ECONOMíA › EL PLAN DEL CENTRAL PARA AMORTIGUAR EL IMPACTO DE LA MENOR LIQUIDACION DEL AGRO Y LA MAYOR DEMANDA DE PARTICULARES

Jugada para blindar las reservas internacionales

Apuesta a una intervención más activa en el mercado de futuros y a la recompra de Boden 2015. Volvieron a subir las reservas.

El Banco Central compró ayer en el mercado de cambios 85 millones de dólares, que permitieron incrementar el stock de reservas internacionales en 20 millones a 33.647 millones. Se trata de la primera intervención con saldo comprador en lo que va del mes, que le permitió interrumpir una racha de 14 días de pérdida de reservas. La menor liquidación del complejo agrexportador, el incremento en la demanda de empresas y particulares, y el pago por importación de energía explicaron en la primera mitad de agosto ventas del Central por 745 millones de dólares. Frente a esta situación la autoridad monetaria reforzó una serie de mecanismos destinados a disminuir el impacto de esa salida de fondos. Una intervención más activa en el mercado de futuros, que no implica desprenderse de dólares para sostener el tipo de cambio, la recompra de Boden 2015, título por el cual habrá que hacer un fuerte desembolso de reservas en octubre próximo, y el aumento de los depósitos minoristas en moneda extranjera son algunos de los paliativos. Las reservas se ubican un 7 por ciento por encima de diciembre de 2014.

En un contexto externo adverso, donde la economía de China desacelera su crecimiento e impacta en el precio de las materias primas y se aguarda por una suba en las tasas de interés en Estados Unidos, las fuentes genuinas de divisas comienzan a agotarse. El ingreso de dólares por la venta de soja se vio resentido en los últimos días frente a la caída en el precio de la oleaginosa. Sólo esta semana registró una caída de 11 por ciento en el Mercado de Chicago (ayer recuperó 4 por ciento). El menor crecimiento de China, principal demandante mundial de soja, intensificó esta semana la baja de la oleaginosa. En ese sentido, la devaluación del 4,6 por ciento que aplicó el Banco Popular chino sobre el yuan representa un menor poder de compra de ese país. A esto se suma la retención de granos que realizan algunos productores locales en su cruzada política contra el gobierno nacional.

“El sector oleaginoso y cereales registró ingresos de cobros de exportaciones de bienes por 8742 millones de dólares en el segundo trimestre, lo que implicó una caída de 11 por ciento respecto de lo observado en el mismo lapso de 2014”, según el Balance Cambiario que ayer difundió el Central.

La caída generalizada en los commodities tiene una faceta positiva para el Central. El retroceso del precio del barril de petróleo alivió los desembolsos para la importación de combustible. La relación es directa: a la baja de la cotización del barril a la mitad de su valor en el último año le correspondió un ahorro de igual cuantía al Estado. Según cifras de la Secretaría de Energía, en la primera mitad del año se desembolsaron 2865,4 millones de dólares por la importación de crudo y gas, un 51 por ciento por debajo de los 5881,7 millones pagados en igual semestre del año pasado.

Pese a estas adversidades, el Central mantuvo el stock de reservas por encima de los 33.500 millones de dólares. Desde el organismo sostienen que el balance “estuvo explicado principalmente por el incremento de las cuentas corrientes (en dólares) de las entidades financieras en el Central, como resultado del crecimiento de los depósitos en moneda extranjera”. Esta suba de los depósitos minoristas incluso logró compensar las ventas de divisas en el mercado de cambios hasta el mes pasado. La tensión preelectoral y la mayor demanda de divisas desequilibraron esa ecuación en lo que va de agosto y explican la caída de reservas, de 296 millones. La compra para ahorro acumula en todo este mes operaciones por 443,4 millones de dólares.

Con el objetivo de mantener la pauta de devaluación, que ofrece una señal al ahorrista acerca de una estabilidad de la moneda, el organismo incrementó su intervención en el mercado de futuros. El monto promedio diario negociado es de 1500 millones de pesos. Por último, para suavizar el impacto en reservas del pago del último vencimiento del Boden 2015, por unos 6500 millones de dólares, el Banco Central aprovechó la caída en el precio del título para recomprar parte de la serie y que los fondos quedaran en las arcas del Estado.

Compartir: 

Twitter
 

El Central compró 85 millones de dólares y las reservas subieron a 33.647 millones.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.