EL MUNDO › DOS CADENAS PERPETUAS AL EX JEFE DE LA DINA POR EL ASESINATO DE PRATS

Crimen y castigo para Contreras

El ex jefe de la DINA de Pinochet fue condenado junto a otros siete agentes por el asesinato del general Carlos Prats y su esposa, que se habían refugiado en Buenos Aires.

 Por Manuel Délano *

Desde Santiago de Chile

La Justicia chilena condenó ayer a dos cadenas perpetuas al general retirado Manuel Contreras, ex jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), la policía secreta de la dictadura, por el asesinato del ex comandante en jefe del Ejército chileno Carlos Prats y su esposa, Sofía Cuthbert, cometido en Buenos Aires en 1974. Otros siete agentes de la DINA fueron condenados a penas de hasta 20 años de cárcel.

En un fallo de 506 páginas, el juez Alejandro Solís estableció que el doble crimen, ejecutado en Buenos Aires mediante una bomba detonada bajo el coche del matrimonio, fue perpetrado por la DINA, bajo las órdenes del general Contreras y ejecutado por agentes de este organismo. Además de las dos cadenas perpetuas (40 años de prisión cada una), el magistrado dictó una pena de veinte años de cárcel a Contreras como jefe de una asociación ilícita para cometer los asesinatos.

Conocido como El Mamo, el otrora ex hombre fuerte de la dictadura, a quien temían incluso militares de mayor rango y que sólo rendía cuentas en desayunos a diario al ex dictador Augusto Pinochet, acumula con esta condena 100 años de cárcel, que se suman a los otros 289 que han dictado otros jueces en su contra por otros 25 casos. De ellos, la Corte Suprema ha ratificado 57 años de cárcel para el ex jefe de la DINA. Solís también sentenció a dos penas de 20 años al ex número dos de la DINA, brigadier Pedro Espinoza, y dos penas de 15 años al tercero en la jerarquía de este organismo y ex jefe del departamento exterior, el general Raúl Iturriaga, ambos en retiro. A dos penas de 10 años cada una fueron condenados José Zara, Cristoph Willike y Juan Morales, mientras que el ex agente Jorge Iturriaga recibió dos penas de cinco años y Reginaldo De la Cruz, dos de 541 días.

El fallo incluye a la autora material del asesinato. María Inés Callejas, que detonó la bomba a distancia, ha sido condenada a dos penas de 10 años de cárcel y a 541 días adicionales por asociación ilícita. El día de los homicidios, Callejas estaba en otro coche en las cercanías del domicilio de Prats, acompañada por su marido, el estadounidense Michael Townley, también agente de la DINA, que instaló la bomba en el auto del general.

El asesinato de Prats y su esposa fue la primera operación internacional de la DINA, que también cometió atentados en Roma y Washington contra opositores al régimen militar. La operación comenzó el viernes 28 de septiembre de 1974, cuando el estadounidense Michael Townley, agente de la DINA, ingresó al garaje del general Prats y colocó una bomba bajo la caja de velocidades del Fiat 125 que usaba el militar.

El 30 de ese mes, al regresar Prats y su esposa a su casa de la calle Malabia 3305, en Buenos Aires, Townley detonó el explosivo por control remoto. Según el informe policial de la época, “los restos del automóvil se hallaban esparcidos en un radio de 50 metros” y se veían “restos calcinados de carne humana”. Townley participó luego en el atentado explosivo en Washington contra el ex embajador Orlando Letelier, fue capturado y hoy está bajo el sistema de protección a testigos.

Durante la dictadura, más de 3000 personas fueron asesinadas o desaparecidas por los servicios de inteligencia, organizados por el fallecido dictador general Augusto Pinochet. Otras 50.000 fueron torturadas, incluidos niños, según informes oficiales.

Actualmente, más de 600 ex represores están condenados o inculpados por cientos de casos. Sólo el general Contreras suma más de cien condenas, no todas ratificadas.

Las sentencias contra los responsables del asesinato del matrimonio Prats, dictadas 34 años después del doble asesinato, son las más drásticas que ha fallado la Justicia por casos de violaciones a los derechos humanos cometidas en la dictadura (1973-1990). Sólo un general había recibido con anterioridad una cadena perpetua. La defensa de los militares apelará en los próximos días.

“En estos años tuvimos tantas dificultades que de verdad parecía que no iba a llegar este minuto”, afirmó emocionada Angélica Prats, una de las hijas del matrimonio, al enterarse del fallo. “Esta condena hace justicia por todo lo que vivieron nuestros padres”, agregó. “El país ya conoce la verdad (...), el ejército también tiene claridad sobre los participantes: son siete militares que en servicio activo participaron de la muerte del comandante en jefe”, sostuvo su hermana, Cecilia Prats. Leal al ex presidente Salvador Allende, del que fue ministro del Interior y vicepresidente, el general Prats partió al exilio en septiembre de 1973, después del golpe militar, estableciéndose en Argentina, donde se dedicó a escribir sus memorias. Prats era un militar constitucionalista, con fuerte ascendiente en la oficialidad, y Pinochet, que lo consideraba un peligro para su régimen, lo mantuvo bajo permanente vigilancia, lo que facilitó el atentado de la DINA.

* De El País, de Madrid. Especial para PáginaI12.

Compartir: 

Twitter
 

Manuel Contreras, ex hombre fuerte de la dictadura chilena.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.