DEPORTES › MESSI QUIERE LA REVANCHA CONTRA ALEMANIA

“Esta vez voy a jugar”

Aquella imagen del Mundial 2006, con el rosarino tirado indolente en el banco, dejó paso a esta oportunidad. “Va a ser un partido muy duro –pronosticó–. Ojalá que pueda marcar mi primer gol”, se esperanzó.

 Por Cecilia Caminos

El choque entre Argentina y Alemania representa todo para Lionel Messi. Hace cuatro años siguió el partido desde el banco de suplentes, adonde lo confinó José Pekerman, con la mirada perdida en el suelo. Ahora será el hombre clave de Diego Maradona para alcanzar las semifinales y encontrar de una vez su gol.

“Va a ser un partido muy duro, Alemania tiene jugadores buenos”, dijo Messi, que tiene bien presente aquella frustración de Alemania 2006, pero también el último encuentro entre ambas potencias del fútbol. “Ya tuvimos la oportunidad de jugar antes de venir para acá y más o menos conocerlos”, añadió el delantero del Barcelona recordando el 10 de Argentina sobre Alemania en Munich.

“Ahora tengo la oportunidad de estar jugando, de poder estar dentro de la cancha y ojalá pueda hacer las cosas bien”, añadió Messi, que en cuatro años saltó de ser un prometedor jugador a instalarse como el mejor futbolista del planeta.

En Sudáfrica, Messi está viviendo su mejor momento con la camiseta albiceleste. Es el jugador desequilibrante de Argentina, el hombre imprescindible, el socio del gol de la potente delantera albiceleste. Pero para él no está todo bien. Le falta marcar su propio gol. “¡Ojalá!” llegue ante Alemania, dijo Messi, admitiendo así su hambre de gol.

Desde aquel amistoso de marzo el equipo dirigido por Joachim Löw mostró una evolución, pero el rosarino no les tiene temor. “No sé si cambió mucho. Creo que es un equipo con muy buenos jugadores que arriba son fuertes. Va a ser duro”, reafirmó.

Messi no les teme a los desafíos. Pocas horas antes de cumplir sus 23 años, se calzó la semana pasada por primera vez la cinta de capitán de la Selección Argentina.

Un hito más en una carrera que en pocos años lo cubrió de gloria. Fue elegido el mejor jugador del mundo por parte de la FIFA en 2009, ganó la “triple corona” con el Barcelona, fue el goleador de la Liga española y de la Champions League.

La frutilla que corona su pastel es el Mundial, y hacia allí apunta ahora Messi. Maradona lo nombró su heredero, le dio la camiseta 10 y le pidió que sea “el mejor de todos los tiempos”. Lo provoca también, al apostarle antes del partido contra México a que no hará un gol.

Pero Messi no se rinde. Con 267 pases y un 73 por ciento de aciertos, las estadísticas de la FIFA confirman que sin él Gonzalo Higuaín no podría ser el goleador del Mundial ni Carlos Tevez podría haber anotado dos tantos ante México en los octavos de final, con polémica incluida por su posición adelantada.

Omnipresente en el campo, en los tiros de esquina, en el mediocampo y en el área, es el jugador más temido por los adversarios. Maradona admitió que sería “un pecado” dejar afuera a Messi en un partido del Mundial. “Messi quiere jugar siempre y eso me encanta”, aseguró Maradona.

Compartir: 

Twitter
 

Lionel Messi no rindió como se esperaba contra México y busca revancha contra Alemania.
Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.