Quiénes son los empresarios que compraron terrenos
Todos los amigos del Presidente
Imagen: Bernardino Avila

Un grupo empresario que compró la Constructora del mejor amigo del Presidente. Otro que le compró un terreno y donde se sospecha algo más que una operación comercial. Un empresario cercano al oficialismo y una empresa contratista del Gobierno porteño en la recolección de basura. Estos son algunos de los compradores de los terrenos públicos que puso en venta el presidente Mauricio Macri. Entre ellos, se destaca también un reconocido puntero de la Villa 31 que creció al calor de su alianza con el PRO. 

Para el diputado Rodolfo Tailhade, el Presidente no sería ajeno a estas maniobras: “Macri está haciendo negocios a través de sus empresas y sus amigos en dos o tres áreas particulares: la energía y real state. Sospecho que el propio presidente de la Nación está detrás de varios negocios, a través de algún prestanombre. Esto se ratifica si se observan los compradores de los principales inmuebles”. 

Entre los grandes jugadores de las compras de terrenos públicos, se puede identificar a:

  • Argencons: un fideicomiso que tiene como protagonista al empresario Luis Camps, que creó la marca Quartier. Se trata del grupo empresario al que Nicolás Caputo, el amigo personal de Macri, le vendió un terreno del Hospital Ferroviario en 23 millones de dólares. Caputo lo había comprado ocho años antes a seis millones de dólares y se benefició por una disposición del gobierno de Mauricio Macri que permitió que la zona, que solo podía ser para edificios públicos, fuera habilitada para el uso privado. Lo hizo salteándose a la Legislatura porteña. Según reveló Tiempo Argentino, en las memorias del directorio de la empresa Altos del Puerto de octubre de 2016, Caputo les informa a sus accionistas que cuenta con información privilegiada sobre el desarrollo inmobiliario de la zona: “De las reuniones que participamos con el Gobierno de la Ciudad, conocimos los diferentes proyectos de urbanización que potenciaban la zona del entorno geográfico de nuestra propiedad y paralelamente observamos que el sector inmobiliario mantenía las condiciones sin cambios en las expectativas”.

Argencons buscará desarrollar allí el “Distrito Quartier Puerto Retiro” a partir de dinero que proviene del blanqueo promovido por el macrismo. Por una disposición de esa ley, se puede invertir el dinero en un fideicomiso pagando tasa cero. Por eso crearon el “Fondo Común de Inversión Cerrado Inmobiliario Allaria Argencons Distrito Quartier Puerto Retiro”. En la oposición porteña, se sospecha que parte de los 62 millones de dólares que recaudó ese fondo están vinculadas a Caputo. No hay evidencias hasta ahora en ese sentido, aunque es cierto que –como reveló este diario– el amigo del presidente blanquéo 465 millones de pesos. 

  • PointState Argentum: se trata de la empresa que compró la mayoría de las acciones de la constructora de Caputo por 109 millones de dólares, cuya sombra aparece una y otra vez en las ventas de terrenos. Point State es accionista de la desarrolladora inmobiliaria TGLT, que compró otra de las parcelas más codiciadas  de Catalinas Norte. Además, compró el Sheraton Buenos Aires. PointState es una filial del fondo estadounidense PointState Capital y tiene como figura visible en la Argentina a Federico Weil (dueño de las marcas Forum y Astor), mientras que a nivel internacional aparecen Zach Schreiber y el argentino Darío Lizzano, quien estuvo reunido con el presidente Macri durante su viaje a Nueva York. PointState tiene participación en la empresa Pampa Energía, de Marcelo Mindlin, quien compró la empresa del primo presidencial Angelo Calcaterra. Además, es accionista de la empresa de energía renovable Genneia, que compró varios parques eólicos al Grupo Macri, lo que les generó al holding familiar una ganancia de 15 millones de dólares. Esa operación fue denunciada judicialmente por Tailhade. 
  • Oscar “El Gitano” Remorino: se trata de uno de los históricos punteros de la villa 31, actualmente asociado al PRO. Compró un ex edificio de la AFI, que había funcionado como prostíbulo VIP. Su empresa Cemaco fue beneficiada por el gobierno porteño con 45 millones de pesos durante las gestiones de Macri. 
  • Ashira S.A.: es una de las empresa de recolección de residuos, contratistas del Gobierno porteño y beneficiadas por diversas redeterminaciones de precios. Particularmente, esta empresa fue denunciada por Graciela Ocaña como parte de un pacto entre Mauricio Macri y Hugo Moyano. Claro que esto ocurrió en 2010, antes de que Ocaña pasara a encabezar la lista de diputados del oficialismo en la provincia de Buenos Aires y Moyano se convirtiera en uno de los sindicalistas con peor relación con la Casa Rosada. 
  • Consultatio, de Eduardo Constantini: El creador del Malba y de Nordelta se muestra actualmente muy cercano al oficialismo, sobre el que dijo que va “en la dirección apropiada”. Consultatio le adjudicó la construcción de una torre en Catalinas Norte a Nicolás Caputo, cuyo nombre no cesa de reemerger en esta historia de venta de terrenos públicos.