ECONOMIA › KICILLOF NEGO HABER PEDIDO A LOS INDUSTRIALES QUE LIMITEN LOS AUMENTOS

“No les pusimos un techo”

El funcionario recordó que las paritarias son privadas y se negocian libremente. Les pidió a los empresarios que inviertan y no especulen.

“El Gobierno no está poniendo techo a los aumentos salariales en paritarias. Las paritarias son mayormente privadas y existen nuevamente en Argentina gracias a que este gobierno tuvo como una política central en materia salarial reflotar las paritarias libres entre representantes de empresarios y trabajadores”, aseguró ayer el ministro de Economía, Axel Kicillof. Les pidió a los empresarios que inviertan y no especulen. Además, sostuvo que el país no tiene problemas económicos graves, pero sí enfrenta desafíos y dificultades.

Consultado acerca de si era cierto que Cristina Fernández de Kirchner les pidió el viernes pasado a los directivos de la Unión Industrial limitar los aumentos salariales, el ministro planteó que “es una mala interpretación de algunas cuestiones que se discutieron”. En declaraciones radiales, Kicillof relató que “lo que dijo la Presidenta a los empresarios es que en las discusiones paritarias en lugar de estar mirando al Gobierno exclusivamente se dediquen a tener una discusión seria y responsable, del mismo modo que se les puede decir a los trabajadores, porque para que la industria y el país crezcan tiene que haber excelentes salarios, y este gobierno ha propiciado el crecimiento del salario real durante estos diez años”. En este sentido, enfatizó que el salario en los últimos años ha crecido más que los precios “medido como se lo mida” e insistió en que es interés del Gobierno “propiciar un crecimiento del salario real”.

Kicillof tildó de cordial y muy buena la reunión entre la jefa de Estado y la cúpula directiva de la UIA con la Presidenta. “Fue muy buena reunión, encontramos algunos puntos de contacto”, recalcó, aunque admitió que también hubo “algunos desacuerdos, por supuesto”. En este sentido, expresó que “lo que sí es cierto es que nosotros necesitamos y lo hemos requerido esta vez del sector industrial que en lugar de andar quejándose de tal impuesto o tal medida también pongan sobre la mesa sus propios deberes, sus propias obligaciones, que es pensar que para que la Argentina crezca necesitamos que en lugar de dedicarse a la especulación se dediquen a la inversión, a generar empleo, a ampliar la capacidad productiva, a mejorar la competitividad”.

Respecto de la situación económica, el ministro sostuvo que Argentina no tiene problemas graves, sino desafíos y dificultades y acusó a economistas y medios de prensa de haber orquestado una campaña para crear pánico y sensación de apocalipsis. “Muchas veces en Argentina hemos experimentado problemas económicos graves, no como lo que pasa actualmente que no los hay graves, hay por supuesto desafíos, dificultades, necesidades de avanzar en determinadas direcciones”, planteó. Respecto de las reservas, aclaró que “no habría que tener sobresaltos en las reservas excepto que experimentemos corridas cambiarias”. Por eso, dijo que “cuando hablan de Rodrigazo, de 2001, los economistas opositores más que estar analizando la realidad o la situación actual yo los veo mostrando su propio deseo de que eso ocurra para que el Gobierno esté en problemas”.

Al ser consultado sobre el nuevo índice de precios del Indec, el ministro elogió la metodología y les apuntó a las consultoras privadas. “El Indec, a diferencia de las consultoras privadas, tiene una metodología pública y recopila información que incluye miles de comercios y cientos de precios en todo el país, cuya metodología se encuentra entre los más altos estándares mundiales”, destacó. Kicillof criticó la gran dispersión de las mediciones de inflación de consultoras privadas e ironizó: “Parece una especie de dado que tiran al azar”.

“Hay tanta dispersión entre esos números, tanta falta de rigor, de explicación del método, que no hay que prestarles atención”, fustigó el ministro. En este sentido, remarcó que “si uno tomara por válidos esos números, con esa dispersión puede decir que la inflación es el doble o la mitad, así que no tienen la más pálida idea de lo que pasó con la variación de precios”. Por otro lado, cuestionó que esas estimaciones privadas no publiquen el desagregado de la información.

Kicillof señaló que en enero “algunos tipos de cambio subieron, otros bajaron, pero fue buena excusa para traducir todo eso en variaciones de precios, por lo menos en algunas empresas, tanto productoras como comercializadoras”. “Hubo una fuerte variación de precios que nosotros reconocimos porque el índice de precios de enero fue elevado, 3,7 por ciento”, admitió, e indicó que la inflación de febrero se va a publicar el 15 de este mes. Al respecto, evitó adelantar estimaciones al argumentar que “a diferencia de las consultoras privadas no estamos con el índice en una disputa de índole política, sino en un trabajo técnico”. Explicó que esa elaboración “lleva un tiempo y requiere 13 o 15 días el análisis y la confección final del índice, que es realmente el mejor en términos de cobertura que ha tenido Argentina, porque abarca todo el país”.

Compartir: 

Twitter
 

“No habría que tener sobresaltos en las reservas”, aseguró el ministro.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.