ECONOMíA › EL INDEC PUBLICARA DESDE HOY DATOS DESAGREGADOS DE ESTADISTICAS SENSIBLES EN MATERIA SOCIAL

La encuesta de hogares vuelve a las bases

A principios de 2007 el Indec dejó de difundir las bases de la Encuesta Permanente de Hogares que se usa para medir la desocupación, la pobreza, la indigencia y la distribución del ingreso. Hoy reaparecen, con cambios, luego de fuertes críticas.

 Por David Cufré

El Indec volverá a publicar hoy datos desagregados de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), esenciales para contrastar la rigurosidad de estadísticas de empleo, pobreza y distribución del ingreso. Es información sensible que el organismo dejó de difundir a principios de 2007, cuando empezó el conflicto con parte de su personal por el desplazamiento de técnicos y empleados. Junto con los cambios en el índice de inflación, ese hecho fue uno de los puntos emblemáticos de las críticas al Instituto por parte de un amplio arco de analistas, desde el Plan Fénix a consultores de la city. La actual conducción del Indec venía prometiendo que repondría las bases de datos sustraídas y ayer destacó el cumplimiento de ese compromiso. Justificó el hecho de haberlas sacado durante casi tres años por los errores detectados –de lo cual aportó ejemplos contundentes– y en la dificultad técnica para subsanar las fallas. “No era cuestión de dos personas frente a una computadora mirando numeritos”, se defendió Norberto Itzcovich, director técnico del Indec. También dijo que no habrá modificaciones en los datos ya entregados de desocupación y pobreza, aunque reconoció que a futuro el cambio metodológico tendrá “algún impacto”. Asimismo, anticipó que se trabaja en una modificación del índice de pobreza que estaría listo en 2010.

El ministro de Economía, Amado Boudou, anunció la reposición de las bases de la EPH junto a Itzcovich y al responsable del área en el Indec, Claudio Comari. “La difusión de estos datos es muy importante, porque más allá de la información en sí, se trata de seguir cumpliendo con los compromisos asumidos” de normalización del Instituto, enfatizó Boudou en conferencia de prensa. “Esto tiene que ver con el fortalecimiento del Indec que se viene haciendo desde 2007”, agregó, confrontando con quienes califican ese proceso como una “intervención”. “Muchos investigadores, muchos analistas tendrán el máximo de disponibilidad de los datos que releva el Indec”, agregó.

Itzcovich apuntó que las bases de la EPH “se habían sacado porque tenían inconsistencias y se las trabajaba mal”. “No podíamos seguir dando información incoherente. Ahora que finalizamos esta etapa crucial de corrección, podemos volver a publicarla”, insistió. En este punto, una de las mayores críticas al Indec fue que, en su momento, cuando se discontinuó la apertura de las bases, no hubo ninguna explicación de las razones que lo motivaron. No se entregaron los ejemplos que se expusieron ayer ni se informaron plazos u objetivos, lo cual alimentó las sospechas de manipulación de estadísticas de inocultable incidencia política, tales como los niveles de desocupación, de pobreza e indigencia y de distribución del ingreso.

Este último indicador reaparecerá hoy con la vuelta de las bases de la EPH. La Distribución Funcional del Ingreso no se publicaba desde fines de 2006, con lo cual no se pudo constatar si en este tiempo se profundizó o se redujo la desigualdad social, con las diferencias entre los más ricos y los más pobres. Será el dato más relevante de los que se conocerán esta tarde. Comari señaló que en estos casi tres años se hicieron cambios metodológicos para reparar las inconsistencias que tenía la muestra. Y subrayó que el trabajo se hizo junto a las direcciones de estadísticas de todas las provincias y se chequeó con los organismos competentes de Francia, Italia y Japón, además de la Cepal.

El funcionario precisó que el Indec colgará hoy en su página en Internet la base de datos con el nuevo tratamiento metodológico desde 2003 hasta el segundo trimestre de 2009, pero al mismo tiempo mantendrá las bases ya publicadas con el anterior enfoque –y errores, según advirtió– entre 2003 y 2007. Los datos oficiales seguirán siendo los ya informados. La desocupación, por ejemplo, seguirá en 9,1 por ciento. En este indicador, según dijo, cuando se repasa la serie corregida surgen resultados que no van siempre en la misma dirección, sino que en algunos trimestres hay una baja del desempleo y en otros, una suba. “Los cambios se ven sobre todo en la tasa de actividad (los que están buscando trabajo) y en la tasa de empleo (los que tienen trabajo)”, adelantó, lo cual incide indirectamente en la tasa de desocupación.

En cuanto a la información de pobreza e indigencia, Comari dijo que hoy no se verán cambios en los indicadores, sino que aparecerán cuando se publique el informe semestral sobre ese tema a mediados del año que viene. Itzcovich confirmó que el Indec trabaja en una corrección profunda de la medición de la pobreza. Durante 2010 podrían surgir indicadores complementarios al actual para dar una visión más abarcativa del fenómeno. “La metodología actual se puso en los ’90 para disimular el corrimiento del Estado en la ayuda social. Hoy una persona es pobre si no alcanza determinado nivel de ingresos, pero no se contempla su acceso a la salud o a la educación. Si esto no se ve en el indicador, es más fácil sacarlo”, interpretó Comari. Junto con esto, el próximo año habrá una nueva canasta de bienes para determinar las líneas de pobreza e indigencia, con valores actualizados. La que está en vigencia surge de una estimación de 1985, con una revisión en 1993. Estas modificaciones sí alterarían los resultados de pobreza e indigencia.

Los cambios que se hicieron en la elaboración de la EPH son básicamente tres: se ajustó la muestra por rangos de edad, sexo y cantidad de habitantes de cada aglomerado –esa información no se actualizaba y daba lugar a inconsistencias importantes, que podían disimular o elevar la tasa de desocupación–, se corrigió el mecanismo de captación de ingresos de los ciudadanos –mediante un sistema de imputación de datos– y se abrieron las ramas de actividad para que la información sea más ajustada. El punto saliente es el que tiene que ver con los ingresos. Comari dio un ejemplo categórico de los problemas encontrados en las bases de la EPH: en el informe del segundo trimestre de 2006 se publicó que la persona que más ingresos declaró alcanzaba los 50.000 pesos mensuales, mientras que la familia que más ingresos declaró sólo llegaba a 34.000 pesos. Es decir, la familia ganaba menos que la persona. Esa incongruencia era por un problema en el tratamiento de las bases, que ahora se repara con los cambios metodológicos enunciados, de acuerdo con la explicación oficial.

Compartir: 

Twitter
 

Norberto Itzcovich, director técnico del Indec; Amado Boudou, ministro de Economía, y Claudio Comari, responsable de la EPH, al hacer los anuncios.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.