ECONOMíA › LA FUGA DE DIVISAS LLEGó A 4513 MILLONES DE DóLARES

El segundo trimestre fue un colador

En el segundo trimestre del año, la fuga de divisas llegó a 4279 millones de dólares, según informó ayer el Indec. El fuerte superávit en cuenta corriente, de 4513 millones, explicado sobre todo por el balance comercial, no logró compensar la merma provocada en el frente financiero, que llegó a 4652 millones. La fuerte demanda de dólares por parte de empresas y público minorista estuvo determinada por la incertidumbre del período electoral y los efectos de la crisis internacional, aunque es un proceso que se viene dando desde antes. Pasadas las elecciones y anunciada la intención de volver al mercado de crédito, incluido el pago de vencimientos de deuda y canje de bonos atados por CER, la fuga se frenó.

Para el Gobierno, mantener un stock de reservas internacionales suficientemente abultado es crucial. Pese a las críticas de economistas ortodoxos, en el Banco Central piensan que es importante tener espaldas para poder frenar cualquier corrida cambiaria en este contexto de incertidumbre por la crisis y así poder preservar el valor de la moneda. En efecto, el ministro de Economía, Amado Boudou, aseguró que el pago al Club de París no se hará con reservas, sino que se buscará refinanciar.

En el segundo trimestre del año, la formación de activos externos por parte del sector privado no financiero fue de 4279 millones de dólares, y en el semestre la fuga acumuló 7555 millones. Muestra un corrimiento en las carteras de los inversores hacia el dólar, efecto de la incertidumbre propia de la crisis, el período eleccionario y causas endógenas que se venían manifestando desde el año pasado. La apetencia por el dólar es un comportamiento común en los inversores locales, ya que ante el aumento en la incertidumbre, la expectativa de devaluación crece. Esto explicó gran parte del rojo en la cuenta capital y financiera, que fue de 4651 millones de dólares.

Desde el Gobierno creen que el clima económico enrarecido, que movilizó carteras hacia la divisa, se debió a un escenario (ficticio) catastrófico creado por la oposición y el establishment.

La cuenta corriente, formada principalmente por la balanza comercial y el flujo de intereses, utilidades y dividendos, registró un buen desempeño, movilizado por el intercambio comercial (ingresaron 6679 millones), que más que compensó la remisión de rentas (-2073). La salida de utilidades por la inversión extranjera directa fue de 1722 millones, mientras que los flujos negativos del sector financiero fueron de 1235 millones. La cuenta corriente cerró con un superávit de 4513 millones de dólares y la variación final de reservas en el trimestre fue de 483 millones.

Por su parte, el stock de deuda externa a junio de este año llegó a 122.932 millones de dólares, estando en poder del sector público no financiero y Banco Central unos 64 mil millones.

Los datos de marzo a junio reflejan el complejo panorama eleccionario, pero la actualidad del sistema financiero muestra mejorías. La fuga se desaceleró y septiembre podría cerrar con una formación de activos externos (fuga) cercana a cero. Mientras que para fuentes del mercado es un “veranito financiero”, desde el Central indican que es una normalización del sistema, frente a variables macroeconómicas de cierta solidez.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.