ECONOMíA › SIGUE EL CONFLICTO ENTRE GENERAL MOTORS Y SMATA

Puja por los temporales

La situación de trabajadores temporales cesanteados es el motivo que está frenando el acuerdo. La conciliación obligatoria se extendió hasta pasado mañana. GM espera órdenes de Detroit.

La salida al conflicto entre la empresa General Motors y el sindicato de mecánicos (Smata) sigue trabada, por lo cual el Ministerio de Trabajo prorrogó la conciliación obligatoria hasta el lunes próximo. Si bien ambas partes reconocieron importantes avances en la negociación, la reincorporación de empleados temporales cesanteados y la continuidad de estos puestos hasta fines de 2009 son los puntos de desencuentro que están haciendo peligrar un posible acuerdo. Desde la filial Smata Rosario, su secretario general, Marcelo Barros, adelantó que “si no se acuerda para el 5 de enero, cuando la empresa retome sus actividades, seguro se va a un conflicto”. Hoy la planta está en receso. De no alcanzarse un consenso las autoridades nacionales dirimirán al respecto.

“Tiene más que ver con un tema administrativo. Debido a los feriados se decidió extender la conciliación obligatoria hasta el lunes”, informó a Página/12 una alta fuente de la compañía. Sin embargo, la negociación volvió a entrar en una meseta debido a diferencias en el tratamiento de los puestos eventuales. “La patronal todavía insiste en reelegir entre los contratados cesanteados y nosotros hemos manifestado que no puede elegir a unos sí y a otros no”, manifestó Barros. La postura del sindicato es entonces: “Todos adentro y después buscamos soluciones”.

El sindicato sostiene haberle dado numerosos menúes a la empresa para que también se vea beneficiada: por ejemplo, 45 minutos o una hora menos por día, o un día de trabajo menos por semana. “Pero queremos a todos adentro y no como pretende la empresa de no querer renovar el contrato de 40 compañeros. Queremos negociar con todos adentro. Esto lo dijimos desde un primer momento”, insistió Barros.

Asimismo, las partes acordaron continuar las gestiones el lunes 29, para tratar de buscar una solución al conflicto iniciado con el despido de 436 trabajadores el 24 de octubre de la planta ubicada en el parque industrial de la localidad santafesina de Alvear, a 15 kilómetros al sur de Rosario.

Barros agregó que “hasta ahora no hubo acuerdo y el Ministerio de Trabajo otorgó dos días más citando a las partes para que, en el supuesto de no haber un acuerdo, las autoridades nacionales decidieran al respecto”. Desde la empresa sostienen que “la única diferencia ha sido la renovación de los temporales que están contempladas en el convenio de trabajo”. Por el convenio, ellos tienen la posibilidad de tomar hasta un 309 por ciento de su nómina como eventuales, sin embargo, en la compañía aseguran que nunca superaron el 10 por ciento”.

“Recientemente la empresa General Motors ha manifestado que por la baja de la productividad no pueden mantener al personal. No obstante nosotros consideramos que para el año próximo lo van a necesitar porque va a ver una nueva producción”, declaró Barros a un medio local de Santa Fe.

Consultado sobre si veía cerca un acuerdo explicó que “el jueves de la semana pasada teníamos el acuerdo casi cerrado y después la empresa vino con el tema de la selección de los empleados contratados. Después la empresa hizo varias teleconferencias a Detroit para ver si tenían el consentimiento y esperemos que tengan el visto bueno. Nosotros vemos al acuerdo cerca, pero si no se da, el 5 de enero –cuando la empresa retome sus actividades– seguro va a un conflicto. Hoy la planta está en receso”.

Acerca de la caída de las ventas Barros reconoció que ese dato era real. “Todos los años en noviembre y diciembre bajan las ventas, pero eso pasó toda la vida. Somos conscientes de que se ha parado un poco la exportación y que un modelo (el Vitara) no se fabrica más. Pero queremos encontrar una solución.”

Desde el sindicato de los trabajadores advirtieron que tomarán la planta de Alvear en medida de protesta en caso que no se llegue a una resolución inmediata. La reunión debía celebrarse el viernes pasado pero los trabajadores bloquearon la puerta de acceso a la planta de Alvear reclamando a la empresa una rápida solución al conflicto.

Compartir: 

Twitter
 

GM no quiere renovar el contrato de cuarenta trabajadores temporales.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.