ECONOMíA › EL ORGANISMO CONFIRMO QUE INCORPORO LOS DATOS DEL IPCNU A SUS ANALISIS ECONOMICOS

El nuevo índice en los informes del FMI

El cambio representa una novedad con respecto a los reportes del organismo durante el año pasado, en los cuales reconocía esfuerzos del Gobierno en la mejora de las estadísticas, pero no tomaba el nuevo dato de inflación.

El FMI confirmó que en su predicción sobre la variación de los precios en 2015 y 2016 para la Argentina utilizó como insumo el índice de precios nacional que publica el Indec. Eso representa una novedad con respecto a los reportes del organismo durante el año pasado, en los cuales reconocía esfuerzos del Gobierno en la mejora de las estadísticas, pero no tomaba el nuevo dato de inflación. Son pequeñas señales de un capítulo complejo en la relación con el Fondo, por la reticencia del Gobierno a que el organismo intervenga en asuntos domésticos y los cuestionamientos de éste al viejo IPC-GBA. A mediados de mayo, los directivos del FMI tienen previsto volver a evaluar las estadísticas argentinas, sobre las cuales aplicaron una moción de censura hace más de dos años.

El subdirector para el Hemisferio Occidental del FMI, Nigel Chalk, en una conferencia de prensa realizada durante las reuniones de primavera del FMI y del Banco Mundial en Washington, se refirió al caso argentino, aunque minimizó el cambio. “Utilizamos el nuevo Indice de Precios al Consumidor del Indec por una razón técnica: porque la última vez que hicimos el WEO –el Informe Económico Mundial Fondo– no teníamos los últimos doce meses completos de las nuevas estadísticas. Siendo que ahora tenemos la información, la usamos”, señaló. Además, Chalk sostuvo que ayer los técnicos del Fondo “entregaron las últimas visiones de las estadísticas argentinas al directorio de la institución” y que a mediados del próximo mes se definirán los pasos a seguir. En este contexto, surge como posibilidad que se levante la censura.

Luego de una serie de advertencias, el FMI aplicó a las estadísticas argentinas una moción de censura en febrero de 2013. La lectura de esa medida es doble: por un lado, el Gobierno ha sido un fuerte crítico de las recetas de ajuste del organismo y rechaza, después de haber cancelado la deuda con el Fondo en 2006, la revisión de las cuentas públicas que prevé el Artículo IV. A la vez, el IPC-GBA, que concentraba las críticas del FMI, también era desacreditado por numerosos actores de la economía nacional, desde gremios hasta empresarios.

En vistas de esa situación, el Fondo empezó a aclarar en las proyecciones para las estadísticas del país que “se le pidió a la Argentina que adopte medidas reparatorias para mejorar la calidad de los índices de IPC y PBI”. Incluso afirmó que “el FMI está utilizando medidas alternativas, incluyendo datos producidos por analistas privados”.

La respuesta del Gobierno fue la creación del IPCnu, que debutó en febrero del año pasado. En su reporte económico de abril de 2014, el FMI señaló que “el nuevo IPCnu difiere sustancialmente del anterior IPC-GBA” y que “el directorio volverá a examinar este tema” en relación con la censura. Durante ese año, el Indec le respondió al staff del Fondo un conjunto de consultas metodológicas para avanzar en sus requerimientos formales. “La junta ejecutiva reconoció la implementación de todas las acciones especificadas que solicitó y los pasos tomados por las autoridades de Argentina para remediar la provisión inexacta de los datos”, señaló en diciembre el organismo a través de un comunicado.

Días atrás llegó otro gesto, con la publicación del informe económico mundial de abril. El Fondo retomó las proyecciones en materia de inflación, que había discontinuado durante 2014 porque el IPCNu ofrecía hasta ese momento variaciones entre períodos menores a los doce meses. Pronosticó un 18,6 por ciento para 2015 (bastante cerca de la estimación del Presupuesto Nacional que está en 15,6 por ciento) y un 23,2 por ciento para 2016. También volvió a recordar la serie de medidas exigidas por el organismo y adoptadas por el Gobierno en relación con las estadísticas. Además, el organismo estimó que la economía cerrará el 2015 con una retracción de 0,3 por ciento. En mayo los directivos del Fondo se volverán a reunir para analizar las estadísticas argentinas. El Gobierno espera que haya novedades positivas en relación con la moción de censura.

Compartir: 

Twitter
 

“Siendo que ahora tenemos la información, la usamos”, señaló Nigel Chalk, subdirector del FMI.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.