EL MUNDO › EL PREMIER CHINO LE DIJO A LA CANCILLER ALEMANA QUE VAN A AYUDAR, PERO NO DIJO CóMO

China no va a ir al rescate de Europa

China no tiene ni la intención ni la capacidad de “comprar Europa”, declaró Wen Jiabao durante un foro económico en Cantón, en el que participó junto a Merkel, en el segundo día de la visita de la canciller alemana.

En Occidente, a los chinos se les atribuye una paciencia casi infinita, pero eso no significa que sea inagotable. De hecho, podría estar llegando a su límite, porque parece que Estados Unidos y Europa han abusado de la paciencia china al pensar que sus reservas de divisas los iban a sacar de la crisis. Así se desprende de las palabras del primer ministro, Wen Jiabao, instando a la canciller alemana Angela Merkel a solucionar de forma “urgente” la crisis de la deuda soberana, que ha llevado a Grecia al borde de la bancarrota y se ensañó con Portugal, Italia y España.

Para China, que tiene en el Viejo Continente el principal mercado de sus exportaciones, es una prioridad resolver la delicada situación económica que sufre la Unión Europea. Pero eso no significa que el régimen de Beijing vaya a darle un cheque en blanco a Bruselas para salir del atolladero mediante la adquisición de su deuda pública.

De hecho, China aún no ha decidido su participación en el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) ni en su recién creado organismo sucesor, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEE), encargados de rescatar a los Estados con problemas. “A través del Fondo Monetario Internacional (FMI), estamos investigando y evaluando la forma de involucrarnos más profundamente en resolver el problema de la deuda europea”, explicó Wen Jiabao sin dar más detalles.

China no tiene ni la intención ni la capacidad de “comprar Europa”, declaró Jiabao durante un foro económico en Cantón, en el que participó junto a Merkel, en el segundo día de la visita de la canciller alemana al gigante país asiático. Wen destacó la voluntad de su país de ayudar a Europa a superar la crisis de la deuda, pero lamentó que “algunos piensen que esto significa que China quiere comprar Europa”.

“Es una preocupación que no se corresponde con la realidad. China no tiene esa intención y carece de la capacidad para hacerlo”, agregó, pese a que las empresas chinas multiplican las adquisiciones en el Viejo Continente. El primer ministro había subrayado el jueves en Beijing “la urgencia” de Europa en resolver su crisis de deuda e indicó que China deseaba una “mayor participación” en los dos mecanismos de rescate implantados por la Unión Europea, el FEEF y su sucesor a partir de julio, el MEE. Merkel, por su parte, trató de enviar un mensaje de tranquilidad sobre la viabilidad del euro y la capacidad de Europa para superar la crisis, asegurando que las reformas van por el buen camino.

El premier chino destacó que su país está dispuesto a elevar el nivel de su comunicación con Alemania a través de los mecanismos existentes de cooperación bilateral financiera, y también a mantener un estrecho contacto con todas partes interesadas para abordar el problema, añadió.

China poseería más de 550.000 millones de dólares de deuda soberana europea, según las informaciones de expertos no confirmadas oficialmente.

En el foro que se celebra en Cantón participaron, además de los jefes de los gobiernos chino y alemán, los presidentes de Siemens, Peter Löscher, y de Volkswagen, Martin Winterkorn, así como el presidente del fabricante chino de ordenadores Lenovo, Yang Yuanqing, y el de China Development Bank, Chen Yuan. El primer ministro chino intentó en esta reunión tranquilizara a sus interlocutores sobre el respeto a la propiedad intelectual en China, primer mercado mundial de la falsificación.

“Aunque sólo llevemos 30 años de reformas, nos damos cada vez más cuenta de que la protección de la propiedad intelectual no está únicamente reservada a los extranjeros, sino que beneficia también a China”, aseguró el jefe del ejecutivo chino. Así lo hizo saber el premier en la conferencia de prensa que brindó junto a Merkel en la histórica sede del Palacio del Pueblo de Beijing.

Merkel reveló en una reunión con la prensa que Irán también estuvo en la mesa de discusión con la dirigencia china, un tema de su agenda que concita especial relevancia no sólo para Berlín, sino también para otras importantes capitales de Occidente. Afirmó, al respecto, que también mantuvo “largas” conversaciones con el presidente chino, Hu Jintao, sobre la imposición de sanciones a Irán por su amenaza de bloquear el estrecho de Ormuz, vía fundamental para el flujo de petróleo, y por su política nuclear.

La canciller alemana, que afirmó no querer eludir la cuestión de los derechos humanos durante esta visita, esencialmente económica, no pudo sin embargo entrevistarse con determinadas personas debido a los impedimentos por parte del poder comunista chino. Mo Shaoping, abogado del encarcelado Premio Nobel de la Paz, Liu Xiaobo, afirmó que la policía le impidió el jueves acudir a una recepción en la embajada alemana en honor de la canciller, y a la que había sido invitado. Merkel se entrevistará el sábado con el obispo católico de Cantón, antes de regresar a Alemania.

Compartir: 

Twitter
 

Merkel con Wen Jibao en una fábrica de tuneladoras en Cantón, durante la visita oficial de la alemana.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.