ECONOMIA › ACTO EN REPUDIO A LA DECISION DEL GOBIERNO DE QUITARLE EL PREDIO DE PALERMO A LA SOCIEDAD RURAL

La Rural hizo catarsis con aliados PRO

Unas quinientas personas se congregaron para protestar contra la anulación de la venta del terreno a la cámara agropecuaria. Hubo duros discursos del presidente de la SRA y un apoyo que se limitó a figuras del PRO y partidos de derecha.

 Por Sebastián Premici

El presidente de la Sociedad Rural, Luis Etchevehere, tuvo su bautismo anticipado como orador en el Predio Ferial de Palermo, a dos meses de haber asumido la conducción de la entidad. Ante poco más de quinientas personas, ofreció un acalorado discurso en contra de la decisión del Gobierno de revocar la entrega del predio ocurrida en 1991, donde la SRA pagó treinta millones de dólares por una propiedad cuyo valor era, por lo menos, el doble, según el Tribunal de Tasaciones de la Nación. “A pesar de las agresiones y las cadenas nacionales, no le tenemos miedo, señora Presidenta”, lanzó Etchevehere. En un improvisado palco a los pies del mástil con la bandera argentina, estuvieron varios dirigentes ruralistas, entre ellos Alfredo De Angeli, representantes de Carbap y CRA. También estaba en primer plano Gerónimo “Momo” Venegas y el duhaldista Carlos Brown. Otros que no se perdieron el convite fueron Federico Pinedo, Paula Bertol, Esteban Bullrich y Emilio Monzó, todos del PRO. Patricia Bullrich (Unión por Todos) y Fernando “Toti” Flores (Coalición Cívica), también dieron el presente.

Antes de las 18 ya se había instalado en la puerta del predio un pequeño stand de Unión por Todos, donde se repartían volantes y una especie de plataforma electoral. No faltaron los vendedores ambulantes de banderas, a veinte pesos cada una. La postal en Avenida Sarmiento 2704 era similar a la que se había visto en varios actos ruralistas en 2008: muchas señoras promediando los 70 años bien vestidas, maquilladas para la ocasión; muchos hombres mayores con traje; los que promediaban los 50 con una simple camisa, algunos con boinas de campo y otros con alguna bandera.

Pero si algo cambió en relación con 2008 fue que antes salían a la ruta y se exponían. En esta oportunidad, decidieron organizar un acto puertas adentro de la Sociedad Rural, casi como una metáfora de “amotinamiento”. “La Rural es patrimonio nacional. Acá está representado lo que produce el campo. Yo no tengo nada que ver con esto, pero me siento representada”, le dijo a Página/12 una señora que no quiso dar su nombre porque se trataba de este diario, aunque acordó aparecer en esta crónica como una “ruralista palermitana”.

“Esta Navidad no se pudo hablar en familia. Tuvieron la habilidad de dividir al pueblo. Tenemos que empezar a luchar para unir a la familia. Señora Presidenta, no hable de paz si no la practica”, exclamó, casi a los gritos, Alfredo De Angeli, en un discurso combativo y extemporáneo, como si estuviera a la vera de la ruta 14, en Gualeguaychú. Obviamente, cuando el ruralista hizo mención a la Presidenta, el público la insultó.

Muchos de los que asistieron a la Rural llevaron cartelitos parecidos a los que se utilizaron en los cacerolazos del 13 de septiembre y 8 de noviembre. “No a la semejanza con Cuba, Ecuador, Venezuela. Queremos libertad de expresión. ¿Volvemos a la época de Videla?”, decía un cartel. “¿Por qué sostiene que se vuelve a la época de la dictadura?, preguntó este diario a un cartógrafo de 68 años que no quiso decir su nombre. “Yo recorrí mucho el país, y vi miseria y pobreza.”

–¿Y cuál es el aporte de la Sociedad Rural? –le preguntó este diario.

–¿Qué va a aportar? Bueno, el capital siempre tiene poder. Pero acá el problema es el voto mendigo –respondió. A las 19.43, comenzó a cantar el Himno Nacional junto al resto de los participantes.

Antes de que el Momo Venegas diera su discurso, el locutor leyó una breve carta: “Estoy y siempre estaré con el campo. Firmado, Julio Cesar Cleto Cobos”. “Hoy que se le cayeron los números (de las encuestas), la vamos a enfrentar. Estamos por la libertad de expresión, por la propiedad privada”, expresó Venegas, y agregó: “En el campo hay un 45 por ciento de trabajo en negro, y eso es porque el Estado no manda inspectores. Seguiremos defendiendo al campo”. Venegas era el titular del Renatre, entidad encargada de realizar la fiscalización del trabajo informal en el campo, por delegación del Estado nacional, hasta que se cambió por ley. Venegas pagaba por año ocho millones de pesos en la supuesta fiscalización.

Tanto Pinedo, como (Patricia) Bullrich y Toti Flores hicieron uso de la palabra. Este último habló envuelto en una bandera con las insignias de la Sociedad Rural.

“La Sociedad Rural ocupa este predio desde 1875, con la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento”, lanzó Etchevehere. El público le respondió con aplausos y un ¡viva la patria! “No queremos ricachones que nos digan qué tenemos que hacer desde Puerto Madero. No queremos que nos señalen con el dedo, cuando los principales corruptos son ustedes”, concluyó, envalentonado frente a un público que no escatimó insultos hacia la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Federico Pinedo, Alfredo De Angeli, Luis Etchevehere, Gerónimo Venegas y Carlos Brown, a voz en cuello.
Imagen: Jorge Larrosa
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared