EL PAíS › LA LEGISLATURA PORTEÑA APROBO VARIOS PROYECTOS CLAVE PARA LA GESTION MACRISTA

ABL, deuda y un regalo para contratistas

Se fijó un tope del 30 por ciento al aumento de ABL. Se aprobó un endeudamiento por otros 890 millones de dólares y una ampliación presupuestaria que incluye 1300 millones de pesos de adelanto a los contratistas de basura.

La Legislatura porteña aprobó ayer un tope del 30 por ciento para el aumento del ABL del año próximo. Según pudo saber este diario, el tope iba a ser del 35 por ciento, pero el todavía procesado jefe de Gobierno, Mauricio Macri, ordenó bajarlo cinco puntos, pensando en su futuro electoral en 2015. Además, los macristas consiguieron una autorización para que el gobierno porteño se endeude por otros 890 millones de dólares y una ampliación presupuestaria que incluye 1300 millones de pesos de adelanto a los contratistas de basura para que compren los camiones que se suponía que debían tener cuando ganaron la licitación. Para las distintas votaciones, los macristas contaron con los votos de sectores de Unen, mientras que el kirchnerismo y aliados se abstuvieron.

Para el año que viene, habrá un tope del 30 por ciento sobre los aumentos de ABL. El PRO consiguió 39 votos positivos, entre los propios, los de la Coalición Cívica, el de Graciela Ocaña (Confianza Pública) y el de los radicales de Sumá+, que tienen como referente a Martín Lousteau.

Votaron en contra Pablo Ferreyra y Marcelo Ramal, mientras que otros 14 legisladores se abstuvieron.

El proyecto, del macrista Alejandro García, fija un tope del 30 por ciento (en la ley de 2011 que fija los aumentos año a año, los topes son de 50, 75 y 100 por ciento, según el valor de la propiedad) y mantiene los beneficios del 10 por ciento de descuento para los que pagan en término y 15 por ciento por el pago adelantado anual. El año pasado se fijaron topes de 20, 30 y 40 por ciento, que también dependían de la valuación de la propiedad. Esta vez, es un único tope, lo que provocó la resistencia de algunos opositores. “El PRO nos plantea establecer un tope del 30 por ciento, pero no-sotros entendemos que debe ser escalonado y por eso nos vamos a abstener. Aquí se elimina la progresividad vigente”, consideró la jefa del bloque kirchnerista, Gabriela Alegre.

En tanto, los macristas también consiguieron los votos para que el gobierno porteño continúe endeudándose. Con 32 votos positivos, que incluyeron los del Partido Socialista, del bloque de Ocaña, y del jefe de bloque de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, el gobierno porteño consiguió carta blanca para endeudarse por otros 890 millones de dólares. La votación fue de 32 votos positivos contra 26 negativos. El dinero deberá ser destinado a obras de infraestructura en Educación y Salud.

“En caso de suscribirse en dólares y no en moneda nacional, la Ciudad corre el riesgo de aumentar su endeudamiento ante un proceso de devaluación”, advirtió el legislador Gustavo Vera. El gobierno porteño tiene una importante cantidad de bonos conocidos como “dólar linked”, que se indexan por el valor del dólar. Ramal advirtió, en tanto, que es “difuso el destino del endeudamiento”, dado que no se detallan las obras.

“Este endeudamiento va a gastos corrientes, no a obras de capital como ya ocurrió”, conjeturó Aníbal Ibarra. “En su gobierno, Macri aumentó un 300 por ciento su deuda en dólares”, advirtió el legislador de Nuevo Encuentro José Cruz Campagnoli. El gobierno porteño debía 1731 millones de dólares cuando llegó Macri al gobierno. Esto aumentó hasta 8873 millones. “La relación presupuesto-deuda en el 2008 era del 11 por ciento y hoy es del 26 por ciento. Hubo un avance sostenido de ese endeudamiento y en muchos casos no está claro cuál fue el destino”, remarcó Campagnoli.

“A este ritmo, en 10 o 15 años la Ciudad tendría todo su presupuesto equivalente a una deuda en dólares”, consideró.

Los macristas se anotaron, además, una tercera victoria gracias a los votos de sectores de Unen con una ampliación presupuestaria de 3162 millones de pesos. Como de costumbre, esta iniciativa estaba atada al aumento salarial de los municipales, lo que complica cualquier oposición a ultranza. El PRO consiguió 38 votos, a los que sumaron a la Coalición Cívica y a Suma+, el espacio de los radicales y Lousteau. Votaron en contra Virginia González Gass –también integra Unen–, Pablo Bergel, Gustavo Vera y Marcelo Ramal, mientras que el resto se abstuvo.

Pero la frutilla del postre fue el adelanto de 1312 millones de pesos de fondos que provienen de la toma de deuda a las contratistas de la basura para comprar camiones y otros equipos. La legisladora Graciela Ocaña consideró que era “inapropiado porque contribuye al enriquecimiento ilegítimo de las empresas prestadoras de la recolección de residuos”. El dirigente del GEN porteño Martín Hourest fue más allá y dijo que podría presentar una denuncia penal. “Macri tardó cuatro años para renegociar un contrato malo y caro con los mismos proveedores. Lo renegoció a un precio 20 por ciento mayor y ahora les adelantó sin cargo 1312 millones de pesos para que compren los camiones que les permitan brindar el servicio, fondos que le cuestan a la Ciudad un 60 por ciento anual por la deuda que contrajeron”, señaló.

Compartir: 

Twitter
 

Los legisladores de la oposición porteña alertaron sobre el alarmante aumento de la deuda de la Ciudad en dólares.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.