soy

Viernes, 4 de diciembre de 2009

CINE

Un gay en mi pantalla

Actor y guionista, Jesse Archer trabaja orgulloso en el todavía marginado circuito del cine de temática gay, aunque busca ampliar esas fronteras dentro y fuera de su país, Estados Unidos, movido por la fuerza del humor.

 Por Alejandro Zárate

Embrem Entertainment es una productora de cine independiente, fundada en 2004 por el director y productor Casper Andreas, que apunta específicamente al público gay, aunque busca desbordar esa consigna y meterse de lleno en el circuito comercial global. La primera película que produjo Embrem, la comedia romántica Slutty Summer, protagonizada por el propio Andreas, junto a Jamie Hatchett y Jesse Archer no tuvo esa suerte. Sólo logró reconocimiento en los cines del circuito gay de algunas ciudades de Estados Unidos. La siguiente producción, A Four Letter World (2007), en cambio, tuvo una mayor difusión: pasó por 60 festivales y consiguió casi igual cantidad de premios. También dirigida por Casper Andreas y con Jesse Archer como protagonista, la tercera película del sello Embrem, Violet Tendencies, todavía espera fecha de estreno en Estados Unidos. Jesse Archer, guionista de esta última apuesta —esta vez la protagonista es una mujer hétero que busca un cambio en sus relaciones, bien aconsejada por sus muchos amigos gays—, habló con Soy sobre los avatares de la producción cinematográfica con temática gay y sus dificultades para la distribución.

En Violet Tendencies sos el único guionista. ¿Cómo se dio esta transición del actor al escritor?

—En las últimas dos películas, escribí y actué... Y es más fácil como actor cuando sabés muy bien la motivación del personaje. Cuando escribo, pienso mucho en los personajes, y la parte de actuación viene de eso, como extensión. Prefiero escribir también porque, conociéndome, le doy a mi personaje el diálogo más divertido.

El humor parece estar siempre presente en tus producciones, ¿verdad?

—Yo creo que la mejor manera de cambiar opiniones o de analizar la vida es a través del humor. ¡A nadie le gusta un sermón!

¿Cuál es la respuesta del público a las propuestas de estas tres películas? ¿Lograron exceder el circuito gay?

—Las primeras dos películas tuvieron un público gay y no mucho más, pero la última (Violet Tendencies) es para una audiencia más amplia. A pesar de situaciones y personajes muy gays, se trata al final de una mujer hétero, aun cuando no se encuentra del todo cómoda en ese mundo.

Hacer cine de género con tendencia comercial, ¿es redituable económicamente para la productora?

—¡No mucho! Aunque las pelis sean exitosas y ganen un poco de dinero, entre la piratería de los DVDs y una cultura gay que a veces prefiere ver cine hétero, es difícil comprar una casa en las colinas de Hollywood... Lo hacemos, o por lo menos yo lo hago, para tener más representación. Porque cuando yo era joven no veía a los gays en cine, o en TV, aun en la vida. Yo quiero que la próxima generación gay pueda ver que existimos, que no están solos y que nuestras vidas son valiosas... ¡y fabulosas!

Además de tu actuación en Violet Tendencies, ¿cuáles son los próximos pasos?

—Violet Tendencies es nueva... todavía no se estrenó. Esperamos que se vea a principios del año que viene. Pero además quiero escribir una serie para televisión. Es sobre una casa de gays en Fire Island, que es un destino gay muy popular en Nueva York.

¿Y existe alguna posibilidad de que tus films se vean en la Argentina?

—¡Espero que sí! ¿Conocés a alguna distribuidora de ahí? ¡Pasame los datos!

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.