsil.Guadalupe Vázquez Luna, Concejala tsotsil.Guadalupe Vázquez Luna, Concejala tsotsil.Guadalupe Vázquez Luna, Concejala tsotsil.
Guadalupe Vázquez Luna, Concejala tsotsil. 

“Las mujeres juntas, ni difuntas”, advierte el refrán misógino que entre sus letras refleja el temor al poder colectivo que generamos y construimos las mujeres. El mandato patriarcal nada importó al Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) que una vez más, transgrede el sistema capitalista, racista y patriarcal, convocando al Primer Encuentro Internacional político, artístico, deportivo y cultural de las mujeres que luchan. El llamado llega en un contexto en el que prevalece, se agudiza e incrementa la violencia contra las mujeres y en donde las cifras oficiales reconocen que en México un promedio de siete mujeres son asesinadas al día. Se da también en un contexto global donde movimientos como el !Ni una Menos!, El Paro Internacional de Mujeres, la Huelga Feminista, #MeToo, #2018M, entre otros, son señales del hartazgo que las mujeres tenemos frente a la violencia, corrupción e impunidad que atenta contra nuestros cuerpos, territorios, que desaparece a nuestros seres amados, merma nuestras relaciones, nos encasilla en un sistema sin oportunidades de verdadero desarrollo y acaba con nuestra vida.

Como aquel viernes 14 de octubre de 2016 –cuando se hizo pública la propuesta de consultar al Congreso Nacional Indígena sobre la elección y conformación del Consejo Indígena de Gobierno que sería representado por una mujer indígena– la convocatoria al encuentro hecha desde el desde el sureste mexicano, hace un llamado a voltear hacia nosotras mismas, a aquellas que en marzo de 1993 encabezaron el primer alzamiento del EZLN: las mujeres. “Si eres una mujer que lucha, que no está de acuerdo con lo que nos hacen como mujeres que somos, si no tienes miedo, si tienes miedo pero lo controlas, pues entonces te invitamos a encontrarnos, a hablarnos y a escucharnos como mujeres que somos”, es la invitación pública desde el 29 de diciembre de 2017 a las mujeres de México y el Mundo.

El Encuentro que se realizará en el Caracol de Morelia, zona de Tzotz Choj, Chiapas, México, los días 8, 9 y 10 de marzo de 2018 va dirigido a las mujeres que somos: “mujeres que luchan, resisten y se rebelan contra el sistema. Ahora lo sabemos porque está peor, porque ahora, en todo el mundo, nos asesinan. Y a los asesinos, que siempre son el sistema con cara de macho, no les importa si nos matan, porque los policías, los jueces, los medios de comunicación, los malos gobiernos, todos los que allá arriba son lo que son a costa de nuestros dolores, los cubren, solapan y hasta los premian. Pero no tenemos miedo, o sí tenemos pero lo controlamos, y no nos rendimos, no nos vendemos y no claudicamos”, advierte el comunicado oficial firmado por las Comandantas Jessica, Esmeralda, Lucía, Zenaida y la niña Defensa Zapatista.

El encuentro masivo en el que a la fecha han confirmado 651 mujeres de 35 diversas partes del mundo entre ellas, Alemania, Andorra, Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, El Salvador, Estado Español, entre otros, y de 27 estados de México, congregará a mujeres de entre los 5 meses a los 75 años de edad, muchas de ellas irán con sus hijas o hijos.

El llamado al encuentro en la zona Tzotz Choj realizado por quienes construyeron la Ley Revolucionaria de las Mujeres Zapatistas en la que entre otros plasmaron que “las mujeres tienen derecho a trabajar y recibir un salario justo, a decidir el número de hijos que pueden tener y cuidar, a participar en asuntos de la comunidad y tener cargos si son elegidas libre y democráticamente, a la atención primaria en su salud y alimentación, a la educación, a elegir su pareja y a no ser obligadas por la fuerza a contraer matrimonio, a que ninguna mujer podrá ser golpeada o maltratada físicamente ni por familiares ni por extraños, que los delitos de intento de violación serán castigados severamente, entre otros, hoy nos invitan a encontrarnos, intercambiar luchas y experiencias frente al adverso contexto que vivimos y ante el que las concesiones no tienen cabida.

Talleres sobre violencia de género, ciberfeminismo, deconstrucción de los géneros y pláticas sobre el linaje femenino, el cuerpo de las mujeres, formas de resistencia, defensa de derechos humanos y promoción de la cultura, educación antimachista, feminismos indígenas, entre otros, son los temas que se vertirán en el encuentro.

“No es un tiempo de descuento, sino de acumulación de fuerzas, de conversaciones, de encuentros para construir un nuevo grito común”, señala el manifiesto de la convocatoria #2018M desde Argentina, mientras que el Movimiento de Liberación de las Mujeres de Kurdistán advierte que: “al concentrar sus ataques ideológicos, políticos, físicos, sexuales, psicológicos y económicos en las mujeres, el sistema mundial capitalista patriarcal trata de superar las crisis estructurales que está experimentando. Esta guerra patriarcal de agresión constituye un gran riesgo, por un lado, pero contiene oportunidades históricas para la liberación de las mujeres, por el otro, por lo que para aprovechar estas nuevas oportunidades a favor de nuestra lucha contra todo tipo de misoginia, es esencial aumentar el nivel de la lucha en unidad”, como lo es hoy el llamado a todas las mujeres, hecho por quienes desde hace más de dos décadas nos han evidenciado que otro mundo es posible.

* Comunicóloga social y defensora de los derechos humanos. Integrante del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio y de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México.