CULTURA › UN RECORRIDO POR LOS PASILLOS

La gran explosión de la Quijotemanía

El clásico de Cervantes es una estrella, en una edición que no abunda en ofertas.

 Por Karina Micheletto

Más ampliada y colorida ya desde su entrada, la 31ª Feria del Libro arrancó con expectativas de record en varias cifras. Nunca mejor elegido el lema del año: “Un escenario para los libros”. Unas 170.000 novedades editoriales y más de un millón de ejemplares acomodados en los stands transforman a esta exposición en una librería gigantesca, con una vidriera extendida en 35.500 metros cuadrados. Claro que el lector que espere encontrar gangas especiales o joyitas perdidas difícilmente cubra sus expectativas: las ofertas son pocas, los descuentos –cuando existen– son los mismos que se consiguen en librerías, y los títulos, en su mayoría, también. La gracia de la Feria, queda claro, radica no en conseguir sino en estar, chusmear y hojear a gusto cuanto libro aparezca, cruzarse con el autor de cuerpo presente, escucharlo hablar sobre su obra, animarse a hacerle la pregunta guardada.
Una primera recorrida por la Feria del Libro arroja un par de best sellers propios. El primero es cantado: la Quijotemanía invadió este año la Feria. En el stand de Alfaguara, la estrella es la edición económica que editó la Real Academia, que sale $25 y fue un boom editorial. En Eudeba relanzan su edición de dos tomos a $44 y el ensayo Para leer al Quijote, de Alicia Parodi y Juan Diego Vila, se consigue a $22. El Quijote de Losada, también en dos tomos, cuesta $39. En el stand de la Federación de Gremios de Editores de España hay dos ediciones diferentes (ninguna está a la venta, sólo para exposición) y se proyectan continuamente imágenes relacionadas con el ingenioso hidalgo. Después de Miguel de Cervantes, el segundo autor más ofrecido este año en la Feria es Juan Pablo II: aquí y allá se multiplican fotos, pensamientos y discursos varios del pontífice fallecido, además de las más variadas biografías. Colihue es una de las pocas editoriales que tiene ofertas especiales para la Feria, como los libros de la colección Pajarito Remendado, cuatro por $12. En el stand de Norma hay títulos de la colección Cara y Cruz a $10, como El hombre muerto, de Horacio Quiroga, o Historia de un contrabajo, de Chéjov. Otras editoriales prometen ir agregando una oferta especial por día, y las librerías de discontinuos conservan las ofertas de la calle Corrientes.
María Canale, una bibliotecaria de El Bolsón que vino para la Reunión Nacional de Bibliotecarios, que se hace en el mismo predio, no oculta su desilusión: “Mi fantasía era encontrar todo lo que está publicado, un panorama completo del universo editorial. Pero vi lo mismo que se ve en todas partes”, lamenta. Juan Arrieta, preceptor de séptimo grado de la EGB 107 de Laferrère, tiene otras causas válidas para venir al cuidado de un contingente de ciento treinta alumnos de distintas edades: “Es bueno que los chicos sepan que existen otros libros además de los manuales. Para ellos, esto es algo nuevo. No suelen salir a ver libros como un paseo”.
Alentada por el tres a uno y por la exportación, la industria editorial argentina arroja cifras más abultadas que otros años: según datos de la Cámara Argentina del Libro, la producción se incrementó un 74% en los últimos dos años y se publican 17.000 títulos nuevos cada año. Claro que hay números que suelen tapar otros números y estas cifras sólo pueden ser leídas junto a otras. Según una encuesta sobre consumos culturales de la Secretaría de Medios, el 52% de los argentinos no leyó un solo libro en el último año y el 61% de los que dicen haber leído no puede recordar el nombre del autor. Fueron éstos los números que eligió subrayar en su discurso de apertura la dramaturga Griselda Gambaro: “Son los 750.000 analfabetos quienes no concurren a la Feria, la inmensa franja de semialfabetos e indigentes. Los excluidos de la Feria son una deuda de la democracia”. Por lo demás, la Feria vuelve con los tips de todos los años: caravanas de estudiantes contentos de salir un rato del aula y que copan los pasillos, gentíos que se multiplican los fines de semana, mesas-debate de los temas más variados, colas para el autógrafo, puestos de comida mala y cara. Y, en el medio, libros, autores y lectores en busca de un encuentro.

Compartir: 

Twitter
 

Hay 170 mil novedades y más de un millón de ejemplares.
SUBNOTAS
 
CULTURA
 indice
  • EDUARDO BELGRANO RAWSON Y LOS INOLVIDABLES PERSONAJES DE “ROSA DE MIAMI”, SU NOVELA MAS RECIENTE
    “El humor es muy necesario para escribir”
  • UN RECORRIDO POR LOS PASILLOS
    La gran explosión de la Quijotemanía
    Por Karina Micheletto

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.