CULTURA

Las letras tienen quien las cuide

Hoy comienza el 70º Congreso Mundial de Bibliotecas, una semana de conferencias a cargo de prestigiosos referentes en el tema.

 Por Angel Berlanga

“Memoria de indecible melancolía: a veces he viajado muchas noches por corredores y escaleras pulidas sin hallar un solo bibliotecario.” Bastante difícil que ese extrañamiento le pudiera ocurrir a ese narrador-viajero durante esta semana en Buenos Aires: la enorme mayoría de los casi tres mil inscriptos que participarán del septuagésimo Congreso Mundial de Bibliotecas e Información son, efectivamente, bibliotecarios. Entre hoy y el viernes esta gente, que está entre la más entendida del universo en estos asuntos, que llega desde más de ciento treinta diversos países, participará de más de doscientas conferencias-debates-intercambios de experiencias y estudios que tendrán lugar en el Hotel Hilton, en la Biblioteca Nacional y en la del Congreso de la Nación. “El libro en los tiempos de globalización” es el título que signa el discurso con el que hoy a las 9, en el Teatro Colón, el escritor Tomás Eloy Martínez abrirá oficialmente unas jornadas denominadas “Bibliotecas: instrumentos para la educación y el desarrollo”.
En agosto de cada año la Federación Internacional de Bibliotecas y Asociaciones de Bibliotecarios (IFLA) organiza un congreso mundial; el que hoy comienza en esta ciudad es el primero que se hace en Sudamérica. La entidad local que apuntaló la organización es Abgra, la Asociación de Bibliotecarios Graduados, cuya presidenta, Ana María Peruchena, forma parte de la cúpula de IFLA. “Estamos trabajando desde 1999, cuando conseguimos que se organizara aquí –cuenta–, con la esperanza de que de alguna manera, a través de toda la gente que viene y de todo lo que se dirá en las conferencias, se abran un poco los ojos, sobre todo a nivel gubernamental. Es imprescindible que se tome conciencia de que si se quiere hacer lo que se está pregonando en cuanto a que hay que mejorar la educación, a que la población y la economía deben desarrollarse, es muy necesario que haya recursos para que las bibliotecas funcionen bien.”
Todos los mediodías de la semana habrá una sesión plenaria especial; la de hoy está a cargo del Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, cuya ponencia se titula “Entre los muros de la información y la libertad”. En los días subsiguientes expondrán el director de la extraordinaria Biblioteca de Alejandría, Ismael Serageldin, el escritor Mempo Giardinelli, la psicóloga y profesora argentina radicada en México Emilia Ferreiro y, finalmente, Margarita Vanini, presidenta del Comité Regional para América latina del programa Memoria del Mundo.
Una mirada por el programa de las conferencias permite vislumbrar la riqueza de lo que tratará esta semana, del potencial que se pondría en marcha si algunas de esas experiencias se instrumentasen aquí (a propósito, muchas de las ponencias pueden leerse en el sitio de Internet de IFLA: www.ifla.org/IV/ifla70/prog04.htm). Algunos ejemplos: desde el papel central de las bibliotecas en el desarrollo económico y social de las mujeres en lugares del mundo tan diversos como Ghana, México, EE.UU. o Nigeria, hasta el programa cubano de bibliotecas públicas y su incidencia en la ausencia de analfabetismo.
Los organizadores se plantean enfatizar en el Congreso sobre tres temáticas fundamentales: el papel de las bibliotecas en el “acceso a la información irrestricto, igualitario e inclusivo, respetando diferencias culturales de pueblos y personas”; la educación como objetivo de los bibliotecarios para incentivar aprendizajes “continuos e independientes de todos los ciudadanos”; y un rol activo y efectivo en la preservación de la memoria “en todos los registros del conocimiento y de la creación generados por distintos grupos y actores sociales”.
A fines del año pasado, durante la gestión anterior de la Biblioteca Nacional, las autoridades prometieron, tras una reunión de directores de bibliotecas del Mercosur, que en dos meses se crearía un portal común de acceso en Internet: todavía no hay noticias sobre hechos concretos de loque fue ese esbozo, mínimo, de cooperación regional. Esta semana se abren múltiples oportunidades de aprendizajes, e incluso algunas fundaciones y bibliotecas con desarrollos de punta ofrecen recursos y experiencias.
A Jorge Luis Borges, que fue director de la Biblioteca Nacional y que escribió La biblioteca de Babel, el memorable relato de donde fue extraída la cita inicial, acaso le hubiera intrigado la compañía de tanto bibliotecario junto. El lugar que ocuparon y ocuparán aquí las bibliotecas en los intereses y las prioridades de los gobiernos, por ahí, en cambio, no tanto.

Compartir: 

Twitter
 

Tomás Eloy Martínez inaugurará hoy el congreso en el Teatro Colón.
Es la primera vez que el encuentro se hace en una ciudad sudamericana.
 
CULTURA
 indice
  • Las letras tienen quien las cuide
    Por Angel Berlanga

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.