EL MUNDO › LA CANDIDATA JUEGA A GANAR EN OHIO Y TEXAS AL CARISMáTICO BARACK OBAMA

Para Clinton, “vivir o morir”

Las primarias de hoy en dos populosos estados de EE.UU. podrían ser decisivas en la disputa reñida entre los candidatos demócratas. Horas antes del segundo “supermartes”, Hillary atacó con todo a Obama en diversos temas.

 Por David Usborne *

Hillary Clinton trató de crucificar a Barack Obama en la víspera del crítico voto en Ohio y Texas. La candidata apuntó a un memo que se filtró supuestamente mostrando que la campaña de Obama le había hecho un guiño al gobierno de Canadá de que las promesas hechas para renegociar los tratados de comercio no deberían ser tomadas en serio. Con las encuestas mostrando que están empatados en los dos estados, Clinton ha estado aumentando sus ataques a Obama en temas que van desde el libre comercio, la salud, la economía a la seguridad nacional. Hoy puede ser “vivir o morir” para la ex primera dama, mientras trata de ponerle fin a la racha ganadora de Obama en once estados.

Ambos candidatos se han peleado furiosamente sobre el Nafta, el tratado de libre comercio entre Estados Unidos, Canadá y México, que para muchos ciudadanos de Ohio se ha convertido en un símbolo odiado de pérdida de empleos y de declinación económica. Ambos han prometido revisar el tratado y cualquier señal de poca sinceridad por parte de Obama podría dañarlo. Los votos de hoy pueden resultar decisivos. Según todos los cálculos, Clinton debe ganar en Ohio y en Texas para que sea viable su carrera por la nominación. A medida que el liderazgo de dos dígitos que tenía en los estados hasta mediados de febrero ha ido mermando, se encuentra luchando por su vida política.

Para John McCain, el voto de hoy en cuatro estados –Vermont y Rhode Island también van a las urnas– debería reforzar más su status como el presunto nominado republicano y llevarlo casi a alcanzar los 1191 delegados que necesita para ponerle un gancho y despachar al último rival que queda, Mike Huchabee.

El embrollo de comercio se centra en un memo de la embajada canadiense a Associated Press mostrando que un jefe asesor de economía de Obama ofreció reaseguros de que cualquier cosa que hubiera dicho en la campaña electoral “debía verse más como un posicionamiento político que una clara articulación de planes políticos”.

Aun antes de hacer su aparición de campaña en la Universidad de Ohio en Toledo ayer, Clinton reunió a los periodistas en su hotel y los instó a darle un trato justo investigando el memo. Sustituyan en la historia su nombre por el de Obama, dijo, y los medios seguramente no dudarían. “Si uno viene a Ohio y hace discursos que son muy críticos del Nafta, y luego descubrimos que el jefe asesor de economía ha ido a un gobierno extranjero y le ha dicho: ‘No le presten atención, esto es sólo retórica política’, creo que provoca problemas serios.”

El asesor, Austan Goolsbee, ha negado públicamente haber hecho ninguna de esas declaraciones. Sin embargo, la campaña de Clinton siguió presionando con el caso, envió una sarta de advertencias sobre el tema a los periodistas durante todo el día de ayer. También fue tomado por el gobernador de Ohio, Ted Strickland, al presentar a Clinton ante una multitud de 500 partidarios en el campus de la Universidad de Ohio. El memo revelaba que “su oponente no es muy serio sobre lo que está diciendo en Ohio sobre el Nafta, sino que es sólo retórica política”, dijo Ted Strickland en el escenario, junto a los partidarios de Clinton, incluyendo el actor Ted Danson. “Bueno, nosotros, la gente de Ohio, cree que usted debería decir lo que se propone y hacer lo que dice”, aclaró.

Un asesor que viaja con Clinton rechazó la idea de que ella tuviera que ganar tanto en Ohio como en Texas para continuar en carrera. “No hay un ‘debo’ mañana”, insistió Doug Hattaway, un importante vocero, añadiendo que seguía siendo una carrera entre ellos por el mayor número de delegados para la convención del partido.

Se necesitan 2025 delegados para que cualquiera de los candidatos demócratas definitivamente afirme la victoria. Según un recuento de AP, Obama actualmente tiene 1385 delegados, contra los 1276 de Clinton, superándola por más de 100. A raíz de esta misteriosa matemática de reparto de delegados, en Texas especialmente, ella debería ganar por amplios márgenes hoy para cerrar significativamente la brecha.

Con McCain seguramente nominado por su partido, los demócratas están cada vez más ansiosos por establecer su carrera por la nominación. Sin claras victorias esta noche, Clinton se puede enfrentar a pedidos para que se retire en favor de Obama. “Creo que el Día D es el martes” (por hoy), dijo el gobernador Bill Richardson, de Nuevo México, quien se retiró de la carrera en enero.

- De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12

Traducción: Celita Doyhambéhère

Compartir: 

Twitter
 

Tras la ola ganadora de su rival, Hillary optó por una campaña agresiva con la mira puesta en la elección de hoy.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.