EL MUNDO › EL PROYECTO DE SALUD UNIVERSAL DE OBAMA ESTá MáS CERCA DE CONCRETARSE

La reforma sanitaria logró media sanción

El paquete, diseñado para ampliar la cobertura médica al 96 por ciento de la población norteamericana, fue aprobado en la Cámara de Representantes con una ajustada mayoría de 220 a 215 legisladores. Fue vital el último empujón de Obama.

 Por Guy Adams *

Desde Los Angeles

La empujó hasta el final el presidente Barack Obama, aun durante la feroz discusión política que duró hasta casi la medianoche en la Cámara de Representantes. Después de meses de negociaciones e incesantes altibajos, ayer el proyecto de reforma del sistema salud consiguió media sanción en la Cámara baja. Fue un resultado ajustado, pero la iniciativa quedó un paso más cerca de hacerse realidad.

El paquete, diseñado para ampliar la cobertura médica al 96 por ciento de la población norteamericana, logró ser aprobado en la Cámara de Representantes con una ajustada mayoría de 220 a 215 legisladores. El empujón final lo había dado Obama unas horas antes cuando les pidió “responder al llamado de la historia” y apoyar el proyecto que ya se convirtió en su máxima prioridad doméstica.

Aplausos, gritos y risas se escucharon en el piso de la Cámara baja a las 23.15 del sábado. Hacía varias horas que el debate iba y venía sin más resultados. Pero exactamente a esa hora la presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi, dio por terminada la elección y anunció la votación del proyecto de dos mil páginas. La aprobación fue inmediata y, según los que apoyaban la ley, lo fue gracias a Pelosi. Una vez que la sesión había terminado, algunos legisladores demócratas le pidieron a la líder de la mayoría que firmaran sus copias del texto.

“Este es un momento histórico para nuestro país y para las familias norteamericanas”, aseguró Pelosi, comparando la reforma de salud al paquete de seguridad social que fue aprobado en 1935. Los asesores demócratas habían pasado todas las horas de los últimos días consiguiendo y confirmando el apoyo de todos sus compañeros de bancada. El sábado a la noche, 219 demócratas votaron a favor de la reforma y los acompañó un sólo republicano, Joseph Caz.

Los otros 176 republicanos y los 39 demócratas de la línea más conservadora del partido votaron en contra. Más tarde Caz, un congresista que representa un distrito de Nueva Orleans de base progresista, explicó que había decidido sumarse a la iniciativa oficial después de que se aprobara una enmienda que limitaba el financiamiento federal para abortos. Sin mencionar ese detalle, Obama celebró la media sanción como una movida política histórica. “Oportunidades como ésta llegan quizás una sola vez en cada generación”, destacó el mandatario norteamericano. Más relajado, aseguró que está totalmente confiado en que el Senado estadounidense aprobará la reforma del sistema de salud y que él podrá promulgar los cambios antes de festejar Año Nuevo.

Pero a pesar del optimismo inicial del mandatario, los analistas estadounidenses ya adelantan que la reforma enfrentará un debate aún más duro en la Cámara alta, donde algunos demócratas del ala más conservadora del partido tienen reservas que podrían hacer peligrar la aprobación del proyecto, tal cual como salió planteado de la Cámara de Representantes.

Según el texto, que recibió media sanción el sábado a última hora, cada ciudadano norteamericano estará obligado a tener una cobertura médica; de no hacerlo, podrá ser sancionando. Todos los empleados, excepto los que posean una pequeña pyme, deberán cubrir a todos sus trabajadores en relación de dependencia. El Estado se ocupará de crear un mercado nacional, en el que las personas y las empresas podrán comparar las aseguradoras privadas con la nueva opción pública, un plan brindado por una empresa estatal que ofrecerá servicios más económicos.

Será ilegal que las aseguradoras médicas nieguen cobertura a alguien por contar con una condición médica presupuestando o que interrumpan la cobertura de un cliente porque éste se enfermó. Si se aprueba en el Senado la reforma, las aseguradoras no seguirán estando exentas de las leyes “anti-triaste”, que buscan evitar que las grandes empresas que controlan un mercado se pongan de acuerdo para fijar precios.

El impacto de la reforma había sido discutido ferozmente en los últimos meses. Como parte de las negociaciones, la Cámara baja votó el sábado por la tarde una enmienda de último momento para prácticamente restringir el financiamiento de abortos. La enmienda salió aprobada por 240 a 194 votos, una mayoría más holgada que la que recibió más tarde la reforma integral. La opción pública sólo cubrirá esos procedimientos médicos en muy pocos y extremos casos, por ejemplo si la mujer fue violada.

Además para los republicanos los cambios propuestos por Obama encaminan el país hacia una economía controlada por el Estado. “Más rápido de lo que piensan vamos a ver cómo el gobierno se apodera por completo de nuestro sistema de salud”, advirtió la representante opositora Cientos Mayor. El plan costará un poco más de un billón de dólares en la primera década.

Según estimó la bipartidista Oficina de Presupuesto del Congreso, en los próximos diez años la reforma habría garantizado la cobertura a 36 millones de ciudadanos más, reduciendo el número del 17 al 4 por ciento de la población total. “La reforma les ofrece a todos, sin importar sus ingresos o su condición social, la tranquilidad de saber que podrá tener acceso a una cobertura médica acorde con sus capacidades financieras”, explicó el congresista John Dingell.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente Obama (centro) junto a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.