EL PAíS › SOLá DECLARó ANTE LA JUSTICIA POR SU DENUNCIA DE IRREGULARIDADES

Ahora le faltan menos votos

El candidato de UNA fue citado por el fiscal Di Lello tras su denuncia en los medios. Ratificó sus dichos, aunque modificó el número del supuesto faltante de votos: de 192 mil pasó a 140 mil. Sus acusaciones fueron puestas en duda desde el propio massismo.

Después de denunciar a través de los medios que le habían “afanado” 192 mil votos en las pasadas elecciones primarias, el candidato a gobernador bonaerense del Frente Renovador, Felipe Solá, fue citado ayer en Tribunales por el fiscal federal Jorge Di Lello. Aunque el diputado ratificó su denuncia por las supuestas irregularidades, moderó el número: ahora dijo que le “faltan unos 140 mil votos claramente”. El fiscal Di Lello estimó que es “raro” e “inhabitual” que pueda ocurrir algo como lo denunciado por Solá. Y también desde la propia fuerza política del ex gobernador salieron al cruce de sus acusaciones: tal como ya había sucedido anteayer con un candidato del FR en Mar del Plata, el intendente de San Miguel, Joaquín de la Torre, dijo que Solá “hizo la declaración por su cuenta, sin consultar” y que él no vio nada de lo denunciado.

Como Felipe Solá formuló su denuncia desde los medios de comunicación, sin presentarse ante la Justicia, Di Lello, fiscal ante la Cámara Nacional Electoral, abrió una investigación de oficio y citó al candidato massista a declarar sobre las presuntas irregularidades en el escrutinio provisorio de las primarias abiertas realizadas el 9 de agosto.

El diputado dijo que se detectaron “diferencias de votos” entre los certificados publicados en la página web de la dirección electoral y los certificados de sus fiscales, cuya probidad también puso en duda –el domingo pasado– al señalar que algunos podían haber traicionado al Frente Renovador. Según fuentes judiciales, declaró que el problema “no se registró con un faltante o robo de boletas”, sino “en la manera en que se computaron los votos”. De todos modos, sostuvo “que algunos inconvenientes se estaban subsanando en el escrutinio definitivo”, a cargo de la Justicia electoral bonaerense.

Solá argumentó que mientras en el Frente para la Victoria y en Cambiemos las diferencias de votos entre quienes se postulaban a presidente y gobernador eran del 4 por ciento, en Unión para una Nueva Argentina –el frente encabezado por Sergio Massa y José Manuel de la Sota– esa brecha llegaba al 12 por ciento. Pese a que había admitido que esa diferencia podía deberse al corte de boleta, reiteró su convencimiento de que se trataría de un fraude. El candidato a gobernador dijo que hubo “irregularidades” en partidos como Ezeiza, La Matanza, Tres de Febrero y General Pueyrredón, donde en algunos casos no obtuvo ningún voto.

Si bien en principio el diputado había estimado en unos 192 mil los votos que le faltaban, ayer se desdijo y aseguró que le “faltan unos 140 mil votos claramente”.

Después del testimonio de Solá, fuentes judiciales adelantaron que en los próximos días el fiscal enviará la declaración a la Justicia electoral bonaerense para que la tengan en cuenta en el escrutinio definitivo que se está realizando en esa jurisdicción.

Ayer, antes de recibir al candidato a gobernador de UNA, Di Lello puso en duda que pueda ocurrir una situación como la denunciada. Explicó que un hecho de esa naturaleza podría haber ocurrido “si hubo una hipnosis colectiva a las autoridades de mesa y fiscales para reemplazar las boletas, pero suena a ciencia ficción”. El fiscal explicó que abrió una “investigación preliminar” y, de acuerdo con la evaluación que haga de las pruebas aportadas por el ex gobernador, “veremos si la denuncia se sostiene”, y en ese caso, realizará la denuncia en la Justicia Electoral. “Es raro e inhabitual, pero me pareció importante hacerlo (abrir el expediente) por la envergadura de la denuncia y porque Solá no es una persona que vive denunciando permanentemente hechos. El sistema electoral se merece tener una respuesta rápida”, dijo Di Lello. “Es muy raro que se pueda montar una maquinaria para cooptar las voluntades de las autoridades de mesa que no tienen un objetivo específico –concluyó–. Puede suceder, pero es inhabitual.”

A la vez, los dichos de Solá volvieron a ser cuestionados desde el propio Frente Renovador. Anteayer, el candidato a intendente de Mar del Plata, Lucas Fiorini, descartó que se hubieran producido irregularidades en esa localidad y evaluó al diputado lo habían “informado mal”. A las críticas internas se sumó ayer el intendente de San Miguel, Joaquín de la Torre, candidato a la reelección por UNA. Dijo que Solá “hizo la declaración por su cuenta, sin consultar” a Sergio Massa ni a la dirigencia del FR y aseguró que él no vio ni puede corroborar las acusaciones. De la Torre, ex jefe de la mesa provincial del Frente Renovador, defendió a los fiscales massistas, acusados por Solá de estar detrás de la presunta maniobra: “Estoy seguro de que los muchachos que fueron fiscales pusieron todo su empeño”. Y agregó: “Si Felipe puede acreditar lo que dice, tendrá mi apoyo. En San Miguel yo no vi el robo que dice. No comparto que se desprestigie a los fiscales, no comparto que se ponga en duda la honorabilidad de nuestros fiscales. Confío en Lucas (Fiorini) y en su trabajo”. También respaldó al aspirante a intendente de La Matanza, Julio Ledesma, a quien desde el entorno de Solá señalaron como responsable de parte del presunto faltante de votos.

Compartir: 

Twitter
 

El diputado Felipe Solá, ayer, al ingresar en los tribunales.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.