DEPORTES › ROGERIO CENI DEJó EL FúTBOL LUEGO DE MARCAR 131 GOLES PARA SAN PABLO

Un goleador con guantes

Durante veinticinco años defendió el arco del mismo equipo brasileño, trascendiendo las fronteras por su capacidad para patear los penales y los tiros libres, base para establecer el impresionante record por el cual lo reconoció el mundo futbolístico.

 Por Miguel Hein

A Rogerio Ceni el arco y el área eran mundos que le quedaban chicos. Vivió de sus guantes y conquistó el mundo con los 131 tantos que salieron de sus botines, pero el arquero más goleador de la historia del fútbol mundial siempre regresaba al arco de San Pablo, del que sólo le separó el retiro, a principios de diciembre

Desde que el espigado adolescente de 17 años de un club humilde de Mato Grosso aterrizó en San Pablo en 1990 transcurrieron 1237 partidos. Ningún futbolista de la historia disputó más con la misma camiseta. Fue capitán durante 16 años y conquistó 26 títulos, entre los que brillan dos Copas Libertadores, un Mundial de Clubes de la FIFA, una Copa Intercontinental, dos Recopas Sudamericanas, una Supercopa y tres campeonatos brasileños.

Aunque son los 131 goles que marcó durante su carrera (69 de penal, 61 de tiro libre y 1 de jugada) los que proyectaron al mundo a este adicto a la competición que se despidió como el décimo goleador de la historia de San Pablo, equipo que ahora dirigirá Edgardo Bauza.

A la sombra de Zetti, su predecesor e inspiración bajo los palos, Ceni vio desde el banco cómo la generación dorada de Cafú, Raí o Ronaldo convirtieron a San Pablo por segunda vez consecutiva en el mejor club de América y del mundo.

Era 1993 y el prometedor arquero suplente apenas debutaría con el equipo principal el 25 de agosto, durante un amistoso en España, pero ya había visto el fútbol desde la cima mundial y no pararía hasta volver a subirse a aquel podio, esta vez como el capitán que levantara la copa. La ambición de este profesional del record se cumplió doce años más tarde, cuando el tricolor conquistó la tercera Libertadores de su historia y, en diciembre de 2005, el Mundial de Clubes. En el invierno de Yokohama, San Pablo venció en la final a Liverpool con un Ceni brillante, tanto que fue premiado con el Botín de Oro. El adolescente que decidió a los 15 años que quería ser arquero concluía así el mejor año de su carrera. Esa temporada marcó 21 tantos.

Ocho meses después superaba al paraguayo Chilavert como el arquero más goleador de la historia y en 2013 dejó atrás los 1116 partidos que disputó el mítico Pelé con el Santos. Aunque en el pacto de Ceni con la historia también quedaron cláusulas por cumplir. Con una veintena de partidos disputados con la selección, el eterno capitán de San Pablo fue campeón del mundo en 2002 sin salir del banco y sólo se estrenó en un Mundial con los ocho minutos que disputó contra Japón en Alemania 2006.

Como los viejos rockeros, sus músicos favoritos, Ceni coqueteó con el retiro desde que cumplió los 40, aunque siempre encontró una razón para quedarse. Pero el pasado 13 de mayo se le apagó el sueño cuando Cruzeiro eliminó a San Pablo de la Copa Libertadores en los penales. Aquella noche el mito volvió a salir del arco para anotar uno de los lanzamientos y atajó otro, pero no alcanzó.

Pese a que su contrato acababa en julio, el dueño del 1 tricolor decidió darse una última prórroga hasta el final del año, quizá para arrancarse la amargura de los guantes. Sin embargo, su último partido como titular lo jugó el 16 de agosto último. Unos meses después llegó la despedida.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.