EL MUNDO › HASTA EL VATICANO LO RETó Y AHORA EL PRIMER MINISTRO ITALIANO ESTá FURIOSO

Nuevas fotos de las chicas Berlusconi

Las fotografías de las jóvenes invitadas a la residencia de Cerdeña del Cavaliere fueron publicadas ayer. Berlusconi estaría furioso con su abogado por dar a entender que las chicas podrían haber cobrado para ir a las fiestas.

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, dijo ayer en una llamada telefónica realizada supuestamente a su abogado, Niccolo Ghedini, que algunos medios de comunicación “son unos desgraciados”. Nuevas fotografías de las jóvenes invitadas a la residencia de Cerdeña del Cavaliere fueron publicadas ayer por el semanario L’Espresso, del grupo La Repubblica.

Por su parte, el Vaticano le pidió al premier que ofrezca explicaciones “lo antes posible” sobre los escándalos en torno de su vida privada, tras las revelaciones de festines con lindas jóvenes.

La supuesta conversación telefónica de Berlusconi con su abogado Niccolo Ghedini, también diputado del Pueblo de la Libertad (PDL), fue grabada por el canal satélite italiano Sky cuando recogía imágenes de las mesas antes de comenzar los trabajos del Consejo Europeo en Bruselas, donde se encuentra el primer ministro. En el video grabado por la televisión se ve a Berlusconi sentado y ordenando papeles y con la otra mano sujetando el celular y charlando supuestamente con su abogado.

“Son cosas que no he dicho jamás. Nunca hablé de un oscuro complot, nunca dije que fuera espiado y nunca dije que mi abogado se hubiera vuelto loco. Estos son unos desgraciados”, afirmó en referencia a ciertos medios de comunicación. El diario La Stampa aseguró ayer que el primer ministro está furioso con su abogado. El abogado Ghedini refirió anteayer en el periódico Corriere della Sera que en el caso de que fuera cierto que las chicas hubieran sido pagadas para acudir a las fiestas de Il Cavaliere, al fin y al cabo Berlusconi “era el usuario final y por tanto en ningún caso sería punible penalmente”. “Pero vamos Niccolo, ¿pero es posible que puedas pensar una cosa semejante de mí?”, preguntó Berlusconi. “Si es así, me ofendo yo, ahora llamo a Bonaiuti (su asesor) y hacemos un comunicado. En 30 minutos intervengo, adiós”, concluyó.

En un editorial, el diario de la Conferencia Episcopal Italiana, L’Avvenire, reconoció que “es necesario aclarar lo antes posible el conjunto de interrogantes que formulan los adversarios políticos así como una parte de la opinión pública que en principio no se opone a él”. El nuevo escándalo que salpica a Berlusconi estalló esta semana tras las confesiones de una hermosa mujer de haber sido pagada por pasar la noche en el palacio Grazioli, la mansión privada del jefe de gobierno en Roma.

Según una de las jóvenes, Patrizia D’Addaria, en dos ocasiones le prometieron dos mil euros para asistir a una fiesta en la residencia romana. “Sirvieron pizza y champán, cantó y contó chistes”, contó sobre la primera cita. Aseguró que grabó las conversaciones que sostuvo con Il Cavaliere cuando lo volvió a ver la segunda vez, y entregó las grabaciones a la Justicia, que indaga a la persona que pagó sus servicios, Giampaolo Tarantini, conocido de Berlusconi.

A pocos días de la cumbre del 8 y 10 de julio del G-8, a la que asistirán los líderes de las ocho mayores naciones industrializadas, entre ellos el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el escándalo debilita la figura internacional del jefe de gobierno italiano. Berlusconi, que considera tales informaciones “basura”, acusa a la prensa, e inclusive al mayor diario del país, al conservador Il Corriere della Sera, de haber divulgado “falsedades”, aunque no presentó ninguna denuncia hasta ahora ante la Justicia.

“Para mí está todo clarísimo. Se trata sólo de basura y no pretendo responder. Olvidemos estas bobadas. Hablaremos en Italia”, dijo Berlusconi a la prensa italiana, en el marco de la cumbre de líderes de la Unión Europea (UE) que se celebra en Bruselas, Bélgica. Berlusconi se refirió así a la investigación iniciada por la Fiscalía de Bari, sur de Italia, de la empresa Tecnhospital por un caso sobre contratos de material hospitalario, uno de cuyos dueños presuntamente reclutaba a jóvenes para las fiestas del mandatario.

En las últimas semanas, la prensa italiana multiplicó las revelaciones y los testimonios sobre la vida disipada del jefe del gobierno, sus relaciones con una joven que era menor de edad cuando empezó a frecuentarla y las fiestas organizadas en sus lujosas residencias de Roma y Cerdeña en compañía de jóvenes remuneradas por sus prestaciones. Varios medios de prensa así como la oposición de izquierda exigen a Berlusconi, de 72 años, con fama de ser mujeriego, que aclare la situación.

Berlusconi aseguró ayer que su gobierno “no caerá por las tramas judiciales ni por los ataques mediáticos”, a los que atribuye maniobras y campañas para tratar de acabar con su carrera política.

Compartir: 

Twitter
 

Una mujer en Roma lee el reportaje a la chica que dijo que le ofrecieron dinero para ir a la fiesta de Berlusconi.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.