EL PAíS › SE SUSPENDIó LA SESIóN EN EL SENADO

Opositores sin quórum

El Grupo A pretendía eliminar los llamados “superpoderes” y tratar un plan de promoción industrial. El oficialismo no bajó al recinto y la oposición no logró reunir 37 senadores.

 Por Sebastian Abrevaya

La oposición se quedó nuevamente al borde de la sesión al no alcanzar el quórum de 37 senadores. El Grupo A quería tratar ayer la eliminación de los denominados superpoderes y un proyecto de promoción industrial, pero el Frente para la Victoria no bajó al recinto y los opositores no juntaron el número para imponer su voluntad.

“Esto desnuda la intención del kirchnerismo de desandar sus propios pasos de una autolimitación del 5 por ciento. Esto indica que el Poder Ejecutivo va por más superpoderes”, sostuvo el jefe de la bancada radical en el Senado, Gerardo Morales, ante unos 30 legisladores que lo escuchaban en sus bancas. “Cuando la oposición plantea temas que buscan lesionar al Gobierno, es su responsabilidad conseguir el quórum”, respondió el titular del bloque K, Miguel Pichetto.

Cuando queda una sola sesión para el fin del período legislativo ordinario, el kirchnerismo consiguió evitar el tratamiento de un tema que se hubiera convertido en una derrota en caso de tratarse. Resulta que el proyecto de sustitución del artículo 37 de la Ley de Administración Financiera había sido sancionado por el oficialismo en agosto del año pasado, cuando el FpV proponía limitar al 5 por ciento la reasignación de partidas presupuestarias que puede realizar la Jefatura de Gabinete. Este año, luego del recambio legislativo, el Grupo A en Diputados modificó aquel proyecto, eliminando por completo la reasignación de partidas. De esta manera, la medida volvía ayer en segunda revisión al recinto del Senado.

Antes de la reunión de Labor Parlamentaria, el martes, el clima en el Senado ya estaba enrarecido. El presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, el kirchnerista Nicolás Fernández, anunciaba que el FpV iba a rechazar las dos sanciones, la original del Senado y la modificada por Diputados. Esta afirmación chocaba con el artículo 81 de la Constitución nacional, que impide a la Cámara de origen desechar totalmente los dos proyectos, el sancionado en primer término y el modificado por la Cámara revisora.

En este contexto, la alternativa que eligió el oficialismo para evitar la aprobación de cualquiera de los dos proyectos fue impedir su tratamiento. “Hoy quedó claramente demostrado que el Frente para la Victoria no quiere ningún tipo de limitaciones”, consideró el socialista Rubén Giustiniani, luego de ver fracasar la sesión.

El oficialismo prefirió no explorar otra opción, más arriesgada pero más ambiciosa: dar quórum pero no habilitar el tratamiento de los superpoderes ante la falta de dictamen de comisión. Es que hasta ayer a la tarde no había ingresado por mesa de entradas ningún dictamen referido a los superpoderes.

“Hoy quedó claro que no tienen número para imponer agenda. No compartimos en absoluto las iniciativas opositoras de superpoderes, Consejo de la Magistratura y decretos de necesidad y urgencia”, remató Pichetto, anticipando la postura del FpV para el miércoles 24, la última sesión ordinaria del año.

Compartir: 

Twitter
 

Ahora queda sólo una sesión ordinaria este año, el miércoles 24, y también está en duda.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.