EL PAIS › FUGAS EN EL JUECISMO Y CONFLICTOS EN LA UCR CORDOBESA POR LA ALIANZA CON EL PRO

Una alianza que cruje por dentro

La presidenta y el vice del bloque de diputados provinciales de Luis Juez renunciaron al cargo y serán candidatos por el frente del kirchnerista Accastello. Un sector de la UCR anunció que no apoyará la fórmula Aguad-Baldassi.

 Por Sebastian Abrevaya

Aguad, Juez y Macri, los principales artífices junto a Sanz de la triple alianza Juntos por Córdoba.

La UCR, el PRO y el juecismo siguen sufriendo las consecuencias de su alianza en Córdoba. Días atrás, un grupo de dirigentes radicales anunció que no trabajará a favor de la fórmula que encabeza Oscar Aguad, ya que el diputado le entregó al PRO la candidatura a legislador provincial por ese departamento. En paralelo, los diputados provinciales que ingresaron por el Frente Cívico, Liliana Montero y Santiago Clavijo, renunciaron como autoridades del bloque, en rechazo a la sociedad armada por el senador Luis Juez. Además, ambos serán candidatos del frente Córdoba Podemos, que lleva como aspirante a la gobernación al kirchnerista Eduardo Accastello. “Motiva esta decisión la situación de tensión vivida en las últimas sesiones de esta Legislatura, en donde las diferencias quedaron reflejadas con toda claridad, y entender que no están dadas las condiciones para continuar conduciendo este bloque como lo hemos venido haciendo hasta el presente”, asegura la nota de renuncia presentada por Montero y Clavijo.

La constitución de la alianza Juntos por Córdoba, anunciada con la presencia de Mauricio Macri y Ernesto Sanz el 24 de abril, todavía provoca coletazos al interior de los partidos que la conforman. En su lanzamiento se había logrado acomodar a los principales referentes, pero hacia abajo siguieron las migraciones de cara al 5 de julio, fecha de la elección. Juez renunció a sus aspiraciones como candidato a gobernador, lugar que quedó para Aguad, acompañado por el macrista Héctor Baldassi. El senador se llevó en cambio la candidatura para renovar la banca en el Congreso nacional. Esa situación, sin embargo, le valió varios descontentos en las filas del Frente Cívico cordobés. Montero y Clavijo, presidenta y vice del bloque, enviaron el miércoles una nota de renuncia a la Legislatura “para facilitar la designación de nuevas autoridades que puedan actuar en sintonía con la decisión tomada por dirigentes del Frente Cívico de participar en estas elecciones provinciales apoyando la fórmula de Juntos por Córdoba Aguad-Baldassi”.

Pero a los pases de Montero y Clavijo al frente de Accastello ya se les habían sumado otras dos legisladoras juecistas, Graciela Sánchez y Nancy Lizzul. Así, de 10 integrantes quedarían 6. Sin embargo, la legisladora Alejandra Del Boca se pasó al Frente Progresista y Ricardo Fonseca anunció que se retirará de la política al concluir su mandato en diciembre. En este marco, el juecismo sufrirá un deterioro importante como fuerza provincial, más allá de las chances del senador nacional para continuar por seis años en la Cámara alta. Paradójicamente, quien acompañará a Juez como segunda candidata a senadora es Laura Rodríguez Machado, ex secretaria de Economía de Germán Kammerath, el ex intendente de la capital cordobesa a quien Juez había denunciado por corrupción en 2003.

En el radicalismo la situación tampoco quedó muy bien. Tras bajarse de la pelea por la gobernación, Ramón Mestre, competidor interno de Aguad, se recluyó en la Municipalidad de Córdoba, donde buscará otro mandato. Mestre desdobló su elección de la provincial para evitar quedar pegado a la performance del diputado. Uno de cada siete intendentes radicales en Córdoba tomó la misma decisión, lo que complicaría el arrastre de votos hacia arriba de los jefes comunales.

A ese escenario se le suma la declaración del radicalismo del departamento Tercero Arriba –la provincia se divide en 26 departamentos–, anunciando que no acompañará al candidato de Juntos por Córdoba. Ese departamento tiene como principal localidad a Río Tercero. En un duro comunicado, los dirigentes del radicalismo cordobés cuestionaron la imposición de un candidato a legislador provincial del PRO para ese departamento. Se trata del dirigente Daniel Lubatti, ex intendente de Oliva por la Ucedé. El radicalismo había definido llevar para ese cargo a Adrián Scoppa, presidente del comité local. Desde la UCR departamental cuestionaron que se constituyan alianzas electorales “que no estipulan criterios democráticos de selección de candidatos”.

En ese contexto, desde el Frente para la Victoria de Córdoba, el diputado Martín Gill pronosticó ayer que las elecciones provinciales terminarán en una polarización entre Accastello y el candidato delasotista de Unión por Córdoba, Juan Schiaretti. “Córdoba Podemos está en constante crecimiento, mientras que Unión por Córdoba se está amesetando”, aseguró Gill, jefe de campaña de Accastello, quien consideró que la “triple alianza” entre el PRO, la UCR y el Frente Cívico “está descendiendo en las adhesiones”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared