EL PAíS › FERNANDO DE ANDREIS, PRIMER CANDIDATO A LEGISLADOR PORTEñO DEL PRO

“Ibarra es denunciador profesional”

 Por Werner Pertot

Fernando de Andreis es un macrista de la primera hora. Con 33 años, es el primer candidato a legislador porteño por PRO y fue jefe de gabinete del secretario general, Marcos Peña. Forma parte del sector de Gabriela Michetti. Su padre murió antes de que él naciera y su madre se volvió a casar con el corredor de autos Juan Manuel Bordeau. Por eso, se crió con Juan Cruz Bordeau, hijo de Graciela Borges, y también es hermanastro –vía un primer matrimonio del piloto– de Ivonne Bordeau, la primera esposa de Mauricio Macri, a quien conoce desde chico. En diálogo con Página/12, el joven PRO sorprende cuando cuestiona los ’90.

–¿Por qué?

–Yo reconozco que hubo cosas positivas. En lo personal, me afectaron mucho las políticas económicas de Menem. Quizás siguiendo el Consenso de Washington, está bien. Pero implementó políticas que desalentaron la industria autopartista y textil, y yo trabajaba en una empresa que fabricaba llantas. Se le intentó dar un perfil de servicios y financiero al país y eso no me gusta. Por eso, pienso que fue una mala década.

–¿Y qué opina del rol de las empresas de Francisco de Narváez y de Macri en esa época?

–De Francisco no estoy muy al tanto de su vida privada, pero en el caso de Macri son empresas que apostaban al país. Son empresas que trabajaban en la industria del país y apostaban por un perfil industrial. Y le daban trabajo a muchísima gente. Ese es el perfil que me gusta.

–¿Hubo un desarrollo de la industria a partir de los Kirchner?

–Hubo un desarrollo de la industria a partir de 2002, cuando Duhalde devaluó. Ellos intentaron estimular la industria. Es algo que le podemos reconocer al gobierno kirchnerista. Pero, por otro lado, generó un clima pésimo para que el empresariado argentino invierta.

–¿Qué se privilegió para que usted fuera cabeza de lista?

–La discusión era que el que encabezaba la lista era el vicepresidente primero. Cuando se decidió que eso se iba a definir en diciembre, surgió la idea de que fuera yo. Se apuesta por gente nueva.

–¿Por quién tiene preferencia como vicepresidente primero?

–Por Borrelli. Espero que se resuelva con una discusión civilizada.

–Si gana, ¿la ve a Michetti como candidata a Jefa de Gobierno?

–Sí, por supuesto. Si en 2011, se considera que lo mejor para seguir con este proyecto es que se presente como jefa de gobierno, perfecto.

–¿Su candidatura a diputada es un trampolín?

–No lo veo como un trampolín. Es alguien que forma parte de un proyecto político que quiere transformar la ciudad y sabemos dónde están trabadas algunas cosas. Y nosotros vamos a ir a destrabarlas.

–Carrió dice que para ser diputada no basta con “ser amorosa”...

–No es bueno que su estrategia sea pegarle a Gabriela. Es poco serio decir que Gabriela sería tu mejor candidata en la ciudad y, cuando no lograste cerrar una alianza, pasás a pegarle y a descalificarla personalmente. Esto además lo desdibuja a Prat Gay. Es bastante triste. Tendrá que ver con que a ellos les está costando muchísimo despegarse de Heller y de Ibarra.

–Justamente, Ibarra denunció esta semana que usted fue de los macristas que votó dos veces en la Legislatura.

–Los videos ni los vi, pero me acusan de votar por Marcelo Godoy y él estaba en su banca. No recuerdo haberle votado a ninguno, aunque estábamos todos en ese esquema. Es la denuncia de una persona que le paga a la gente para que lo vaya a saludar en la calle. Es un denunciador profesional. La Justicia ni consideró que se violó el reglamento y la Legislatura ya lo resolvió: fue a partir de eso que se generó el nuevo sistema de reconocimiento digital, dado que en la Legislatura estábamos trabajando con un nivel de informalidad importante.

–¿Cómo ve la presencia de duhaldistas en las listas bonaerenses de su partido?

–No veo que haya duhaldistas en las listas.

–Está Alfredo Atanasoff, que fue jefe de Gabinete de Duhalde. Y otro es Eduardo Amadeo, que fue funcionario tanto de Menem como de Duhalde.

–Bueno, pero no me gusta medir la gente con ese criterio. Soy muy poco prejuicioso. No se puede juzgar a la gente por si en algún momento trabajó con uno u otro. Confío en que si los pusieron, está bien.

–¿Qué opina de las llamadas de un celular a nombre de De Narváez a un presunto narcotraficante?

–Eso está en la Justicia. Lo que me llama poderosamente la atención es que se discuta faltando menos de un mes para una elección en la que Kirchner se presenta como candidato.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Guadalupe Lombardo
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.