ECONOMíA › LA UIF SANCIONó A CINCO GRANDES BANCOS EN TRES AñOS, PERO AúN NO PUDO COBRAR LAS MULTAS

Las causas que duermen en la Justicia

La Unidad de Información Financiera multó a los bancos Galicia, BBVA-Francés, Más Ventas, Macro y HSBC por supuesta complicidad con operaciones de lavado, pero las entidades apelaron y la lentitud judicial les sirve como un blindaje.

 Por Fernando Krakowiak

La Unidad de Información Financiera (UIF) amplió sus facultades en los últimos años para investigar casos de lavado de dinero. El organismo coordina a nivel nacional los procedimientos de supervisión, fiscalización e inspección para combatir este delito y tiene autorización para querellar sin necesidad de que los jueces lo autoricen. Entidades financieras, transportadoras de caudales, servicios postales, inmobiliarias, aseguradoras, escribanos y contadores, entre otros, están obligados a reportarle cualquier tipo de transacción sospechosa. Su mayor poder de policía le permitió multar desde comienzos de 2010 a cinco grandes entidades por supuesta complicidad con operaciones de lavado. La lista incluye a Galicia, BBVA-Francés, Más Ventas, Macro y HSBC. Sin embargo, las entidades apelaron y desde entonces los expedientes permanecen en la justicia sin resolución y las sanciones no se han podido efectivizar.

- Galicia. El actual titular de la UIF, José Sbattella, asumió en febrero de 2010 y a fines de ese mes aplicó la primera sanción en la historia del organismo al fijarle una multa de 4,5 millones de pesos al Banco Galicia y dos de sus empleados, Enrique Mariano Garda Olaciregui y Eduardo Antonio Fanciulli. La sanción fue por no haber informado operaciones sospechosas de lavado de activos, tal como lo establece la ley 25.246, protagonizada por un cliente de la entidad que compró dólares por 2,2 millones de pesos entre 2003 y 2007, pese a no tener ingresos que lo justificaran. El banco y sus oficiales de cumplimiento apelaron ante la Cámara Nacional en lo Contencioso Administrativo y Federal. El caso recayó en los jueces de la Sala I, Clara María Do Pico, Carlos Manuel Grecco y Eduardo Rodolfo Facio, quienes se declararon incompetentes y remitieron la causa a un juzgado de primera instancia. La UIF presentó un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia cuestionando la decisión porque en este tipo de casos el organismo estatal que detenta el poder de policía ejerce como primera instancia. El máximo tribunal lleva casi tres años sin resolver y si llega a desestimar el pedido oficial la causa deberá finalmente recaer en primera instancia para comenzar de cero.

- BBVA Banco Francés. La UIF le aplicó dos multas en 2010. El 14 de septiembre de ese año, sancionó a la entidad financiera con 9,2 millones de pesos por no haber emitido un Reporte de Operación Sospechosa cuando el asesor de empresas Jorge Enrique Rodríguez recibió un depósito de 9,2 millones el 22 de noviembre de 2007. En esa ocasión, la UIF también multó con 9,2 millones al oficial de cumplimiento del banco, Miguel Angel Russo, encargado de reportar ese tipo de transacciones. El 13 de octubre de 2010, un mes después de la primera sanción, el organismo conducido por Sbattella multó con otros 39,4 millones al banco y con una cifra equivalente a Russo por no haber informado el depósito de 39,4 millones que recibió el empresario Jorge Pallavicino el 22 de noviembre de 2007, misma fecha en que se le acreditó el dinero a Rodríguez. Luego se supo que ambas operaciones estaban vinculadas a una maniobra aparentemente irregular que cometieron funcionarios del Ministerio de Economía al cancelar una deuda que no estaba debidamente acreditada con el grupo de aseguradoras extranjeras Accolade Pool. El banco y su oficial de cumplimiento apelaron la primera sanción ante la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Federal, integrada por Luis M. Márquez; José Luis López Castiñeira y María Claudia Caputti. También apelaron la segunda multa. En este caso, ante la Sala IV de la misma cámara, integrada por Marcelo Daniel Duffy, Jorge Eduardo Morán y Rogelio Wester Vincenti. Desde entonces, ambas sanciones quedaron en suspenso, habiendo transcurrido más de dos años.

- Banco Más Ventas. El 14 de septiembre de 2010, en la misma fecha en que le aplicó la primera multa al BBVA-Francés, la UIF multó también al banco salteño “Más ventas” con 6,9 millones de pesos y a su oficial de cumplimiento, Freddy Ricardo De Singlau, con otros 6,9 millones. El motivo de esas multas fue por no haber reportado un conjunto de operaciones realizadas por un cliente que compró dólares por 6,9 millones de pesos en esa entidad, pese a que no ejercía una actividad económica declarada que justificara el origen de los fondos. El banco Más Ventas y De Singlau apelaron ante la misma cámara que las otras entidades. Les tocó la Sala V, integrada por Guillermo Treacy, Pablo Gallegos Fedriani y Jorge Federico Alemany, quienes todavía no se expidieron.

- Banco Macro. El 9 de junio de 2011, la UIF multó al Macro con 718 mil pesos por considerar que incumplió su deber de reportar operaciones sospechosas de lavado de dinero. Por el mismo motivo, sancionó a los empleados de la entidad Juan Pablo Brito Devoto y Luis Carlos Cerolini, con 427 mil pesos y 291 mil pesos, respectivamente. El banco y los oficiales de cumplimiento apelaron ante la Cámara. En este caso les tocó la Sala III, integrada por Sergio Gustavo Fernández, Carlos Manuel Grecco y Jorge Esteban Argento. Desde entonces, no hubo resolución.

- HSBC. Al igual que el BBVA-Francés, el HSBC ya recibió dos multas. A mediados de agosto del año pasado, la UIF le aplicó al banco una multa de 31,7 millones de pesos y le fijó una sanción por el mismo monto a los oficiales de cumplimiento de la entidad. El banco había omitido reportar como sospechosas las operaciones realizadas por la firma consignataria rural Zerllafot Campos Salto entre septiembre y diciembre de 2007 por 31,7 millones. Zerllafot había sido constituida a fines de 2006, iniciando su actividad ante la AFIP en junio de 2007. Cuando abrió la cuenta en el HSBC, declaraba no tener empleados ni instalaciones propias y sus declaraciones juradas y facturación figuraban en cero, algo que no llamó la atención de la entidad financiera, la cual tampoco activó las alarmas cuando se realizaron los depósitos. El banco y los dos oficiales de cumplimiento apelaron ante la Cámara Nacional en lo Contencioso Administrativo y Federal. Una de las apelaciones recayó en la Sala I y las otras dos en la sala IV sin que hasta el momento haya habido ninguna resolución.

El 15 de diciembre, la UIF volvió a multar al HSBC por 15 millones de pesos y le aplicó una sanción equivalente al oficial de cumplimiento de la entidad. La decisión se tomó luego de comprobar que el banco no había informado una serie de operaciones realizadas por la Asociación Mutual de Panaderos Unidos del Tercer Milenio entre el 13 y 14 de junio de 2007 por 15 millones de pesos, un monto que no se correspondía con los ingresos declarados por la entidad. De hecho, la UIF informó que las operaciones denunciadas involucraron un monto total que superó en un 5800 por ciento al monto de los ingresos totales declarados por la asociación entre 2005 y 2006. El banco todavía tiene tiempo para apelar y cuando lo haga la multa quedará suspendida hasta que haya un fallo firme. Por lo tanto, podrá seguir sin pagar como el resto de las entidades financieras sospechadas de colaborar con el lavado de dinero.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La UIF ya le aplicó dos multas al banco HSBC durante el último año, pero no pudo cobrar ninguna.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.