EL MUNDO › SE CUMPLEN CINCUENTA AñOS DESDE QUE EL PAíS AFRICANO SE INDEPENDIZó DE BéLGICA

Un rey belga de regreso al Congo

La invitación del rey Alberto II a los festejos es vista como un gesto de buena voluntad para mejorar las relaciones entre ambos países. La colonización del Congo es considerada la más brutal en la historia de Africa.

 Por Nicolás Nagle

Desde Bruselas

El rey belga Alberto II viaja a Kinshasa para conmemorar los 50 años de independencia de la República Democrática del Congo. La antigua colonia se independizó de Bélgica el 30 de junio de 1960. La invitación del rey belga a los festejos es considerado como un gesto de buena voluntad para mejorar las relaciones entre ambos países. Balduino fue el último rey belga en pisar suelo congolés, hace 25 años.

La colonización del Congo por parte de Bélgica es considerada la más brutal en la historia de Africa. Para obtener caucho, cobre, oro y estaño, las fuerzas coloniales explotaron a la población de manera despiadada. Entre otros castigos, la Force Publique aplicó asesinatos en masa en los poblados que no alcanzaban las cuotas de producción. A su vez, millones de congoleses murieron de enfermedades y hambre causadas por las condiciones de trabajo infrahumanas. Se estima que durante el período en que el país era propiedad privada del rey Leopoldo II, la población se redujo de 30 millones de personas en 1885 a 8,5 millones en 1911.

La actual visita de Alberto II llega en un momento en que las relaciones entre ambos países están particularmente tensas. El gobierno de Kinshasa es sensible a la intromisión de políticos belgas en los asuntos internos del Congo. Hace dos años, Karel de Gucht, entonces ministro de Relaciones Exteriores belgas, fue declarado persona non grata luego de acusar al gobierno congoleño de corrupto.

Louis Michel, otro antiguo ministro de Relaciones Exteriores belga y uno de los líderes del Partido Liberal, recibió críticas por apoyar a Joseph Kabila, actual primer ministro congolés. Michel es acusado de apoyar a Kabila para defender las inversiones belgas en el Congo e ignorar las acusaciones de violaciones de derechos humanos que pesan sobre Kabila.

La República Democrática del Congo es uno de los países que tiene mayor cantidad de riquezas naturales en el mundo. Además de oro, cobre, diamantes y cobalto, el Congo posee entre el 64 y el 80 por ciento de las reservas mundiales de coltan, un mineral utilizado para producir artefactos electrónicos como teléfonos celulares, computadoras y lectores de DVD.

Las Naciones Unidas denuncian que el tráfico ilegal de minerales provenientes del Congo –especialmente el coltan– sirve para financiar la guerra en dicho país. A pesar de que la paz fue firmada en el 2003, la guerra continúa bajo el desconocimiento y el desinterés de la comunidad internacional. Desde 1998, el conflicto le ha costado la vida a 5,4 millones de personas, lo cual la transforma en el conflicto más sangriento luego del fin de la Segunda Guerra Mundial. Las Naciones Unidas señalan a varias compañías belgas como responsables del tráfico de coltan y otros minerales provenientes del Congo, lo cual serviría para financiar la guerra. Actualmente se estima que en el Congo mueren 45 mil personas por mes a causa de la guerra, el hambre y las enfermedades.

Otro tema que causa tensión entre el gobierno congolés y el belga es la complicidad de Bélgica en la muerte y desaparición del ex primer ministro izquierdista Patrice Lumumba en 1960. Lumumba fue un líder de la independencia y el primer ministro electo de la República Democrática del Congo. Diez semanas después de asumir fue apresado, torturado y asesinado con el apoyo de Estados Unidos y Bélgica. Actualmente, los hijos de Lumumba reclaman que se investigue a doce belgas implicados en el asesinato. Se espera que la delegación belga mantenga un perfil bajo. Alberto II no dará ningún discurso y será acompañado por Yves Letterme, ex primer ministro belga, quien se ha comprometido a dar un mensaje político “franco”, en el cual defenderá la lucha contra las violaciones a los derechos humanos y una Justicia independiente.

Quien hoy visite Bruselas podrá ver los monumentos y construcciones en las cuales fueron empleadas las riquezas extraídas del Congo. Para los congoleses muertos, nada.

Compartir: 

Twitter
 

La reina belga Paola asistirá al 50o aniversario de la independencia del Congo.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.