EL MUNDO › EL LíDER DE LA DERECHA GRIEGA CAPITALIZó LA CRISIS DE LOS SOCIALISTAS

Antonis Samaras, el oportunista

El partido que dirige, Nueva Democracia, aventaja al Pasok socialista en más de diez puntos en los sondeos. El líder conservador denunció la "dosificación" errónea de las medidas económicas aprobadas para enfrentar la crisis.

Antonis Samaras, presidente del partido conservador griego Nueva Democracia, ganó protagonismo a costa de la caída de Giorgos Papandreu.

En los últimos días, Samaras insistió con que su formación iba a negociar un gobierno de unidad si renunciaba el premier. "Estoy dispuesto a contribuir a una solución. Le dije a Papandreu que dimitiera y formase un gobierno de transición", repetía el líder de la derecha cada vez que se encendía una cámara. Después de varios pasos en falso, el jefe de Estado socialista se decidió por la salida del gobierno.

Ironías de la historia, Samaras, de 60 años, era el compañero de dormitorio de Papandreu durante sus estudios en Amherst College en Estados Unidos, antes de ubicarse en la vereda opositora. El partido que dirige, Nueva Democracia (ND), que aventaja al Pasok socialista en más de diez puntos en los sondeos, regresó al ruedo político aprovechando los reveses del gobierno, dos años después de una humillante derrota electoral y luego de años de despilfarros y negociados.

Fue en ocasión de ese revés electoral que Samaras logró tomar las riendas del partido que había dejado en 1992 por intransigencia nacionalista. Le quitó el cargo a Dora Bakoyanis, hija de Constantinos Mitsotakis, el primer ministro conservador contra quien obró para precipitar su caída en 1993. En junio, a pesar de las presiones de los acreedores de Grecia y de una propuesta de Papandreu, Samaras rehusó una primera propuesta de formar un gobierno de coalición y pidió sin descanso elecciones anticipadas mientras el país se hundía cada vez más amenazado por la quiebra.

Pero a medida que el espectro de la cesación de pagos se acercó, la actitud de Samaras puso nuevamente en las últimas semanas a Nueva Democracia en el rol de garante de un arraigamiento europeo de Grecia, como lo fue en el pasado y que permitió entonces el ingreso en enero de 1981 de Atenas a lo que era la Comunidad Económica Europea.

Este retoño de una gran familia oriunda del bastión conservador de Mesinia, en el Peloponeso, pasó dos años denunciando la cura de austeridad impartida a los griegos por el gobierno socialista por los dictados de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio del rescate financiero que salvó al país de la bancarrota en mayo de 2010.

El miércoles pasado, Samaras dio un giro al declararse dispuesto a respaldar el acuerdo de fines de octubre en Bruselas para rescatar a Grecia, pero sin embargo el sábado continuaba rehusándose a firmar un "cheque en blanco" sobre las nuevas medidas de austeridad que el país tiene que llevar a cabo, en contrapartida de la ayuda.

El líder conservador denunció la "dosificación" errónea de las medidas y la primacía dada al rigor, so pena, según él, de asestar un golpe fatal a la economía. Uno de sus consejeros dice que Samaras querría, frente a la avalancha de empresas que se declaran en bancarrota, bajar los impuestos a las compañías.

Samaras hartó considerablemente a los europeos, y a su propia familia política, que ya desconfiaba de este ex ministro de Relaciones Exteriores por su extrema rigidez y su apego a una línea durísima en la disputa con la ex república yugoslava de Macedonia, paralizada desde 1991. Sus partidarios, así como sus detractores, no dejan de recordar que es el bisnieto de la novelista para niños Penelope Delta, inspiradora del patriotismo griego antes de la guerra que alimentó, y continúa haciéndolo, a generaciones enteras de niños griegos. Según la historia oficial de la familia, Penelope Delta se suicidó el día en que las tropas alemanas entraron en Atenas.

Desde los 26 años, Samaras es diputado de Mesinia. En 1989 obtuvo su primer ministerio, el de Finanzas, en el gobierno de unión nacional de Tzannos Tzannetakis, formado entonces para hacer caer al padre del actual primer ministro, Andreas Papandreu. En 1992 fue excluido de Nueva Democracia por nacionalismo extremo sobre el tema de Macedonia. Creó entonces el partido nacionalista Politiki Anixi (Polan, Primavera Política), pero sin lograr imponerse en la arena política. Se reintegró en 2004 a las filas de ND, partido que reagrupó sus alianzas para hacer caer a los socialistas en el poder. Fue elegido eurodiputado y luego ministro de Cultura en enero de 2009 en el gobierno de Kostas Karamanlis.

Compartir: 

Twitter
 

En junio, Samaras rehusó una primera propuesta de formar un gobierno de coalición con los socialistas.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.