EL MUNDO › SALUDO LA POSICION DEL GOBIERNO DE EE.UU. ANTE EL CAPITOLIO

Maduro no quiere sanciones

El jueves por la noche, el gobierno estadounidense descartó la aplicación inminente de sanciones contra funcionarios del gobierno venezolano, pese a los esfuerzos en este sentido de las dos cámaras del Congreso norteamericano.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, saludó ayer la decisión del gobierno de Estados Unidos de descartar por el momento la aplicación de sanciones contra funcionarios de su gobierno, pese a los esfuerzos en contrario del Congreso de Washington, y formuló un llamado a “la sensatez” al país del norte. “Saludo la posición del gobierno de Estados Unidos”, declaró en un acto oficial en la casa de gobierno, donde aplaudió los dichos de la secretaria de Estado adjunta para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, quien dijo que no es el momento de aplicar sanciones contra Venezuela.

El jueves por la noche, el gobierno estadounidense descartó la aplicación inminente de sanciones contra funcionarios del gobierno venezolano, pese a los esfuerzos en este sentido de las dos cámaras del Congreso norteamericano. Un día antes, la Cámara de Representantes de Estados Unidos había aprobado un proyecto de ley que contemplaba sancionar a funcionarios venezolanos implicados en la represión de las protestas que empezaron en febrero.

Maduro anunció que el embajador que designó en un intento por normalizar las relaciones con Estados Unidos, Maximiliam Arveláez, irá ahora como encargado de negocios en Washington. “He decidido que vaya como encargado de negocios para que abra caminos con el Congreso, con la sociedad norteamericana, de respeto y ojalá más delante de cooperación”, señaló. El mandatario aseguró además que su gobierno rechaza la política de sanciones, ya que en ese caso “tendríamos que defendernos”.

De todas formas, no descartó que si se aplican sanciones contra funcionarios acusados de violar derechos humanos durante las protestas lleguen a un punto extremo “de no tener embajada ni consulados” en Estados Unidos. Igualmente, Maduro explicó que apoyaba todas las acciones judiciales contra la diputada opositora María Corina Machado, quien fue acusada por el oficialismo de formar parte de un complot para asesinarlo.

Según el presidente, las denuncias contra Machado y otros dirigentes opositores respecto de un magnicidio y un golpe de Estado son la punta del iceberg. “Esto apenas comienza. Esto es parte de la locura, (Machado) está obsesionada con el poder y está involucrada (en el complot). Apoyo los actos de la Justicia porque estas denuncias deben tomarse en cuenta por la Justicia”, alegó.

Paralelamente, la plataforma opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD) advirtió que el diálogo con el gobierno de Maduro, iniciado en abril y en crisis desde mediados de mayo, se mantendrá congelado. “El diálogo está a la misma distancia, aquí lo que tiene que haber es hechos por parte del gobierno, no palabras”, apuntó el secretario ejecutivo de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo, en rueda de prensa para referirse a los avances en las conversaciones entre oposición y gobierno.

La MUD anunció el pasado 13 de mayo que el diálogo abierto con el gobierno el pasado 10 de abril estaba en crisis por la falta de respuestas de Maduro y advirtió que no habrá nuevas reuniones hasta que se produzca un “gesto” por parte del Ejecutivo. Maduro llamó a la MUD a reincorporarse al diálogo asegurando que su gobierno no abandonaría estas conversaciones. Aveledo subrayó el papel que tiene el tercero de buena fe en las conversaciones y que forman la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Vaticano, a través del nuncio en Venezuela, Aldo Giordani. “Ellos estarán siempre dispuestos a ayudar, siempre dispuestos a volver. Han ayudado y tienen la disposición de ayudar”, insistió. El gobierno y la oposición abrieron un diálogo el 10 de abril para tratar de encontrar una salida a la crisis política desatada con el inicio de las protestas contra el Ejecutivo, el 12 de febrero, que hasta el momento dejan un saldo oficial de 42 muertos y más de 800 heridos.

Por otro lado, la ex diputada por Voluntad Popular, la opositora María Corina Machado, presentó una denuncia por difamación contra varios dirigentes oficialistas que la acusaron de formar parte de un plan para asesinar a Maduro. La dirigente ultraopositora, que busca la renuncia del presidente, formuló su denuncia en la Fiscalía General, un día después de que el alcalde caraqueño y dirigente oficialista Jorge Rodríguez la acusara de ser parte de un complot de magnicidio y de intento de golpe de Estado.

Compartir: 

Twitter
 

Maduro sale a andar en bicicleta junto a la primera dama, Cilia Flores, en Caracas.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.