EL MUNDO › PIDEN JUSTICIA POR MICHAEL BROWN

Missouri en tensión

Los disturbios en la localidad estadounidense de Ferguson, Missouri, dejaron un herido y siete detenidos en la primera noche de toque de queda. “Tenemos que mantener la propiedad de la población segura y la paz con el fin de conseguir justicia”, señaló ayer el gobernador del estado, Jay Nixon. Consultado en el programa político dominical State of The Union, de CNN, sobre si el toque de queda se mantendrá durante los próximos días, el gobernador demócrata expresó que eso podría darse, aunque su deseo es que baje la tensión y haya justicia para Michael Brown. El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que realizará su propia autopsia del cadáver del joven afroamericano abatido hace una semana por un policía, como parte de una investigación independiente.

El toque de queda fue decretado el sábado, luego de una semana de disturbios en protesta por la muerte de Brown, de 18 años, quien fue asesinado por disparos de un uniformado en circunstancias que aún se intentan esclarecer. Antenoche la Policía disparó bombas de humo y gases lacrimógenos para tratar de dispersar a varias decenas de manifestantes que se mantuvieron en las calles al grito de “si no hay justicia, no hay toque de queda”. La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) envió a dos representantes a Ferguson para estudiar la respuesta policial a las protestas y reunirse con miembros de la comunidad, y también con autoridades locales y del estado de Missouri.

Tras una relativa calma después de que el jueves Nixon decidiera transferir la supervisión de las protestas a la Patrulla de Caminos, con el capitán Ron Johnson al frente, quien desempeñó un papel conciliador, la publicación de un video en el que supuestamente se ve a Brown participando en un robo causó indignación y nuevos incidentes.

Nixon lamentó ayer la divulgación del video, mostrado el mismo día en que se conoció la identidad del policía que disparó contra Brown, y consideró que tuvo un efecto incendiario y reavivó las protestas. “Menospreciar la reputación de la víctima en medio de un proceso como éste no está bien”, dijo en otra entrevista con el programa Meet the Press, de NBC, en el que aseguró que ni él ni la Patrulla de Caminos ni las autoridades federales sabían que la Policía local iba a difundir las imágenes.

Familiares, amigos y ciudadanos de Ferguson exigieron ayer justicia para Brown durante un acto en el que se pidió unidad y paz tras varios días de disturbios (foto). Los padres del joven, Lesley McSpadden y Michael Brown, estuvieron acompañados de más de un millar de personas que se concentraron en la iglesia Greater Grace Church, incluido el influyente reverendo afroamericano Al Sharpton, que manifestó que la muerte del joven será un punto de inflexión sobre el trato policial en Estados Unidos. “El caso de Michael Brown va a cambiar esta ciudad”, aseguró el religioso, quien pidió que no se produjeran saqueos en nombre de Michael, sino que los residentes de Ferguson se expresen en las urnas. “Tienen que empezar a votar y dejarse ver, una participación del 12 por ciento es un insulto para sus hijos”, lanzó Sharpton.

La muerte del adolescente sacudió a la localidad de 21.000 habitantes cercana a Saint Louis, que en cuatro décadas vio cómo la minoría afroamericana pasó a representar dos tercios de la población, mientras los blancos son mayoría en puestos de decisión política y en la policía.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.