DIALOGOS › ¿POR QUé JOOS ULRICH HEINTZ?

Una vida de película

 Por Verónica Engler

Fue cartonero acreditado por el Gobierno de la Ciudad hasta 2007, además es doctor en matemáticas, lingüista especializado en turco y antropólogo cultural. Joos Ulrich Heintz, de origen suizo, es investigador superior del Conicet y uno de los matemáticos de la Argentina más citados a nivel internacional. Se instaló en la Argentina hace más de tres décadas junto a su mujer, una artista plástica argentina.

Se desempeña como profesor titular de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y de la Universidad de Cantabria (España). “En el colegio siempre fui malo en matemáticas. En realidad, yo quería estudiar agronomía, pero pensaba que era demasiado idiota para ser campesino, y tampoco podía ser veterinario porque no puedo ver sangre. Entonces, me quedó la filosofía y de ahí derivé en matemáticas”, confiesa el científico.

Fue en Alemania donde estudió Turcología y Cultura Sefaradí en la Universidad de Frankfurt. Dicen los entendidos que es un turcólogo de fama mundial y sus teorías en ese área ya se consideran campos clásicos de investigación, aunque hace años que no se dedica full time al tema.

Maneja diez idiomas a la perfección: alemán, castellano, francés, inglés, italiano, ruso, croata, turco, tártaro y azerbajano. Además, también se defiende bastante bien con el chino mandarín.

En 1987 creó el grupo de trabajo Noaï Fitchas, cuyos aportes en álgebra conmutativa y geometría algebraica computacional impulsaron una corriente internacional de investigación en cuestiones de complejidad de cálculo simbólico. Luego el grupo reorientó sus actividades científicas hacia el desarrollo de tecnología. El resultado fue su transformación en el proyecto internacional TERA (Turbo Evaluation and Rapid Algorithms), con el que crearon Kronecker, un software absolutamente innovador que sirve para resolver de manera eficiente ecuaciones polinomiales. La aplicación de esta tecnología sirve, por ejemplo, para optimizar el manejo de imágenes digitales. Se espera que este tipo de aplicaciones pueda aplicarse en robótica, diseño asistido por computadoras, telecomunicaciones y criptografía.

Desde hace una década trabaja junto a Lidia Quinteros, quien en su momento lideró a los cartoneros del Tren Blanco. Con ella llevó adelante una escuela para hijos de cartoneros en José León Suárez. En 2008 se hicieron cargo de una de las nueve plantas recicladoras que funcionan en la Ceamse, donde trabajan alrededor de sesenta personas reciclando basura.

Compartir: 

Twitter
 

 
DIALOGOS
 indice
  • JOOS ULRICH HEINTZ, CARTONERO Y MATEMáTICO
    “Para hacer tecnología, antes hay que superar las obstrucciones ideológicas de los investigadores”
    Por Verónica Engler

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.