ECONOMíA › LAS RAMAS EXPORTADORAS DE LA INDUSTRIA NACIONAL SON LAS MAS AFECTADAS

El impacto que provoca el freno de Brasil

La baja de las ventas externas es en primer lugar por la caída de la demanda en el país vecino, más que por la devaluación del real. Por el lado de las importaciones, el efecto negativo no se concreta por la administración comercial.

La industria nacional registra en varios sectores impacto por el deterioro económico de Brasil. Los principales rubros afectados son los industriales exportadores, como los autos, bienes de capital, algunos alimentos, química y petroquímica. La baja de las ventas externas es en primer lugar por la caída de la demanda en Brasil, más que por la devaluación del real. Por el lado de las importaciones, el efecto negativo que podría verificarse por la mayor presión brasileña para colocar stocks no se concreta gracias a la política de administración comercial.

El comercio bilateral en siete meses se contrajo 16,4 por ciento a partir de una baja del 21,9 por ciento en las exportaciones y del 11,2 por ciento en las importaciones. Las distintas velocidades que experimenta la demanda de importaciones en cada país, mayor en la Argentina que en Brasil, generó que el déficit comercial nacional bilateral en el curso de un año se haya elevado de 396 millones a 1240 millones de dólares.

Según las previsiones oficiales, la economía del país vecino caerá 1,8 por ciento en 2015. Además, el real ya se devaluó 25 por ciento este año, lo que resta competitividad a la industria local. Miguel Bein, economista asesor del candidato presidencial, Daniel Scioli, analizó el jueves que “Brasil no está devaluando como una decisión de política económica, sino que está sufriendo la depreciación de la moneda porque está en un proceso de salida de capitales” y advirtió que “no hay que ir detrás de Brasil cada vez que devalúa”. En el mismo sentido se pronunciaron el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el titular del Banco Central, Alejandro Vanoli.

“El 50 por ciento de las exportaciones industriales de Argentina se dirigen a Brasil. Los alimentos con marca (elaborados), los productos de las economías regionales, el sector automotor y el autopartista, la metalmecánica y algunos textiles se ven afectados por la situación brasileña. De todas maneras, buena parte del impacto negativo sobre la manufactura argentina se ha venido adelantando desde el año pasado por la situación de los autos”, explicó a Página/12 el economista jefe de la UIA, Diego Coatz.

Uno de los principales riesgos en términos de empleo viene por el lado de las importaciones, que se abarataron por la devaluación del real. “Sabemos que a los sectores exportadores esta situación los complica más. Pero en las pymes todavía no se siente el impacto porque tenemos el comercio administrado. No percibimos una avalancha de productos brasileños. Esto muestra la importancia de contar con un comercio administrado”, enfatizó a este diario el presidente de Cgera, Marcelo Fernández.

“Está el ‘efecto ingreso’ que se vincula con la caída de la demanda de Brasil y el ‘efecto precio’ por la devaluación del real, aunque por lo general nuestro comercio se basa más en las señales de ingreso que precio. Los sectores afectados son autos, bienes de capital, gráficos, químicos y petroquímicos. A futuro también podría haber impacto por el lado de las importaciones, si es que se desarman las restricciones comerciales”, indicó a Página/12 Dante Sica, director de la consultora Abeceb.com.

Según los datos del Indec, las exportaciones de origen industrial con destino a Brasil cayeron en el primer semestre un 27 por ciento. Los autos, el rubro más importante, bajaron un 31 por ciento, y los que le siguen en relevancia, productos y químicos y manufacturas plásticas, lo hicieron en un 11 y 12 por ciento respectivamente. En esa línea también se redujeron las ventas de máquinas y aparatos y material eléctrico (-26 por ciento) y metales comunes y sus manufacturas (-29 por ciento). Entre otros productos de menor peso en el comercio están el caucho y sus manufacturas (-31 por ciento), textiles y confecciones (-32 por ciento). Por el lado de las manufacturas de origen agropecuario, los productos de molinería dirigidos a Brasil bajaron 13 por ciento, seguido por preparados de hortalizas, legumbres y frutas (-32), productos lácteos (-6), pescados y mariscos elaborados (-5), carnes y sus preparados (-17) y azúcar, cacao y artículos de confitería, cuyas exportaciones mermaron un 16 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

Dilma Rousseff y su ministro de Economía, Joaquim Levy, prevén que Brasil caerá 1,8 por ciento este año.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.