EL MUNDO › LOS EUROPEOS DEBATEN COMO PROTEGER EL EURO

Piden un fondo mayor

La Unión Europea (UE) parece convencida de que ya no basta con la dotación de los fondos de rescate actuales: los ministros de Economía de la Eurozona prepararán en una reunión hoy en Copenhague munición de grueso calibre, hasta quizás un billón de euros, para proteger a la moneda única e intentar albergar en un metafórico “bunker preventivo” a España e Italia.

No todos los socios están totalmente de acuerdo, pero al final se buscará –como es habitual en las reuniones del bloque– una fórmula de consenso que combine el “soft power” europeo, el poder del diálogo de los diplomáticos, con algo de presión para que la UE logre salir de la zona de turbulencias en la cual se halla desde el estallido de la crisis financiera internacional, extendida después a la economía real, hace casi un lustro.

Tras el rescate de Grecia (dos veces), de Irlanda y de Portugal, por la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI), Europa busca ahora taponar a toda prisa la fuga de agua que, ocasionalmente, reaparece por las grietas de las economías italiana y española colocando sus respectivas primas de riesgo en las onduladas crestas de una montaña rusa.

Aunque oficialmente nadie quiere generar un pánico innecesario que alimente todavía más el apetito especulador de los mercados y de las agencias internacionales de calificación, entre bastidores de la Comisión Europea se admite que Madrid y Roma son el nuevo dolor de cabeza. “España e Italia preocupan y mucho”, comentó este lunes el comisario de Competencia del bloque y vicepresidente del Ejecutivo de los 27, Joaquín Almunia, en un encuentro con la prensa española en Bruselas. Italia lleva años con bajo crecimiento y su deuda pública es demasiado elevada, recordó Almunia.

Pese a que el gobierno de Mariano Rajoy logró de Bruselas una leve flexibilización en sus objetivos de reducción del déficit público para este año (un 5,3 por ciento del Producto Interno Bruto –PIB–, en lugar del 4,4 prometido inicialmente), el país no tiene mucho más margen de acción: el comisario de Economía del bloque, Olli Rehn, no hará más concesiones si España no cumple sus deberes fiscales. El país debe sacar otra vez la tijera para ahorrar este año 5000 millones de euros extra. El gobierno conservador afirma que sólo una flexibilización del mercado laboral podría reducir el elevado de-sempleo (cercano al 24 por ciento, con una de-socupación juvenil en torno del 50 por ciento).

El debate sobre cómo saldrá adelante la economía española, que este año entrará en recesión, según las previsiones del gobierno, se yuxtapone al análisis más general en toda Europa centrado en la disyuntiva entre crecimiento o ajuste para cumplir con las normas de Bruselas en aras del equilibrio fiscal que promueve el último tratado de austeridad europeo, firmado al margen de Londres y Praga.

“Sin duda preocupa (a la Comisión de Bruselas) la situación de países que tienen dificultades para encontrar una senda de crecimiento, que son muchos, no son sólo Italia y España, ni están sólo en el sur (de Europa), pero es verdad que esa preocupación, que es extendida, está fundada. No es fácil disiparla, porque no se encuentra una senda de crecimiento estable, sostenible, si no se pone orden en las cuentas públicas”, comentaba Almunia.

Mientras los expertos discuten si hacen falta más políticas de estímulo de la demanda o si únicamente vale la fórmula alemana del ajuste fiscal, los ministros del Eurogrupo analizarán hoy cómo reforzar los mecanismos de protección del euro para erigir un muro, lo más infranqueable posible, en torno de España e Italia. Las propuestas a debate en el Consejo Ecofin informal de Dinamarca, país que ostenta la presidencia semestral rotativa de la UE, abarcan un espectro de cantidades que van desde los 700.000 millones de euros hasta los 940.000 millones de euros. Lo que no se sabe es la manera de lograrlo.

La cuestión es decisiva, pues el refuerzo del ariete europeo para proteger al euro es un reclamo que desde hace meses vienen haciendo desde la administración Obama en Estados Unidos, pasando por Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), o esta misma semana Angel Gurría, director de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Parece que, al final, se podría imponer una solución intermedia, según propone Berlín: la UE dispondría de un cortafuegos de más de 700.000 millones de euros al combinar los 500.000 millones del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE, permanente) con los 200.000 millones ya comprometidos para Grecia, Portugal e Irlanda, del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF).

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

ESCRIBEN HOY

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.