EL MUNDO › OBAMA INTENTA LEVANTAR UN CONGELAMIENTO DE 200 MILLONES DE DóLARES PARA AYUDAR A CISJORDANIA Y GAZA

Ayuda sí, pero sin reconocimiento de Estado

El Departamento de Estado busca destrabar los fondos retenidos por el Congreso y mantiene discusiones “intensivas” con los arquitectos del congelamiento, dos comités conducidos por republicanos en la Cámara de Representantes.

 Por Donald Macintyre *

Desde Jerusalén

Una preocupada administración Obama aumentó los esfuerzos por persuadir a los legisladores de Estados Unidos para que levanten un congelamiento de 200 millones de dólares para ayuda a Cisjordania y Gaza. Los líderes palestinos dijeron ayer que la falta de financiamiento estadounidense ya estaba golpeando los proyectos sociales. La condena a la asistencia está amenazando a una serie de proyectos que van desde la distribución de alimentos al entrenamiento de maestros y abastecimientos médicos, incluyendo un plan de 5 años para mejorar los servicios médicos palestinos.

El congelamiento –revelado primero el sábado por The Independent y confirmado por el Departamento de Estado y el Congreso en las últimas 24 horas– fue impuesto en agosto por los legisladores estadounidenses halcones y pro Israel, mientras el presidente palestino, Mahmud Abbas, planeaba su lucha para el reconocimiento del Estado palestino, actualmente alojado en el Consejo de Seguridad de la ONU.

La medida fue fuertemente criticada no sólo por los ministros en Ramalá sino por el secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, y el enviado de la comunidad internacional para Medio Oriente, Tony Blair. Hassan Abu Libdeh, ministro de Economía palestino, dijo ayer que había sido oficialmente informado por Usaid, la agencia de asistencia extranjera del gobierno de Estados Unidos, que los dos proyectos por 55 millones y 26 millones estaban cajoneados. Cincuenta personas ya habían sido despedidas y otras 200 lo serían para noviembre debido al retraso en el financiamiento de los proyectos.

“Sentimos mucho esta decisión del Congreso estadounidense, que creemos vino a sabotear nuestra habilidad para establecer un estado palestino”, dijo Abu Libdeh. “Esta es una medida política que refleja una parcialidad ciega contra los intereses palestinos y no ayudará a los esfuerzos de la administración Obama por reanudar las negociaciones israelíes-palestinas.” El Dr. Fathi Abu Moghli, ministro de Salud, dijo anoche que 35 a 40 empleados administrativos y personal técnico trabajando para el equipo de desarrollo de salud financiado por Usaid, ya habían recibido un preaviso de despido de un mes. Esperamos ansiosamente que el gobierno estadounidense pueda liberar este dinero”, dijo y añadió que los proyectos individuales en Jerusalén oriental y en los hospitales de Cisjordania podrían caerse si los fondos seguían estando retenidos.

Los comenatarios del ministro fueron hechos después de que la vocera del departamento de Estado, Victoria Nuland, reconoció el lunes que la administración estaba en discusiones “intensivas” con los arquitectos del congelamiento, que incluyen dos comités conducidos por republicanos en la Cámara de Representantes. Ella dijo que mantener la asistencia fluyendo “no sólo era en el interés de los palestinos, es en el interés de Estados Unidos y también en el interés de Israel”.

Brad Goehner, vocero del comité de la Cámara en Asuntos Exteriores, dijo que la movida había sido una “herramienta de control congresional” para permitir más análisis sobre cómo se gastaba el dinero, pero luego se añadieron una serie de factores políticos que –dijo– “tenían que tomarse en consideración”. Estos incluían la declaración de Abbas en la ONU, los hasta ahora fallidos intentos de reconciliación Fatah-Hamas y el rechazo de los palestinos de la exigencia del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, de que explícitamente reconocieran a Israel como un “estado judío”.

Panetta dijo en Tel Aviv el lunes que éste era “el momento exactamente equivocado” para que el Congreso retuviera los fondos para los palestinos “en un punto en que los estamos instando a los palestinos e israelíes a sentarse a negociar un acuerdo de paz”.

Blair dijo: “Aun si uno está completamente en contra de la declaración de los palestinos en la ONU, esta no es la forma correcta de responder porque está dañando al pueblo palestino y también dañando todas las cosas que en los últimos años hemos apoyado fuertemente.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

La administración de Obama negocia con el Congreso reanudar la ayuda económica a Gaza y Cisjordania.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.