EL PAIS › STORANI HABLA DE SU TRIUNFO Y QUIERE CAMBIAR EL BLOQUE

“Basta de acuerdos oscuros”

Fredi, electo diputado nacional, dice que la UCR no puede seguir votando diferente en cada Cámara. La necesidad de renovación.

 Por Felipe Yapur

Se había jurado a sí mismo que si obtenía el diez por ciento de los votos descorchaba un champagne. Le faltaron algunas centésimas, pero igual cumplió con su promesa. Así está Federico Storani, flamante diputado nacional electo. De todas formas, ya no habla de “batacazo”, como lo hizo el domingo por la noche. “Es el resultado de un trabajo serio, donde no hubo concesiones”, sostiene. Asegura que la renovación de la UCR ha retornado y que se notará en el funcionamiento del bloque: “Basta de acuerdos bajo la mesa. Debate franco y transparente para convertirnos en la segunda fuerza”.
–¿Sigue creyendo que lo del radicalismo fue un batacazo?
–(Ríe.) No es tan así. Es el resultado de un laburo serio. Fuimos el único partido que hizo internas abiertas y no resolvió las candidaturas en un cuarto como el resto. También es preciso resaltar el hecho de que en la provincia funcionó una junta de acción política donde no sólo participaron los sectores internos del partido sino también los intendentes. Estos fueron imprescindibles porque nos dieron una gran ayuda al colaborar con la fórmula y la lista de diputados nacionales. No todos actuaron así. Uno de los casos más notables fue el de (Gustavo) Posse, que no dejó que nuestras boletas se sumaran a las del municipio. Obtuvimos 5000 votos, cuando podríamos haber cosechado 35.000. Diferente fue el caso del Japonés (Enrique) García, que nos acompañó.
–¿Esas fueron las razones?
–Mire, el arrancar de cero, desde el desierto, nos permitió hablar sin concesiones, de frente. De hecho, nuestro jingle de campaña era La Heroica, de Chopin. Con eso le digo todo.
–Las concesiones que hizo la UCR en los años anteriores fueron las causas de la debacle.
–En algunos casos fue así. La experiencia de la Alianza nos dejó muchas enseñanzas. Allí fallaron los sectores y protagonistas, lo que estuvo acertado fueron los objetivos. Además yo siempre fui un hombre proclive a buscar denominadores comunes y el ejemplo fue El Molino, cuando en el ‘94 me junté con Chacho Alvarez y (José) Bordón.
–Margarita Stolbizer sostiene que esta elección es el comienzo de la renovación de la UCR.
–Efectivamente. Margarita es la renovación, pero con trayectoria y trabajo. Ella garantiza la renovación que necesita la UCR bonaerense. Pero también este cambio se debe traducir a nivel nacional, donde debe existir una junta de acción política que contemple una conducción colegiada con la participación de los presidentes de bloque. Y esto no es un tema menor, no es posible que cada Cámara vote de manera diferente, somos un partido que debe actuar de forma coherente.
–Entonces habrá modificaciones –por ejemplo– en la forma que se conduce el bloque de diputados.
–Debe haber una conducción colegiada para terminar con acuerdos oscuros, por debajo de la mesa. Es necesario más transparencia y debate franco.
–Esto es un cuestionamiento a la actual conducción.
–Es una posición clara y transparente que no busca un cargo. Yo recién llego y además ya fui presidente del bloque. Ahora quisiera concentrarme en otros temas más relacionados con lo internacional.
–Entonces el bloque debe cambiar su desempeño en la Cámara.
–No debemos tener una actitud tibia. Es preciso mostrar más personalidad, con posiciones claras que den cuenta de que somos un partido socialdemócrata moderno.
–¿Se está diluyendo el estigma de la gestión de Fernando de la Rúa?
–Lentamente está sucediendo. Sé que a mí me afecta porque fui ministro del Interior. Si bien me fui con el ajuste de López Murphy, no puedo negar que me afecta, pero estamos trabajando para consolidarnos como una fuerza política alternativa que ni Recrear ni el ARI lograron concretar.
–Si como usted dice se consolidan como segunda fuerza, se puede interpretar que retorna el esquema del bipartidismo.
–No sé si es tan así. Insisto, creo que se hace necesario buscar denominadores comunes para aportar a la gobernabilidad. Pero además no hay dudas de que somos la segunda fuerza. Por un lado integraremos un bloque de 50 legisladores, pero además, desde el punto de vista territorial, también lo somos. Gobernamos en provincias como Catamarca, Chaco, Río Negro e intendencias como la de Río Gallegos, donde le mojamos la oreja al presidente (Néstor) Kirchner. Estos datos dan cuenta de nuestra presencia.

Compartir: 

Twitter
 

Federico Storani y otros tres radicales fueron elegidos diputados.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared