ECONOMíA › EL GOBIERNO NEGó QUE HAYA CERRADO LAS VENTAS EXTERNAS, PERO BUSCA EQUILIBRAR SALDO EXPORTABLE Y PRECIOS INTERNOS

Carne no se prohíbe, pero ruegan no abusar

Dos ministros desmintieron el cierre de las exportaciones de carne, que industriales y dirigentes rurales le imputaban a Moreno. Biolcati y Buzzi se adelantaron al desmentido, con descalificaciones al Gobierno y pidiendo un paro.

 Por Raúl Dellatorre

La versión que circuló este lunes acerca de un freno impuesto desde despachos oficiales al envío de carne al exterior dio para todo: desde airadas reacciones de dirigentes agrarios con amenazas de medidas de fuerza incluidas, hasta una desmentida oficial al supuesto cierre de las exportaciones. Mientras tanto, la industria frigorífica, desde donde se había lanzado la información, permaneció en una postura más moderada, limitándose a sugerir que una distribución adecuada de la oferta entre el mercado interno (cortes populares) y el externo (cuartos delanteros: lomo, cuadril) podría ayudar a normalizar la situación. Mientras dos ministros, Florencio Randazzo y Julián Domínguez, desmintieron enfáticamente que haya existido decisión restrictiva alguna a las exportaciones, las miradas del sector privado se dirigen, acusadoras, al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno (ver aparte).

“No está en el espíritu de la presidenta Cristina Fernández el cierre de las exportaciones; trabajamos para mantener el equilibrio entre el stock ganadero, la faena, las exportaciones y los precios (internos) de la carne”, manifestó Domínguez en un comunicado que distribuyó el Ministerio de Agricultura con sus declaraciones, ya que se encuentra en Ecuador. Ante el ministro del Interior había negado que se hubiera ordenado el cierre de las exportaciones, agregando que en lo que va del año ya se han despachado al exterior 95 mil toneladas.

El punto en debate es el precio de la carne. El valor de la hacienda no dejó de aumentar con la llegada de marzo, como era la expectativa después de la disparada del precio durante el verano. Desde el 4 de diciembre, el novillo acumula una suba del 53 por ciento. Ayer, las cotizaciones en el Mercado de Hacienda de Liniers mostraron apenas leves descensos, con un ingreso normal de cabezas para un día martes, 8667 bovinos, aunque con alta participación de hembras (55 por ciento) y de animales de bajo peso (más de 4000 cabezas de hacienda livianas: novillitos, vaquillonas y terneros).

La escasa terminación en kilaje de los animales que salieron a subasta fue determinante para los leves descensos respecto de los valores cotizados en las jornadas anteriores. Las distintas categorías de hacienda liviana cotizaron con valores promedio entre 6,12 y 6,45 pesos. El índice novillo, en tanto, se ubicó en 5,44 pesos por kilo.

Pero lo que sucede en los eslabones siguientes es lo que genera mayor controversia. En el sector privado aseguran que el Gobierno, por vía de Comercio Interior, intenta imponer precios tope a los cortes populares (ver nota aparte), lo que pretendería ser un dique a la recomposición de precios iniciada en diciembre.

Durante buena parte del año pasado, por efecto de la sequía, los productores bajaron la carga de animales en los campos destinando más cabezas a la faena. Esto posibilitó atender la demanda creciente para exportación (salieron al exterior 665 mil toneladas de carne, 53 por ciento más que en 2008) y el incremento del consumo interno, que volvió a superar cómodamente los 70 kilogramos anuales per cápita. El año 2009, con 15,9 millones de bovinos faenados, sólo superado en la serie histórica por la faena de 1978.

Al comenzar el verano se revirtió el ciclo. Los productores retuvieron animales en el campo para aprovechar las nuevas pasturas y ganar kilos antes de enviarlos a faena. El precio se disparó y todavía sigue con tendencia creciente, pese a que se esperaba para esta fecha al menos una estabilización por la mayor presencia de animales en el mercado. El Gobierno, incluso, confiaba en ver una baja en los precios, que por ahora se sigue haciendo esperar.

Además de las cuestiones de oferta y del ciclo, las posturas políticas también pesan en la pulseada. Apenas se difundió la información acerca del virtual cierre de las exportaciones, en vez de reclamar explicaciones al Gobierno, parte de la dirigencia rural empezó a amenazar con aplicar medidas de fuerza, entre descalificaciones hacia el Gobierno.

El presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi –que ya no oculta sus simpatías y acercamiento a Eduardo Duhalde–, se apuró a calificar como “una provocación y una fantochada” la supuesta prohibición. “El solo acto del cese de exportaciones, en lugar de convocar a discutir una política ganadera es una nueva agresión, una provocación, y este solo motivo debería ser causa suficiente para que el sector declare un paro”, agregó. El titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, no dejó pasar la oportunidad de echar leña al fuego de la convocatoria que tiene prevista para hoy al mediodía el frente empresario opositor, con AEA a la cabeza. “Nos estamos quedando sin carne y esto va a ahondar el problema. El ministro Domínguez aseguró que esto no iba a suceder. Está pintado, porque esto lo está manejando la Secretaría de Comercio, la AFIP..., cualquiera menos el Ministerio de Agricultura”, disparó el promotor del bloque de choque patronal contra el Gobierno.

La histriónica reacción de la dirigencia ruralista no deja demasiado margen al diálogo. Tampoco, quizá, las movidas subterráneas para frenar las exportaciones de parte de algún funcionario actuando por vías informales. Pero la necesidad de recomponer el stock bovino seguirá poniendo a prueba a todo el sector en forma permanente. La pretensión del Gobierno de mantener el equilibrio entre el stock ganadero, la faena, el saldo exportable y los precios internos es, más que un deseo, un requisito indispensable. Al menos, si no se quiere sacrificar el consumo interno, las exportaciones o el futuro de la ganadería.

Compartir: 

Twitter
 

Cortes de la discordia. Moreno pretende que los cortes populares se reserven para el mercado interno y sólo se exporten los “premium”.
Imagen: Bernardino Avila
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.